EPISODIOS DEL BLOQUEO DE PAMPLONA

Una imagen olvidada de la historia contemporánea de Pamplona: los “Episodios del bloqueo”, dibujados por Nemesio Lagarde, publicados en La Ilustracion Española y Americana

Ignacio J. Urricelqui Pacho
Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro

Fue en el último tercio del siglo XIX cuando la prensa comenzó a reconocer la importancia de la imagen como elemento informativo que no sólo servía para apoyar a la noticia sino que ayudaba a completarla y a formar en el lector una idea más clara de lo que se estaba comentando. El desarrollo de la técnica litográfica favoreció enormemente la incorporación de imágenes en la prensa y la aparición de las revistas ilustradas, entre las que La Ilustración Española y Americana ocupó un lugar destacado tanto por el gran número que incorporaba como por la calidad de las mismas. Dicha revista, como otras, contó con un equipo de corresponsales gráficos que se encargaron de recorrer los diferentes lugares enviando dibujos relativos a las noticias publicadas. Estos materiales, una vez que eran recibidos en la redacción, eran reelaborados por el artista de gabinete, que componía la escena que servía finalmente al litógrafo para preparar la plancha definitiva que se utilizaría en la impresión. De esta manera, se creaba un equipo de trabajo formado por tres profesionales –el corresponsal gráfico, el artista de gabinete y el grabador-. Progresivamente, los corresponsales gráficos se fueron especializando hasta formar un importante grupo de trabajadores. Ni que decir tiene que todos ellos contaban con conocimientos de dibujo, muchas veces aprendidos en academias, y con la capacidad suficiente para captar en unos breves apuntes la realidad de la noticia.
Dentro de ellos cobraron especial protagonismo los corresponsales gráficos de guerra que surgieron por primera vez en el conflicto de Crimea (1853-1856), siendo utilizados por The Illustrated London News ante la imposibilidad de emplear a artistas locales, como había hecho hasta el momento en parecidas circunstancias. En España, sería la última guerra carlista la que confirmaría su presencia, siendo especialmente importante la figura de José Pellicer que trabajó para La Ilustración Española y Americana con numerosos dibujos tomados en el mismo campo de batalla. No obstante junto a él surgieron muchos otros autores que, aunque con menor calidad técnica, desarrollaron una importante labor y ayudaron a difundir una imagen actual de la realidad de cada zona del país. Muchas veces se trató de soldados con aptitudes artísticas que remitieron sus dibujos desde el mismo lugar del conflicto. El valor de estos materiales es, pues, incuestionable dado su inmediatez y veracidad. 
 

“Episodios del bloqueo de Pamplona”, de Nemesio Lagarde


La obra del mes que proponemos es un buen ejemplo de esta práctica, aplicada al caso del bloqueo de Pamplona, tenido lugar durante la última guerra carlista (1872-1876), entre los meses de agosto de 1874 y febrero de 1875, y del que este año se ha cumplido el 130 aniversario. Como relatan algunos textos del momento dicho bloqueo, si bien no tuvo excesivas consecuencias bélicas, causó enormes males a la población local, que se vio obligada a afrontar el duro invierno con una notable escasez de alimentos y de combustible. Tal fue el grado de necesidad al que se llegó que los hubo que comieron gatos y ratas, e, incluso, tuvieron que quemar hasta los marcos de las ventanas para poder cocinar y calentar sus casas. Además, no faltaron enfrentamientos en las inmediaciones de la ciudad entre la guarnición de la misma y los carlistas que la merodeaban, así como alguna algarada interna, en especial en el mercado, con motivo de la venta de alimentos. La ciudad, bajo la dirección del Gobernador Militar don Manuel Andía y Abela, soportó la presencia de las tropas enemigas y tras padecer carencia de alimentos y de combustible, falta de higiene, epidemias y otros males, fue liberada el 2 de febrero por las tropas del general Moriones. 

