Entrevista a Javier Sánchez Cañizares sobre Lemaître y el Big Bang

Autor: Javier Sánchez Cañizares
Publicado en: 98.3 Radio, programa “Pensar la fe”
Fecha de publicación: 21 de enero de 2018

Resumen:

Explicación básica del modelo físico del Big Bang, origen de dicho modelo por Lemaître a partir de las observaciones físicas de la época. Proyección sobre el futuro del universo físico (big crunch, muerte térmica). Plantea el origen del universo y la flecha del tiempo.

Transcripción:

Pensar la fe

Sintonía.

Bosco: Sean calurosamente bienvenidos a pensar la fe. En esta ocasión vamos hablar de Georges Henry Lemaître que aparte de ser astrofísico, sacerdote y conocido por enunciar la teoría del big bang, tal vez se puede decir que fue un luchador frente al pensar más comúnmente extendido entre sus colegas de profesión de que el universo estaba estancado en el tiempo. Lemaître profesaba en todas las charlas y discusiones su pensamiento del cual se puede desprender que el universo se expande. Don Javier Sánchez, físico y teólogo nos visita en orden a conocer mejor este científico belga. ¿Qué tal don Javier?

Javier Sánchez: Hola Bosco. Pues encantado de estar aquí contigo hoy.

Bosco: Nosotros estamos encantadísimos. Usted seguro que puede explicar muchísimo mejor que yo qué es el Big Bang, sobre todo brevemente.

Javier Sánchez: Sí. Bueno, en realidad el Big Bang es una teoría física, un modelo para intentar explicar el origen del universo y sobre todo el desarrollo del mismo a partir de una gran explosión. Se desarrolla sobre todo gracias a las ecuaciones de Einstein, a ese modelo de la relatividad general. Lo que pasa es que, curiosamente, Einstein, como era más bien partidario junto a otros muchos científicos de un modelo de universo estacionario, es decir que haya sido siempre igual y permanecería siempre igual, pues no tuvo en cuenta lo que se llama las soluciones del Big Bang, las soluciones de un universo en expansión, es decir, que hubiese nacido a partir de una singularidad inicial de energía a partir de la cual se formarían todas las galaxias, todos los planetas… Es lo que desarrollaría posteriormente nuestro protagonista Georges Lemaître.

Bosco: También es interesante, por eso he cortado, perdone, es interesante saber si esta idea del big bang es compatible con la idea de Dios creador.

Javier Sánchez: Bueno, la verdad es que el big bang lo que hace no es explicar estrictamente hablando el origen del universo, es decir, el big bang es un modelo a partir del cual podemos más o menos explicar el desarrollo del universo conocido. Claro, el big bang parte de una singularidad inicial, el espacio tiempo estaría por así decir condensada, contenida, toda la energía de lo que luego será la materia del universo. Pero, claro, no da razón de por qué existe eso al principio. En ese sentido, pues sí hay una pregunta filosófica también religiosa sobre este origen, por qué está ahí esa estructura inicial. Y eso es compatible con la idea de creación de la tradición judeocristiana de un dios creador que pone todo en la existencia y en particular quiere que se desarrollen el universo de esa manera natural, física.

Bosco: Básicamente, no explica si hay un inicio, ni siquiera si hay un final del universo.

Javier Sánchez: Sí, el final del universo según la teoría del big bang pues depende de la relación que haya entre la materia, del total de la masa y la energía del universo, y por así decir, la fuerza de la explosión. Dependiendo que ganó una a otra el final del universo sería un big crunch, es decir, el universo volvería como a implotar sobre sí mismo, o bien acabaría extendiéndose continuamente, seguiría expandiéndose.

Bosco: ¿La materia no deja de insistir?

Javier Sánchez: En otros modelos, si tenemos en cuenta otros efectos, al final acabaría. Si el universo se expandiera continuamente, al final habría un proceso de lo que se llama la muerte térmica, donde lo único que habría sería radiación, en que la energía se conserva, aunque la materia podría dejar de existir.

Bosco: Nos estamos yendo mucho por el lado de la física. Yo quiero también plantear, preguntarle, cuáles son los interrogantes religiosos que puede plantear el futuro de esta teoría, hacia donde deriva, o si sigue lo mismo es ahora.

Javier Sánchez: Una cosa que a mí me parece interesante del big bang es que plantea, efectivamente, un origen, es decir, hay un origen del universo, y además plantea un sentido, lo que en física se conoce como la flecha del tiempo, es decir, el tiempo avanza en una dirección determinada, no dan igual las leyes de la física en un sentido del tiempo hacia el futuro que hacia el pasado; es uno de los problemas fundamentales con los que se encuentra la física actual, que no se saben explicar bien; entonces, la pregunta sobre el origen es muy interesante porque se plantea de manera científica y a mí me gustaría aquí traer a colación las palabras que Benedicto XVI con cierta frecuencia lleva diciendo en su pontificado: la pregunta sobre el origen es muy importante porque plantea filosóficamente, y también religiosamente, si en el origen de todo está la razón, está una razón creadora, o está el puro azar; entonces esa pregunta es algo que surge de manera natural con la teoría del big bang. Y el cristianismo propugna ese origen en una razón creadora a partir de la cual se desarrolla todo y que es superior a nuestra inteligencia, pero podemos conocer algunos de esos planes del designio divino.

Bosco: Bien muchísimas gracias don Javier estos espacios son cortos y nos tenemos que despedir.

Javier Sánchez: Pues nada, encantado de estar con vosotros.

Bosco: Gracias.

Javier Sánchez: Un abrazo.

Sintonía.

Bosco: Le saluda Bosco Eguidazu para noventa y ocho punto tres radio, pasen un buen día.