Ruta de navegación

pensar_titulo

Pensar

Aplicaciones anidadas

pensar_texto_17

¿Para qué la filosofía? Cuatro filósofas responden

Paloma Pérez-Ilzarbe, profesora del grado en Filosofía de la Facultad de Filosofía y Letras
de la Universidad de Navarra, nos invita a reflexionar acerca de la importancia de la filosofía
a través de cuatro grandes filósofas que marcaron el pensamiento del siglo XX.
 

¿Para qué la filosofía? Cuatro filósofas responden

La filosofía no está de moda (por más que algunas voces optimistas proclamen lo contrario). No me quejo: las modas pasan y la fama no es un bien que deba buscarse por sí mismo. Lo que me preocupa es que la filosofía no parece encontrar la manera eficaz de defenderse a sí misma. Sabemos que filosofar es importante para vivir, pero no logramos contagiar esa convicción.

¿Qué tiene que ver la filosofía con la vida? ¿Quién debe filosofar? ¿Qué puede aportar la filosofía al mundo actual? ¿Para qué me sirve a mí pensar filosóficamente? Cuatro grandes pensadoras europeas del siglo XX nos ayudan a buscar respuestas: la malagueña María Zambrano, la estadounidense Susanne Langer y las británicas Mary Midgley y Susan Stebbing. Desde sus distintas especialidades (metafísica, teoría del arte, ética, lógica), comparten una visión amplia de la filosofía y una idea clara de su importancia.

María Zambrano (1904-1991): la filosofía pone un cauce a la vida

Hija de maestro y maestra, Zambrano tuvo a su disposición la biblioteca familiar y recibió un valioso estímulo para desarrollarse como pensadora. Entre los amigos de su padre conoció a Unamuno, con quien vislumbró los límites de la razón moderna. 

En sus años de doctorado descubrió a Ortega, de quien se considera discípula.  El compromiso político y una intensa vida intelectual marcaron sus años de juventud. Tras la guerra de España, el exilio fue su patria (solía decir) durante más de cuarenta años.

Cubierta de Horizonte del Liberalismo, de María Zambrano.
Wikimedia Commons.
Ver Fuente.

La filosofía de Zambrano es el resultado del ejercicio de una razón no sistemática, la razón poética, que piensa la vida humana en un juego fecundo de luces y sombras. ¿Qué tiene que ver la filosofía con la vida real? Todo: la filosofía nace de la vida, que quiere hacerse visible (inteligible), que quiere expresarse en palabras. Por eso debe volverse hacia la vida que le ha dado origen. 

Filosofar, según Zambrano, es construir un camino para la vida, un cauce para que el tiempo humano no se desparrame sin dirección. El pensamiento nos permite conocernos ("pensar es descifrar lo que se siente") y la filosofía (en sus múltiples formas y a lo largo de los siglos) ha ido ordenando el pensar. Sin este orden no alcanzaríamos a ver las verdades profundas que dan sentido a nuestro vivir.

 

 

 

Susanne Langer (1895-1985): debemos cultivar nuestra razón

Poster with a quotation of Susane Langer
in Portuguese
.
Eugenio Hansen. CC BY-SA 3.0.
Ver Fuente.

Susanne Langer es una filósofa estadounidense de origen alemán. De su padre heredó el talento para la música (desde niña tocaba el piano y más tarde el violonchelo) y de su madre el amor a las palabras (la primera publicación de Langer fue un libro de cuentos infantiles). 

Aunque comenzó su carrera en el ámbito de la lógica (con Whitehead y Sheffer), su interés por el estudio de los símbolos ensanchó su pensamiento hacia la filosofía del arte y la de la mente. En Philosophy in a New Key la metáfora musical revela la idea de que el filosofar debe adaptarse al momento con nuevos conceptos que transformen la manera de pensar el mundo.

Avanzar en filosofía significa para Langer ir extendiendo los límites del pensamiento: crear ideas nuevas con las que dar forma a nuestra experiencia siempre nueva. Descubrir sentidos, construir un orden que ilumine lo que no se ve. La novedad procede del genio (una peculiar combinación de imaginación y lógica), pero la filosofía no es exclusiva de las mentes geniales. 

¿Quién debe filosofar? Cualquier persona con una cabeza clara. La defensa de la filosofía toma en Langer la forma de una apología de la educación como cultivo de la razón. No nos limitemos a entrenar especialistas en problemas prácticos, formemos personas que entiendan el mundo en el que viven: si no cuidamos la razón no seremos capaces de pensar nuestra vida.


