Ruta de navegación

opinar_titulo

Opinar

Aplicaciones anidadas

opinar_texto_18

Arqueología en tiempos de COVID-19

Ane Urrizburu, alumna del doble grado en Historia y Periodismo 
de la Facultad de Filosofía y Letras, nos trae una brillante entrevista
a Javier Andreu, Director del Diploma de Arqueología de la
Universidad de Navarra, acerca del futuro de la Arqueología
en el contexto de la pandemia.


Javier Andreu

Javier Andreu Pintado, director de las excavaciones arqueológicas de Santa Criz de Eslava en Navarra, y de Los Bañales de Uncastillo, en Aragón, nos recibe en su despacho de la Universidad de Navarra, donde es profesor y director del Diploma de Arqueología

Los retos y oportunidades del pasado y presente de la profesión arqueológica quedan desenterrados para hallar un futuro que “en cuanto a reto, será apasionante”.

Cuando oímos Arqueología, cuesta definirla. Pensamos en “piedras antiguas” y monumentos… Pero ¿qué es la Arqueología?

Hay dos arqueologías: la que percibe la gente, llena de tópicos y lejos de la realidad científica e histórica del arqueólogo, y la que se desarrolla como ciencia que busca conocer la Historia a través del registro material, es decir, de los objetos que utilizaban esas sociedades del pasado.

«Uno de los tópicos es vernos como Indiana Jones.
Hollywood presenta la Arqueología como una caza
de tesoros, pero no es así.»


Inmaculada Delage, investigadora de la Universidad de Navarra, trabaja sobre la planimetría del foro de Santa Criz de EslavaInmaculada Delage, investigadora de la Universidad de Navarra, trabaja sobre la planimetría del foro de Santa Criz de Eslava


En esa primera arqueología, ¿qué tópicos están arraigados?

Bastantes. Se confunde a los arqueólogos con los paleontólogos. Ambos compartimos el método, pero ellos se dedican a la recuperación de restos fósiles, y nosotros a la de los restos creados por el hombre, a la cultura material.

Un segundo tópico es vernos como Indiana Jones. Hollywood presenta la Arqueología como una caza de tesoros, pero no es así. Cualquier objeto, sea o no impresionante, es importante desde el punto de vista histórico si se le hacen las preguntas adecuadas, en cuanto a realización humana que supone un reflejo de la sociedad que lo creó. 

Centrémonos en esa segunda Arqueología, en la real. ¿Por qué es tan relevante? 

Principalmente por dos motivos. El primero es que da voz a las personas de niveles secundarios en las sociedades antiguas, como las mujeres o los niños. Las fuentes escritas no se interesaron por ellos al carecer de relevancia política. Ahora nuestra única manera de conocer sus historias es a través de esos pequeños grandes objetos olvidados que formaron parte su ajuar cotidiano.

El segundo motivo es que nos posiciona ante un pasado que reconocemos como presente. Lo que hace atractiva a la Arqueología es el estudio de cómo nuestra cultura material ha ido evolucionando en el tiempo y cómo, pese a haber pasado bastantes siglos desde la creación de esos objetos, seguimos teniendo los mismos problemas y preocupaciones. Seguimos siendo los mismos. 
Estudiante del Diploma de Arqueología atiende a los medios en la excavación de Los Bañales de UncastilloEstudiante del Diploma de Arqueología atiende a los medios en la excavación de Los Bañales de Uncastillo


¿Esta relevancia la comprende bien la sociedad actual?

En los últimos años, sí. Algunos proyectos arqueológicos se han preocupado por la socialización del patrimonio y por demostrar que es un recurso útil. Esto se ha traducido en un aumento de consumo de productos arqueoturísticos y del interés por parte de un segmento social en la Arqueología.

¿Y la Administración?

Hay un compromiso a escala comarcal y municipal con el Patrimonio, pero también, en ocasiones, un absentismo casi total de la Administración Autonómica. Actualmente, ésta a veces solo garantiza a duras penas la gestión administrativa, pero no invierte en investigación, ni en la conservación. 

La inversión pública en materia de investigación arqueológica se ha convertido en una especie de reparto de la miseria, sin un proyecto estratégico para cada legislatura.Es una situación que nos afecta a todos los que tenemos alguna relación con el patrimonio arqueológico.  

«Pese a estar muy protegido por la legislación,
el patrimonio arqueológico es el más vulnerable»


¿Y qué hay de los arqueólogos? ¿Están reconocidos profesionalmente?

No, de hecho, en los estatutos de los trabajadores el arqueólogo no existe como profesión, se le aplica el convenio general de la construcción. Dice mucho de la falta de conciencia por parte de la Administración al respecto de la profesión. 

La situación sanitaria actual, ¿está afectando a la Arqueología?

Los arqueólogos profesionales no se están viendo afectados especialmente. El convenio de la construcción ha permitido que los arqueólogos hayan seguido trabajando incluso en los periodos de estado de alarma por considerarlos profesionales esenciales. 

A mi juicio, el coronavirus se ha llevado un poco por delante esa parte formativa. Los proyectos arqueológicos que no tenían capacidad proactiva para buscar recursos y que trabajaban con estudiantes han aprovechado este año para no hacer nada desde el punto de vista investigador y formativo, esgrimiendo el miedo al contagio.


Instantánea de la excavación de Los Bañales de Uncastillo, en la campaña de 2020Instantánea de la excavación de Los Bañales de Uncastillo, en la campaña de 2020


¿Qué repercusión tendrá en los yacimientos?

Es pronto para saber cómo esta crisis socioeconómica afectará al patrimonio arqueológico. Este año será un desastre para los yacimientos que hacen descansar parte de su sostenibilidad y financiación en los ingresos por visitas guiadas, ya que los visitantes se desplazan menos. En el precedente que tenemos, la crisis de 2008, las inversiones, que hasta entonces eran más o menos respetables, quedaron bajo mínimos.

¿Qué pueden aportar la Arqueología y los arqueólogos a la sociedad en este momento tan inestable?

Todos buscamos medios para evadirnos de la realidad actual, estamos saturados de información sanitaria turbulenta y buscamos espacios para airearnos. La difusión arqueológica a través de un buen canal de YouTube o de información de calidad en redes sociales sobre Arqueología puede ser una ventana al pasado que nos ayude a separarnos de nuestro atormentado presente

¿Qué proyección de futuro le ve a la profesión? Decadencia, reinvención…

La Arqueología tiene futuro y pasa por la reinvención. La formación estrictamente técnica no es suficiente para el nuevo arqueólogo. El futuro descansa en una formación que cree perfiles de arqueólogos-historiadores que también dominen las herramientas de comunicación y gestión. La crisis que estamos pasando va a generar un entorno incierto pero que, en cuanto a reto, será apasionante.

Y para esos futuros arqueólogos, ¿un mensaje de esperanza?

Con un buen paquete de competencias y técnicas, paciencia, humildad, y si acompaña un poco el contexto social, hay esperanza para hacerse un hueco en el mundo de la Arqueología. 

Son, precisamente, los valores en que formamos a nuestros alumnos en nuestro Diploma de Arqueología. Esos y una constante capacidad de aprendizaje, de la mano de los mejores, como los profesionales que desfilan por los Seminarios de Arqueología que ofrece el Diploma.

Y con mucha pasión.

Efectivamente, la pasión es el factor clave. Añádelo, añádelo. (Ríe)

rrss