RETRATO DE MONJA DE ANTONIO GONZÁLEZ RUIZ DEL MUSEO DE NAVARRA
 

Mercedes Jover Hernando
Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro

 

En la sala 3.4 del Museo de Navarra, dedicada a la pintura barroca, cuelga un hermoso retrato de monja, firmado fecit Antonius Gonzalez Ruiz anno 1750. Con esta frase latina conocemos al autor del lienzo, el prestigioso pintor navarro Antonio González Ruiz (Corella, 1711-Madrid, 1788), discípulo del francés Michel-Ange Houasse, que de vuelta de sus viajes a París, Roma y Nápoles, se incorporó al taller madrileño del retratista de la corte Louis-Michel Van Loo. Su dominio del arte de los pinceles y su buena posición en los círculos artísticos madrileños propiciaron que durante casi treinta años, hasta su fallecimiento, estuviese al frente de la sección de pintura de la Academia de San Fernando de la que llegó a ser presidente tras la muerte de Ventura Rodríguez. Desde 1756 fue asimismo pintor de cámara del rey Fernando VI.

El Museo de Navarra adquirió este retrato en 1994 en el mercado madrileño, sabiéndose que había formado parte de la Colección del Duque de Valencia. La pintura estaba incluida en el Inventario General de Bienes Muebles del Patrimonio Histórico Español convirtiéndose en BIC en 2005, por su pertenencia a la colección del Museo de Navarra. Todo en esta obra es notable: su calidad, su procedencia, su buen estado de conservación. Su relevancia ha hecho que haya sido solicitada en préstamo para formar parte de varias exposiciones temporales, que la han llevado a Estados Unidos (Exposición La pintura de la época de la Ilustración. Goya y sus contemporáneos, que pudo verse en Indianápolis y Nueva York, 1996-1997), Argentina (Reino de Navarra. Tesoros artísticos del siglo X al XVIII, Buenos Aires, 2000) y Madrid (Exposición Campomanes y su tiempo, 2003).

Este óleo sobre lienzo de 82 x 69,5 cm constituye un bellísimo retrato de monja, pintado del natural, que nos muestra a una joven vestida con el hábito de la orden dominica: hábito y toca blancos y velo negro. Su juventud se certifica en la lisura del rostro, de facciones redondeadas, con una mirada llena de profunda melancolía. 
 

Retrato de monja de Antonio González Ruiz del Museo de Navarra. 1750
 

Este estupendo retrato, austero y directo, está ejecutado con una pincelada firme y empastada. Es magnífico en los blancos sobre los que destacan los toques de carmín de los labios y del canto de las finas páginas y el dorado de los cierres del libro de oraciones que la monja sujeta pero al que no atiende, pues su mirada se dirige hacia quien la mira. La figura de medio cuerpo es de excelente corporeidad y gran equilibrio compositivo, con una austeridad y un juego de luces contrastadas que nos lleva hasta los grandes de la pintura barroca hispana. Hay que destacar la excelente plasmación de las calidades, ya sean las carnaciones -obsérvese la refinada elegancia de las manos-, ya sea el grueso paño de los hábitos, el libro o el largo rosario-joya de cuentas de cristal-. Todo ello nos habla no sólo de un gran pintor, sino de una noble dama.

Pero ¿Quién es esta mujer? Nos preguntamos intrigados por la identidad de esta monja cuya mirada nos interroga; cuál es su nombre, su procedencia, su edad… La visita de un experto nos ha permitido contestar a estas preguntas, al facilitarnos una sustanciosa información. Se da la circunstancia de que esta rareza iconográfica, el retrato de una joven monja, tema poco frecuente en la pintura española y europea del XVIII, no es el único retrato de nuestro personaje y gracias a eso sabemos que se trata de Dª Teresa Antonia Álvarez de Abreu y Bertodano. 

La Universidad Autónoma de Puebla, exhibe la pinacoteca de Guillermo O. Jenkins que incluye una pintura de gran formato retratando a una monja de cuerpo entero (Óleo sobre lienzo, 207 x 144 cm) La religiosa lleva un papel en su mano izquierda que dice “Al V. Sr. D. Domingo Pantaleón Alvarez de Abreu, Insigne y Docto En gracia de Dios, Miembro del consejo de su Majestad, Arzobispo y Obispo de la Puebla”. La persona retratada, según noticia escrita en el reverso del lienzo es “Mi Sa. Da. Theresa Antonia Álvarez de Abreu y Bertodano. Religiosa y Profesa en el Convento de Santo Domingo el Rl. De esta Corte de Madrid” ampliándose la información con “Etatis sue 19” escrito en la parte inferior del anverso, lo que hace suponer que la dama ingresó o profesó en el convento a dicha edad.
 

Retrato de monja de pie (Web)
 

La imagen obtenida en Internet, aún siendo de baja resolución, nos permite identificar sin duda alguna a nuestra protagonista en la sobrina de este ilustre prelado novohispano (que ocupó entre 1743-1763 la misma sede que el navarro don Juan de Palafox entre 1640-1653) y reconocer en ella a una de las hijas del primer Marqués de la Regalía, don Antonio José Álvarez de Abreu, destacado prohombre de la corte de Felipe V, hermano del obispo de Puebla de los Ángeles, y de su esposa doña Teresa Cecilia de Bertodano Knepper. Nuestra Teresa Antonia Álvarez de Abreu y Bertodano habría ingresado en el madrileño convento de las Dominicas a la edad de 19 años (según la información del retrato mejicano) siendo retratada por Antonio González Ruiz en el lienzo que exhibe el Museo de Navarra, en 1750. Esta obra estaría destinada a sus padres y habría permanecido en Madrid hasta su adquisición por el Museo de Navarra en 1994. 

Por lo que respecta al otro retrato que se encuentra en Méjico, realizado para su tío don Domingo Pantaleón Álvarez de Abreu, su autoría se atribuye al pintor mejicano de Chiautempan (Tlaxcala), Francisco Antonio González. A este retrato le debemos la respuesta a nuestra curiosidad y nos ha permitido poner nombre y apellidos a nuestro querido Retrato de Monja de Antonio González Ruiz. Pero, como suele suceder, encontrada una respuesta surgen muchas otras preguntas… 


BIBLIOGRAFÍA
Guía del Museo de Navarra, Pamplona, Gobierno de Navarra, 199-, p. La pintura fue dada a conocer por Arrese, J. L., Antonio González Ruiz, Madrid, 1973, p. 189, lámina 20. Estudiada por Paredes Giraldo, C., Caylus. De la Edad Media al Romanticismo (1993-1994), Madrid, 1994, pp. 156-159.
Reino de Navarra. Tesoros Artísticos del siglo X al XVIII, Pamplona, Gobierno de Navarra, 2000, p. 151.
- Mena, M., Catálogo de la exposición Campomanes y su tiempo, Madrid, Fundación Santander-Central Hispano, 2003, pp.276-277.
- “La pinacoteca Guillermo O. Jenkins, con acervo pictórico universitario”, Tiempo Universitario. Gaceta Histórica de la BUAP, Año 3, nº 13, Puebla de Zaragoza, 31 de agosto 2000. Conserva asimismo un retrato del propio obispo don Domingo Pantaleón Álvarez de Abreu. 
- Salazar, J. P., “Domingo Pantaleón Álvarez de Abreu 1743-1663”, pp. 253-278.
- Melgar Jiménez, J., Historia de una ilustre familia. Los Álvarez de Abreu Marqueses de la Regalía. Isla de La Palma (1688)-Ávila (2007), Madrid, Cercedilla Editorial, 2007.