11 de febrero

Ciclo de conferencias

DIFUSIÓN Y COMUNICACION DEL PATRIMONIO CULTURAL

Comunicar el Patrimonio fortificado: su difusión en el siglo XXI

Dña. Esther Elizalde Marquina
Cátedra de Patrimonio y Arte navarro

 

El patrimonio fortificado cuenta con una protección generalizada en el Decreto de 22 de abril de 1949 sobre protección de los castillos españoles que incluye cualquier edificio histórico fortificado, con independencia de su cronología o valor artístico, considerándose BIC (Bienes de Interés Cultural) por lo que se acogen al máximo nivel de protección, por ministerio de la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español. 

En 1997, esta protección legal se vio acompañada por la puesta en marcha del Programa de Actuaciones de Arquitectura Militar. Más adelante, desde el convencimiento de que la atención al patrimonio arquitectónico defensivo resultaba aún insuficiente, se planteó la necesidad de llevar a cabo una revisión metodológica y establecer unas pautas para la colaboración entre las Administraciones Públicas. Con este fin, el Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE) convocó en 2006 unas Jornadas Técnicas sobre Castillos y Arquitectura Defensiva en España en las que participaron las Comunidades Autónomas. Fruto del encuentro resultó la Carta de Baños de la Encina para la conservación de la Arquitectura Defensiva en España, aprobada en Potes (Cantabria) por el Consejo del Patrimonio Histórico el 30 de octubre de 2006, cuyas recomendaciones constituyen el fundamento del Plan Nacional de Arquitectura Defensiva. 

Una de las conclusiones de estas jornadas incluidas en este plan fue que: “La arquitectura defensiva es un instrumento fundamental para el conocimiento y desarrollo de los asentamientos de población. Puesto que más allá de su estricta dimensión territorial, también afecta a la dinámica del desarrollo urbano”. 

Por tanto, si bien la principal preocupación a lo largo del siglo XX ha sido la protección, restauración y conservación del patrimonio fortificado, llegó el momento en que la importancia radicaba en comunicar y dar a conocer este patrimonio que nos rodea para, de esta forma, involucrar al ciudadano, implicarlo con su entorno y mostrar la relevancia que la arquitectura defensiva tuvo en su pasado y podría tener en su futuro. 

Actualmente, el patrimonio fortificado está adquiriendo el reconocimiento merecido, gracias a la labor de determinadas entidades tanto gubernamentales como organizaciones no lucrativas centradas en la difusión de su valor histórico-artístico. Así, como ejemplos a nivel nacional podemos señalar al Instituto de Historia y Cultura Militar, dependiente del Ministerio de Defensa, a la Asociación Española de Amigos de los Castillos, la Fundación Las Fortalezas Catalanas; a nivel internacional no debemos olvidar a ICOFORT (Comité Científico Internacional sobre Fortificaciones y Patrimonio Militar), dependiente de ICOMOS, la Asociación Vauban, the Fortress Study Group o the Fortress Explorer Society, entre otros; y los proyectos internacionales como ATFORT (Atelier European Fortresses), por citar algunos, sin olvidar al proyecto FORTIUS Pamplona-Bayona: valorización turística y cultural del patrimonio fortificado de Pamplona y Bayonne.


Fortificaciones de Pamplona. 
Ciudades amuralladas: lugares para vivir, visitar e innovar

Publicación del Ayuntamiento de Pamplona en 2013, recogiendo el ciclo de conferencias que bajo el mencionado título se impartió en octubre-noviembre de 2012 en Pamplona 

El Patrimonio fortificado pirenaico (s. XVI-XIX)
Publicación del Ayuntamiento de Pamplona en 2014, recogiendo el ciclo de conferencias que bajo el mencionado título se impartió en octubre-noviembre de 2013
 

Desde estos organismos se han ido fomentando diversos métodos de divulgar nuestro rico patrimonio fortificado, desde los más convencionales como la organización de Congresos, Reuniones Científicas, Simposios o Workshops, entre los que destacamos: Ciudades Amuralladas y el Congreso Internacional sobre Patrimonio Fortificado: Gestión y Desarrollo Sostenible, celebrados en Pamplona en 2005 y 2014, respectivamente. Cada vez más se cuentan con ciclos divulgativos que pretenden acercar la arquitectura militar a todo tipo de público, al igual que ocurre con las publicaciones que, de unos años aquí, han aumentado, proliferando las revistas o magazines en torno a esta temática, e incluso se ha puesto mayor hincapié en la redacción de manuales o cuentos con el objeto de atraer a un público más joven.

Mesa redonda del Congreso Internacional sobre Patrimonio Fortificado: Gestión y Desarrollo Sostenible, celebrado en Pamplona en octubre de 2014
Joao Campos, María Cruz, Víctor Echarri (moderador), Fernando Cobos y Salvador Moreno
 

En los últimos tiempos, la creación de Centros de Interpretación como un instrumento excepcional tanto para los turistas, que visitan el monumento en sí, como para los propios ciudadanos e investigadores, que tienen la posibilidad de redescubrir una parte de su patrimonio histórico, se han incrementado. Varios ejemplos: Centro Internacional para la Investigación y Valorización del Patrimonio Fortificado Forte Marghera en Venecia, The Fortress Builders Fortifications Interpretation Centre en La Valeta, Malta. 

Centro de interpretacion de fortificaciones
La Valeta, Malta

Al igual que lo han hecho las actividades que se desarrollan en torno a estos centros de interpretación que tienen como objetivo dar a conocer el patrimonio fortificado de la región en la que está situado o de la misma localidad. Actualmente, se intenta ofrecer al asistente “experiencias únicas”. Las convencionales visitas guiadas, las actividades organizadas en torno a él se amplían buscando la interrelación del visitante con el monumento, pero siempre desde el respeto, surgiendo así proyectos como FORTE CULTURA centrados en un turismo cultural más específico: el “turismo de fortalezas”.

Sin embargo, en nuestros días uno de los puntos más importantes para la difusión del Patrimonio Fortificado, y para el Patrimonio Cultural en general, se encuentra en utilización de las nuevas tecnologías. Éstas nos permiten atraer a la masa desde las bases de datos o inventarios, las aplicaciones para uso turístico hasta las páginas web, las redes sociales, hoy en día tan en boga. 


Página web de la Asociación española de Amigos de los Castillos


En definitiva, el futuro está en compartir y difundir nuestro conocimiento y nuestras fuentes documentales, hacer accesible su conocimiento a todo tipo de público y potenciar así su interés hacia nuestro Patrimonio Fortificado, porque, como se dijo en el Congreso Internacional sobre Patrimonio Fortificado: Gestión y Desarrollo Sostenible, solo de esta manera, ¡conseguiremos un patrimonio fortificado VIVO! Puesto que cuando se conoce lo que se ve, se empatiza con el entorno; lo que se comprende, se quiere; lo que se quiere, se protege; y lo que se considera propio, se defiende.
 

Publicación dirigida al público infantil: Les fortifications de Vauban, Association Vauban