CELEBRACIÓN DEL III CENTENARIO DE LA CANONIZACIÓN 
DE SANTA TERESA DE JESÚS (PAMPLONA, 1922)

 

Ana Mª Hueso Pérez
Archivo Municipal de Pamplona

En el Archivo Municipal de Pamplona se custodia una fotografía que, como tantas otras, engrosa la historia gráfica menuda de nuestra ciudad. Morfológicamente se trata de una copia a la gelatina de revelado químico sobre papel baritado (17x12 cm), que representa el aspecto que ofrecía la fachada de la iglesia del Convento de Santa Ana, de PP. Carmelitas Descalzos, con motivo de la celebración del III Centenario de la Canonización de Santa Teresa de Jesús en 1922, obra del fotógrafo pamplonés Aquilino García Deán (1864-1944).

III Centenario Canonización Santa Teresa
Aquilino García Deán, 1922
Fotografia: Archivo Municipal de Pamplona


 

Documentar una fotografía, cuando se haya descontextualizada del hecho al que representa, como es el caso, lleva consigo una ardua, a la par que apasionante, tarea de investigación en cualquier fuente que se tenga al alcance. La consulta de la revista La Avalancha, de la que Aquilino García Deán fuera colaborador primero y director después, confirma que la imagen fue obtenida entre los días 6 al 15 del mes de octubre, en que la Comunidad de Padres Carmelitas Descalzos, en unión de las Juntas diocesanas, dedicó un solemne novenario en honor a la santa española y una procesión pública; para lo que la fachada de la iglesia permaneció adornada durante esos días, resultando espléndidamente iluminada por las noches.

Fueron éstos los últimos actos, que no los únicos, que se celebraron en Pamplona en honor a Santa Teresa de Jesús. La prensa diaria local (Diario de Navarra y El Pueblo Navarro) se hacía eco el 22 de febrero de 1922 de la constitución de una Junta de señoras organizadora de los fastos en el palacio de los Guenduláin, bajo la presidencia de la condesa. Se anunciaba entonces que se celebrarían solemnes funciones religiosas, probablemente un acto de carácter literario, del que por el momento no hemos localizado referencias y una peregrinación navarra a la ciudad nativa de Santa Teresa, que tuvo lugar entre los días 1 y 8 de junio, a la que se sumaron devotos alaveses y guipuzcoanos.

Se desconoce quién fue el autor del curioso programa iconográfico desarrollado en la monumental fachada de Pedro de Azpiroz (1673) para rendir honores a la Seráfica Doctora y Egregia Española Santa Teresa de Jesús de forma que quedara oculta la escultura de la titular del convento, Santa Ana, albergada en la hornacina abierta en la calle central del cuerpo noble situado sobre el pórtico, mediante la ensambladura en dicha hornacina de un lienzo, tal vez procedente de la colección pictórica del convento, en el que se representa a Santa Teresa. En las calles laterales, debajo de los escudos de la Orden del Carmelo, se dispusieron sendas tablas con el escudo de nobleza de la familia Cepeda y Ahumada y un texto alegórico compuesto de cuatro versos (Venera de ciencia pura / Prez magnífica del Cielo/ De España tú eres la gloria/ ¡Oh Serafín del Carmelo!).