Investigación lingüística

Ana Echaide, catedrática de Lingüística General, puso en marcha tanto la enseñanza de lingüística vasca para estudiantes de Filología como la investigación en este ámbito, que siguió dos líneas de trabajo principales. La primera, relacionada con la recopilación y el estudio de variedades dialectales de Navarra, se inició con un amplio corpus de encuestas lingüísticas realizadas según un cuestionario elaborado por Koldo Mitxelena. Los materiales recogidos fueron publicados por Eusko Ikaskuntza en 1989. El proyecto tendría continuidad con el posterior trabajo de campo y transcripción de las encuestas realizadas en diez localidades navarras -Abaurregaina/Abaurrea Alta, Alkotz, Arbizu, Jaurrieta, Etxaleku, Eugi, Mezkiritz, Urdiain, Zilbeti y Zugarramurdi- destinadas a la elaboración del Atlas Lingüístico emprendido por Euskaltzaindia. La segunda línea de investigación fue, a su vez, la que quedó abierta tras su tesis doctoral sobre “lenguas en contacto”.



Los estudios relacionados con la lengua vasca tuvieron continuidad, a su vez, con el también filólogo vasco, Asier Barandiaran, cuyas aportaciones bajo la Cátedra se centraron en el bertsolarismo, la literatura oral y el periodismo en euskera.