Dado el espacio de tiempo que permaneció bloqueada, no es de extrañar que la capital navarra atrajera la atención de la prensa ilustrada del momento, que en diversas ocasiones informó sobre lo que sucedía incluyendo algunas imágenes entre sus páginas. El autor del material que publicamos es el pamplonés Nemesio Lagarde, soldado liberal, que permaneció en la plaza durante el asedio carlista y que remitió a la revista La Ilustración Española y Americana algunos croquis tomados del natural sobre diversos acontecimientos por él vividos. 

La página en cuestión, aparecida en el número del 8 de enero de 1875, incluye cinco escenas relativas al bloqueo cuyos croquis, como decimos, fueron enviados por Lagarde a la redacción de la revista. Posteriormente, fueron empleados por Ricardo Balaca para la elaboración de los dibujos definitivos y por el grabador Gastón Marichal para realizar la plancha litográfica. No obstante, el hecho de que se mencione a Lagarde como autor de los dibujos originales, algo que no siempre era habitual, es prueba de la valoración que se dio a su labor. 

La página está formada por cinco ilustraciones presentadas con el título “Episodios del bloqueo de Pamplona”. Las cinco están numeradas, remitiéndonos cada número a un texto situado a pié de página en el que se especifica el acontecimiento ilustrado. En la primera de ellas, con el título “Los mosquetes de parapeto”, aparecen tres militares guarecidos tras la muralla de la ciudad. Uno dispara, otro carga el fusil y el tercero, que parece un oficial, observa con unos prismáticos en dirección al enemigo. La segunda ilustración muestra a los “Leñadores de la plaza hostilizados por los carlistas”, en alusión a algo que fue habitual durante el episodio bélico coincidiendo con las salidas a las inmediaciones de le ciudad en busca de leña. La tercera imagen nos muestra al cuerpo de Artillería del baluarte del Redín cañoneando al enemigo apostado en el monte San Cristobal. El texto, “Un buen tiro”, expresa el acierto de los proyectiles, que es celebrado por varios testigos que agitan sus sombreros en el aire. La cuarta imagen, “La compra de la carne”, muestra uno de tantos altercados ocurridos en el mercado de la ciudad con motivo de la venta de alimentos, donde no faltaron golpes, empujones y algún desmayo. Finalmente, la quinta escena, la mayor de todas, situada en la parte inferior con formato horizontal, se titula “Un paseo interrumpido” y muestra a una familia de pamploneses que son sorprendidos por una partida carlista, la cual es rechazada por el cuerpo de Tiradores. 

En definitiva, la página que presentamos constituye uno de los mejores trabajos realizados para la prestigiosa revista La Ilustración Española y Americana centrado en el bloqueo de Pamplona. Ayuda perfectamente a comprender el trabajo de los corresponsales gráficos de guerra cuya labor resultó fundamental durante el referido conflicto e, igualmente, nos ayuda a sacar a la luz a una figura hasta ahora desconocida, como es el pamplonés Nemesio Lagarde el cual, por cierto, ha sido objeto de un estudio, actualmente en prensa. 
 

BIBLIOGRAFÍA
BASTIDA DE LA CALLE, Mª D., “José Luis Pellicer, corresponsal artístico en la última guerra carlista”, en Espacio, Tiempo y Forma. Serie VII: Historia del Arte, n. 2, 1989, pp. 343-376.
IDOATE, F., “[BALLESTA, Mariano] Diario del bloqueo puesto por los carlistas a la plaza de Pamplona desde el 27 de agosto de 1874 a 2 de febrero de 1875”, en Príncipe de Viana, n. 84-85 (1961), pp. 217-231.
TUDURI, J. M., “Fotografía y segunda guerra carlista en el País Vasco”, en Los carlistas. 1800-1876, Vitoria, Fundación Sancho el Sabio, 1991, pp. 331-352.
URRICELQUI PACHO, I. J., “Diario gráfico de la última guerra carlista en Navarra”, en prensa.