Header Schemes

Ruta de navegación

opinar_titulo

Opinar

opinar_texto_30

Así nos hicimos musicósofos

¿Cómo se relaciona la filosofía y la música? Diego A. Manrique Mattos, alumno del doble grado en Derecho y Filosofía, de la Facultad de Filosofía y Letras, nos comparte su experiencia en el primer concierto de Musicosofía UNAV 2021

 

Cuando el profesor Ignacio Garay me contó sobre lo que terminó siendo Musicosofía UNAV 2021, estábamos hablando de música. A ambos nos gusta el heavy metal y, en buena medida, ello ha dado pie a una gran y rockera amistad. Sin pensarlo mucho, le dije que me encantaría participar. 

Nunca había tocado en vivo ni había sido parte ―aunque fuera por tiempo limitado― de una banda de música. Por cosas de la vida, era para mí una especie de sueño de niñez. Algo que solamente pensaba en mis ratos de guitarrista famoso tocando ante la audiencia imaginaria de mi habitación o acaso en compañía de amigos con los que algunas veces, en Venezuela, me reunía a tocar. De esta manera, al ser un proyecto real, sentí la ilusión de actualizar lo que para mí no era más que posible, pero muy remotamente probable. Con todo, una vez a bordo y cerradas las compuertas, había que emprender vuelo.

Es curioso, pero uno no suele saber a priori ―por lo menos con certeza― para qué le va a servir finalmente aquello que aprende. Quizá sea mejor decir que uno no sabe con antelación todas las cosas que hará fruto de su formación o conocimientos y, mucho menos, cuáles serán las oportunidades que se le presenten en el camino.

Por fortuna, durante la carrera de filosofía hay que enfrentarse con diversos autores y maneras de entender la realidad a lo largo de la historia, con lo que se aprende a ser perspicaz. Tal vez por eso la idea de aplicar el razonamiento filosófico ―con las limitaciones de un joven aspirante― a algo tan del día a día como lo es la música resultaba muy atractivo. El detalle era que no solo había que filosofar sobre las canciones: teníamos que aprenderlas en equipo.

Esto puede ser difícil al comienzo porque hay muchos elementos en juego: la destreza con el instrumento, las exigencias de la canción, la familiaridad con el género, el timbre de voz… Evidentemente, cuando uno escucha una canción grabada en un estudio todo suena perfecto. Se trata de un resultado. De lo que uno no es consciente mientras lo hace es del trabajo que hay detrás: las horas de ensayo en grupo, el trabajo personal, la conciliación con los quehaceres del día a día... 

Visto en perspectiva, uno logra entender la necesaria adecuación de los medios a los fines. Con todo, no se trata de “pasarlo mal” durante los ensayos, pues resulta muy divertido imaginarnos como artistas, reírnos de nuestros errores, tener que pedir una explicación y que parezca tan oscura como el mismo Heráclito ―¿qué quiere decir “tocar algo arriba”?―. Al final, todos estábamos aprendiendo y eso daba un clima de mucho encuentro.

Por su parte, preparar un texto tenía algo de desafiante, pues en cierto modo uno se ve forzado a dialogar con la canción. Al tener letra, la canción me dice algo. Al escucharla, algo entiendo. Si entiendo, entonces, podría decir algo al respecto. Sin embargo, eso no es lo que solemos hacer. 

Con frecuencia escuchamos canciones, las cantamos, las aprendemos, pero no nos detenemos en el cuidado con que se usan ciertas palabras, en el contexto de su composición, en la intención de la melodía. De modo que escribir fue una interesante ocasión para pensar. A su vez, el hecho de que todos perteneciéramos a distintas carreras hacía más rico el intercambio.

El resultado: la maravilla que hay en comprender, participar de ese asombro con que “los antiguos comenzaron a filosofar” y poderlo compartir. En efecto, así nos hicimos musicósofos.

Pasan las semanas y a tiempo que avanzan los ensayos, vamos ganando soltura y el proyecto comienza a cobrar forma y sentido. Acaso por la repetición, pero es casi seguro que más de uno llegó a soñar con Material Girl o What a Wonderful World. Incluso hasta ir a un bar y que estuviera de fondo alguna de las canciones que tocaríamos: si no se puede ensayar, se puede repasar.

Finalmente, llega el día. La prueba de sonido tres horas antes del show y los arreglos finales. Es momento de cerrar un capítulo y salir al escenario a darlo todo. Hay una especie de encanto ―la magia del directo― en este tipo de eventos. Mientras el público está a la expectativa, uno se siente presa de los nervios. 

Las preocupaciones incrementan y las dudas aparecen ― ¿saldrá bien?, ¿y si me equivoco?, ¡se me olvidó la partitura! ―, pero al subir al escenario se cae en la cuenta de algo que Billie Joel expresó muy bien en su primer gran éxito, Piano Man. En el último verso, el autor de Uptown Girl cuenta cómo, a punto de comenzar una presentación, el dueño del bar donde trabajaba le habló solo con una sonrisa:

It's a pretty good crowd for a Saturday, And the manager gives me a smile.
'Cause he knows that it's me they've been comin' to see To forget about life for a while

‘Cause he knows that it’s me they’ve been comin’ to see to forget about life for a while.


No están sentados con una rúbrica para juzgar la calidad de la interpretación ni con un cesto lleno de tomates esperando el momento oportuno para atacar. Nada de eso. Uno sube a la tarima y ve en el público a sus compañeros de clase, algún familiar, sus maestros con quienes acaso tendrá clase esa misma semana.

Vienen para dar su apoyo, sus aplausos, para olvidarse un rato de los quehaceres del día a día y disfrutar del espectáculo. Vienen porque quieren estar allí. Y con esa caída en la cuenta que es como un despertar, los nervios se disipan, la complicidad en el escenario es manifiesta y todo sale lo mejor posible. El ánimo que se vive lo expresa bien el estribillo de la misma canción:

Well we're all in the mood for a melody, And you've got us feelin' alright!
 

Termina el concierto. Salimos al frente, agradecemos los aplausos y nos retiramos con la satisfacción del deber cumplido. Esperando con ilusión que siga habiendo Musicosofía en esa ágora que es la Universidad.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Seguro que te interesa alguno de nuestros grados!

opinar_boton_entradas_anteriores

formulario_SI

Aplicaciones anidadas

opinar_banner

¿Quieres proponer el próximo tema?

banner_grados

¿Quieres saber más sobre nuestros grados?

rrss