LA CLAVE DE LA ANUNCIACIÓN DEL REFECTORIO: UNA PISTA PARA FECHAR LA ESCULTURA DEL CLAUSTRO DE PAMPLONA

Santiaga Hidalgo Sánchez
Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro

El refectorio es sin duda la dependencia medieval más espectacular de las conservadas en el conjunto claustral de la catedral de Pamplona, que por su parte es uno de los más completos de Europa. A su magnificencia contribuyen las claves, que presentan un programa heráldico en relación con el reino de Navarra. En palabras de los autores de Emblemas Heráldicos en el Arte Medieval Navarro: "El refectorio de la seo pamplonesa, con sus treinta y una claves con decoración heráldica, es el más antiguo de los grandes armoriales monumentales de España y uno de los conjuntos más interesantes de la heráldica medieval de nuestra península". Además de esas treinta y una claves heráldicas, encontramos otras diez con motivos vegetales y cuatro con temas religiosos. 

Pese al profundo estudio que se ha llevado a cabo sobre las claves heráldicas, y al que probablemente poco más haya que añadir, hay un dato en relación con una de las claves de temática religiosa que hasta ahora había pasado desapercibido para los autores que se habían ocupado del refectorio, y que nos lleva a proponer la necesidad de una revisión de la cronología atribuida a una gran parte de la escultura del claustro.
Se trata de las similitudes entre dicha clave, la de la Anunciación, y las estatuas representando el mismo tema en las jambas de la puerta Preciosa.
 

Clave de la Anunciación en el refectorio de la catedral de Pamplona

Jambas de la Puerta Preciosa, Ángel y Virgen de la Anunciación
 

Si comparamos ambas piezas, salta a la vista que las posturas y los plegados de las figuras son idénticos. Los mantos de la Virgen y el Ángel presentan las mismas formas tanto en las figuras de la clave como en las esculturas de las jambas. En ambos casos los pliegues son plásticos, tubulares y con remates helicoidales, e incluso las alas del Ángel son también iguales en su formulación. Hay dos únicas diferencias. Por un lado, la ausencia en el broche del Ángel de la clave del motivo decorativo que sí aparece en el de la Preciosa. Pero esto puede ser atribuido a que, dada la altura de la clave, sería casi imposible ver tan pequeño detalle, y por tanto no "merecía la pena" esculpirlo. Por otro lado, los pocos restos de cabellos que se conservan en la figura de la Virgen de la clave son iguales a los del resto de claves del refectorio –peinados con bucles helicoidales y simétricos- y no tienen nada que ver con los de la Virgen de la Preciosa. 

A pesar de ello, las similitudes son tales que hace falta admitir que uno de los dos elementos ha copiado al otro, o incluso se puede pensar en un mismo escultor. El problema a la hora de aceptar esta teoría es que el refectorio tiene una fecha segura de terminación, 1335, según la inscripción de la pintura mural que se encontraba en su testero. La decoración de la bóveda hubo de realizarse entre 1328, dada la presencia del escudo de la casa de Evreux, entronizada en Navarra desde esa fecha, y 1335. Sin embargo, la escultura de la puerta Preciosa, para la cual no disponemos de ningún documento ni dato preciso como en el caso del refectorio, ha sido fechada por el último autor que ha escrito sobre ella –Martínez Álava- hacia 1350-1360, durante los últimos años del episcopado de Barbazán o después ya de su muerte. Así pues, si aceptamos esta cronología propuesta para la puerta Preciosa, al menos 15 años separarían la realización de ambas obras. 

En el caso de que una obra sea modelo para la otra, parece más probable que la obra original sea la de las jambas, porque la clave de bóveda es una obra menor, situada en un lugar de difícil acceso. Se podría argumentar que quizás las estatuas de las jambas se realizaron años antes de su colocación, con lo cual pudieron ser realizadas al mismo tiempo, o servir de modelo para la clave del refectorio. Sin embargo, parece poco probable, ya que estas estatuas comparten características formales con las esculturas del tímpano, y serían por tanto realizadas en el mismo momento.

Por todo lo anterior, creemos que las similitudes entre la clave de la Anunciación y las estatuas de las jambas de la Preciosa nos dan una pista para decantarnos por una cronología más temprana de esta última. De este modo, nuestra opinión coincide con la de autores como Gardelles, que fechaba la puerta Preciosa, por sus similitudes con Burdeos, hacia 1330, o como Uranga e Íñiguez, que la consideraban contemporánea a la puerta del Amparo, la cual fechaban también hacia 1330. 


BIBLIOGRAFÍA:
FERNÁNDEZ-LADREDA , C.; LORDA IÑARRA, J., "La catedral gótica. Arquitectura" en La catedral de Pamplona, Pamplona, Caja de Ahorros de Navarra, 1994, pp. 164-273.
GARDELLES, J., Aquitaine gothique, París, Picard, 1992.
MARTÍNEZ ÁLAVA, C., "La catedral gótica. Escultura" en La catedral de Pamplona, Pamplona, Caja de Ahorros de Navarra, 1994, pp. 274-354.
MARTÍNEZ DE AGUIRRE, J.; MENÉNDEZ PIDAL, F., Emblemas heráldicos en el arte medieval navarro, Pamplona, Gobierno de Navarra, Departamento de Educación, Cultura, Deporte y Juventud, 1996. 
MARTÍNEZ DE AGUIRRE, J.; MENÉNDEZ PIDAL, F., "Precisiones cronológicas y heráldicas sobre el mural del refectorio de la catedral de Pamplona" en Príncipe de Viana, Nº 207, 1996, pp. 5-18.
URANGA, J. E.; ÍÑIGUEZ, F., Arte Medieval Navarro, tomo 5, Pamplona, Aranzadi, 1973.