Mary Midgley (1919-2018): filosofar es desatascar el pensamiento

«Mary Midgley zwischen James Lovelock und Richard Mabey» de Jon Edgar. CC BY 3.0. Ver fuente

Esta gran visionaria de los retos del mundo actual (nuestra relación con los animales, el cambio climático, el futuro trans-humano) coincidió en Oxford con las también grandes Anscombe, Foot y Murdoch, con quienes formó un fructífero "cuarteto" filosófico. 

Como ellas, desarrolló un pensamiento original y sincero, alejado del estilo de discusión dominante en la filosofía analítica del momento. Sin haber terminado su tesis doctoral, Midgley dejó la profesión filosófica para dedicarse a cuidar a su familia. Publicó los libros que la han hecho famosa siendo una filósofa madura, ya fuera de los circuitos académicos. 

¿Qué puede aportar el pensamiento filosófico al mundo actual? La filosofía no es un extra, sino una necesidad básica. La vida humana (en nuestra sofisticada cultura actual) esconde una compleja red de conceptos que requieren de especialistas, igual que nuestro subsuelo oculta una red de cañerías que exigen un mantenimiento especializado. Cuando esa infraestructura no funciona bien, el pensamiento se obstruye y la vida puede echarse a perder. 

Cuidado: la filosofía especializada que defiende Midgley  (su "fontanería filosófica") no es la de las estrechas discusiones técnicas hacia las que tiende ahora nuestra profesión. La gran tarea de la filosofía consiste en prestar atención al pensamiento como un todo, mirarlo en perspectiva amplia y establecer conexiones entre distintos modos de pensar

La necesidad de formular explícitamente los hilos conceptuales que tan fácilmente se enmarañan al pensar la vida humana (¿determinación o libertad?, ¿naturaleza o cultura?, ¿mente o materia?) es lo que hace que la filosofía sea para Midgley tan indispensable como el alimento o el cobijo.

Susan Stebbing (1885-1943): la importancia de pararse a pensar

Stebbing fue la primera mujer que consiguió una cátedra de filosofía en una universidad británica. Contemporánea de los grandes filósofos analíticos y testigo entusiasta del nacimiento de la nueva lógica matemática, su mayor influencia intelectual fue la de G. E. Moore, de quien aprendió que la claridad debe ser la principal virtud del discurso filosófico. 

La terrible experiencia de dos guerras mundiales dejó en ella el dolor de un fracaso colectivo del que se sentía, como persona individual, responsable: culpable de no haber contribuido lo suficiente a formular preguntas precisas y a buscar respuestas reales acerca de lo que merece la pena perseguir.

Para Stebbing, la misión de la filosofía es fijar en palabras lo que de algún modo percibimos sin ser del todo capaces de comunicar con claridad. ¿Para qué me sirve a mí el pensamiento filosófico? 

En Thinking to Some Purpose Stebbing urge a la filosofía a tomar contacto con la vida. Este entretenido manual de lógica aplicada también es, en el fondo, una defensa del auténtico filosofar: socráticamente nos recuerda lo importante que es, para todo ser humano, pararse a pensar antes de actuar. 

Preguntar y buscar respuestas: inventar preguntas que nunca habríamos hecho si no hubiéramos planteado de modo explícito el problema; al responder, ir aclarando y definiendo nuestras ideas. "Be definite!" es el consejo que Stebbing ofrece a las personas concretas que, en situaciones concretas, deben enfrentarse a problemas concretos. Defínete, no te muevas por ideas abstractas. Si quieres cambiar el mundo, párate a pensar.

 

¡Espera! Si te interesa saber más sobre estos temas, te recomendamos estas lecturas

→ De Zambrano: "Por qué se escribe"

→ De Langer: "Why Philosophy?"

→ De Midgley: "Philosophical Plumbing"

→ De Stebbing: "Thinking and Doing", capítulo II de Thinking to Some Purpose

→ Sobre Zambrano: Biografía (por el equipo de Glosario María Zambrano)

→ Sobre Langer: Susanne K. Langer (por Donald Dryden)

→ Sobre Midgley: Mary Midgley (por Nat Dyer)

→ Sobre Stebbing: L. Susan Stebbing (por Siobhan Chapman)

rrss