RELOJ DE BOLSILLO CON LABOR DE DAMASQUINADO

Ignacio Miguéliz Valcarlos
UNED. Pamplona

 

Pablo Sarasate (1844-1908) es una de las grandes figuras de la música no sólo navarra sino también española y universal. Cursó sus estudios en Pamplona, Pontevedra, Madrid y París, becado entre otras por la condesa viuda de Espoz y Mina y por la reina Isabel II. En 1857 obtuvo el primer premio de violín del conservatorio de París, lo que supuso el inicio de una brillante carrera como concertista que le llevó a tocar en las mejores salas de Europa y América. A lo largo de su trayectoria fue obsequiado por numerosos admiradores, entre los que se contaban no solo figuras de la realeza, como las reina de España e Inglaterra o la emperatriz de Alemania, o de la aristocracia, caso de la princesa Metternich, el barón Rothschild o el general Schouvaloff, sino también por gobiernos de todo el mundo y personajes anónimos. Muchos de estos regalos eran en forma de joya, entre las que se incluían sortijas, alfileres de corbata, relojes, pitilleras y bastones, la mayoría de las cuales fueron legadas por el artista, junto a otras piezas, al ayuntamiento de Pamplona para ser expuestas en el museo que el regimiento pamplonés pensaba dedicar a su ilustre paisano.

Todas las alhajas regaladas a Pablo Sarasate responden a modelos internacionales de joyería y relojería culta, que siguen los mismos patrones y diseños, a pesar de haber sido realizadas en diferentes países. Mientras que la pieza aquí estudiada, realizada en labor de damasquinado, responde a modelos historicistas y con una técnica característica de España. El reloj, que cuelga de una chatelaine, se articula mediante tapas convexas, disponiéndose en la del anverso una escena de batalla ecuestre, enmarcada por una triple cenefa, perladas las exteriores y de ondas la interior. Mientras que en la tapa del reverso se sitúa la esfera circular, con números arábigos y aguja horaria y minutera, enmarcadas por las mismas cenefas que en el anverso. El reloj tiene un tirador de muelle para abrir la tapa y un pomo, por el que pasa una anilla circular, y en el que se dispone la inscripción Alvarez. Toledo, rematado por una corona estriada. El asa cuelga de la chatelaine, formada por tres cuerpos decrecientes unidos entre sí por cadenas y mascarones, y un elemento de remate en forma de escudo, en el que está representado en el anverso las armas de Toledo, orladas por la inscripción El Ayuntamiento y la Comisión de Monumentos Artísticos, y en el reverso un bodegón de instrumentos musicales enmarcado por A Pablo Sarasate. Toledo. 9 Abril del 1881. Siguen tres cuerpos cuadrados con decoración, sólo por el anverso, compuesta por bustos de perfil de guerreros tocados por yelmo, de estilo renacentista, el segundo de los cuales tiene al pie la palabra Toledo, inscritos en tondos calados y rodeados de elementos vegetales. Como podemos ver por las inscripciones que presenta, este reloj le fue regalado a Sarasate por la Comisión de Monumentos Artísticos de Toledo tras un concierto benéfico a favor de los pobres de dicha ciudad, celebrado el 9 de abril de 1881. 

Reloj regalado a Pablo Sarasate por el Ayuntamiento y la Comisión de Monumentos Artísticos de Toledo en 1881


 

Tapa del reloj con escena de batalla ecuestre y chatelaine

Remate de la chatelaine, con las armas de Toledo y la dedicatoria de la pieza
 

Según narra Altadill en la biografía de Sarasate: Don Pablo fue obsequiado con un magnífico reloj cuyas tapas de acero pavonado, ostentan preciosas y delicadas incrustaciones de oro, con la dedicatoria en el anverso y atributos musicales en el reverso, artística y elegantísima alhaja que le regaló la Comisión de Monumentos Históricos y Artísticos de la ciudad imperial, por corresponder á dicha Comisión la iniciativa y gestiones de aquel concierto. En la acreditada fábrica de armas de Toledo fue ejecutada la primorosa labor reseñada.

Esta pieza es reflejo de la importancia y auge que el trabajo damasquinado experimentó a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX, con dos importantes focos de producción en España, Toledo, donde se realizó este reloj, y Eibar, taller del que el regimiento pamplonés conserva numerosas medallas concedidas por dicha institución a Pablo Sarasate. En ambos centros se produjeron relojes cuyas tapas presentaban una rica decoración damasquinada, como podemos ver tanto por la pieza aquí conservada como por otras en colecciones particulares. Del mismo autor que este reloj, Álvarez, todavía sin identificar, es una pitillera de la colección Khalili.

 

BIBLIOGRAFÍA
-ALTADILL, J., Memorias de Sarasate, Pamplona, Imprenta de Aramendía y Onsalo, 1909.
-BRATEAU, P., DAUMAS, M., y ARDIGNAC, R., Dictionnaire des Horlogers Francais, Paris, 1972.
-CHENOUNE, F., A history of men´s fashion, Paris, 1993.
-LAVIN, D., El arte y la tradición de los Zuloaga. Damasquinado español en la colección Khalili, Bilbao, Bath MidwayPress, 1997.