13 de agosto

Ciclo de conferencias

CASCANTE

La arquitectura civil en la Ribera de Navarra

Carlos Carrasco Navarro
Doctor en Historia del Arte

 

El pasado 13 de agosto de 2019, en el salón de actos del Museo Santa Vicenta María de Cascante, se celebró una conferencia sobre la “Arquitectura civil en la Ribera de Navarra”, organizada por la Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro, contando con la colaboración de la asociación local Vicus.

La amplitud del tema se trató de acotar centrándose en la arquitectura señorial de los siglos XVI a XVIII, aunque se trataron brevemente algunos ejemplos de arquitectura barroca civil como la casa de la Obra Vieja y la Plaza de los Fueros, ambas en Tudela.

Al comienzo, se realizaron algunas precisiones terminológicas al respecto de los coloquialmente conocidos como “Palacios de la Ribera”, advirtiendo que durante el Renacimiento y Barroco, estos edificios eran conocidos como Casas Principales de la Nobleza, ya que palacios solo eran los del rey o los del obispo y el dean.

Precisamente el marco social del que surgen dichos edificios, la nobleza durante el Antiguo Régimen, constituyó la primera parte de la conferencia. Durante la misma, se trató de su origen y especificidades en el Reino de Navarra, tales como los Palacios Cabo de Armería y el proceso criminal de reconocimiento del que se obtiene la Ejecutoria de Hidalguía.

Igualmente, los privilegios y patronatos de la Nobleza Ribera tuvieron su protagonismo, ya que repercutieron en aspectos tan principales de la arquitectura como el omnipresente escudo en la fachada. En especial, se trató de los singulares conjuntos que suponen las capillas de patronato privado dentro de los templos, siendo analizadas algunas como la Capilla de los Enriquez en la Iglesia de Mínimos de la Victoria en Cascante.


Escudo de Igal

Escudo de Igal. Tudela.


A continuación, se analizaron ya los diferentes ejemplos de casas principales durante el Renacimiento en la ciudad de Tudela: el Palacio del Dean y las casas de Cabanillas Berrozpe (casa del Almirante), de Tornamira y Magallón (marqués de San Adrián). Entonces se explicaron las principales diferencias entre la estética, mesura y equilibrio del siglo XVI con un omnipresente patio o luna de raigambre aragonesa, frente al esplendor del Barroco cuando se funde dicho patio con la escalera principal, que toma el protagonismo en la planta de los edificios.

En ese momento comenzó la parte de mayor contenido de la conferencia, ya que se realizó un paseo virtual por las principales casas barrocas de la Ribera, desde Monteagudo a Valtierra, y de Cortes hasta Villafranca.

Tudela supuso el capitulo primero y mas denso, al contar con los mejores y más grandes ejemplos de casas, estableciéndose en foco artístico de la comarca. El primero de los modelos es el deudor de las casas renacentistas de ladrillo con galería de arcos de medio punto, dando ejemplos tales como las casas de Ezquerra y Labastida. El siguiente es el plenamente barroco, con escaleras imperiales bajo grandes cúpulas como las de las casas de Huarte y Montesa. Posteriormente surge un modelo rococó con balcones sobre pies bulbosos de yeso, como las casas de Veraiz y Arizcun. Finalmente, la estética victoriosa es la clasicista con fachadas enlucidas como las casas de Aperregui y Gonzalez de Castejón.


Casa de Huarte Casa de Huarte

Casa de Huarte. Tudela.


La segunda ciudad en importancia y que centró otro de los capítulos de la conferencia fue Corella, con ejemplos imprescindibles como la casas de Sesma, Miñano y Sopranis; en las mismas destaca como singularidad local la decoración mural con motivos geométricos en volumen, con bordes recalcados en yeso blanco y de tradición mudéjar.


Casa de Sesma casa de Sopranis

Casa de Sesma y casa de Sopranis. Corella.


Luego se pasó a analizar diferentes casas en Cintruénigo, como las casas de Navascués; la primera de ellas, la desaparecida delante de la iglesia, y la otra, en la calle Ligués. Las diferentes casas de Ligués, una en la carretera de Madrid y las dos de la plaza del Ayuntamiento, poseen otro de los motivos más singulares de la arquitectura señorial de la villa: los frontones clasicistas sobre los grandes balcones. Finalmente, se habló de la casa de los Loygorri y sus motivos de origen hispanoamericano de perfil mixtilíneo.

La ciudad de Cascante también cuenta con importantes casas barrocas, como la de los Bobadilla con sus destacados remates de los balcones con arcos adintelados con clave destacada bajo arcos de descargue, elaborados con relieves en ladrillo. La casa de Duplá conserva los pies de yeso de perfil cóncavo y planta evenerada, lo cual no deja de ser algo importante de destacar dentro del aterrador panorama de destrucción patrimonial de este tipo de construcciones. También se habló del castillo de la vecina Monteagudo, reconstruido durante el siglo XVIII por el marqués de San Adrián.


Castillo de Monteagudo

Castillo de Monteagudo.


Para concluir, además de algunas muestras en otras localidades, se trataron los ejemplos conservados en Villafranca, en especial la casa de los Bobadilla que, junto a la Parroquia de Santa Eufemia y el Convento de los Carmelitas, en el mejor conjunto urbano del Barroco en la Ribera de Navarra.


Casa Bobadilla

Casa Bobadilla. Cascante.