El mecanismo de Anticitera: los griegos vuelven a asombrar

Autor: Christián Carlos Carman
Fecha de publicaciónPamplona, 6 de febrero de 2012

Christián Carlos Carman, investigador adjunto del CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) e investigador-docente adjunto ordinario de la Universidad Nacional de Quilmes. Miembro de la Commission for the History of Ancient and Medieval Astronomy of the International Union of History and Philosophy of Science y de la Philosophy of Science Association y miembro fundador de la Asociación de Filosofía e Historia de la Ciencia del Cono Sur (AFHIC).

Resumen: En 1902 se rescató cerca de las costas de Anticitera, a más de 40 metros de profundidad, los restos de un complejo mecanismo que luego fue datado como originario del siglo II a.C. Si bien hay importantes estudios en los años 70, a principios de la presente década, con los trabajos de Michael Wright y del equipo liderado por Tony Freeth, se han esclarecido las funciones principales del mecanismo. Contaba con más de 30 engranajes y, mediante distintos punteros, mostraba la posición del Sol en el zodíaco, el día del año según el calendario egipcio, el día y mes en un complicado calendario "lunisolar" e, incluso, servía para predecir eclipses, entre muchas otras cosas. En el seminario el ponente expondrá brevemente la historia del descubrimiento, mostrará sus principales funciones y enumerará las consecuencias para la historia de la tecnología y de la astronomía, así como también sus implicaciones para la filosofía de la ciencia.