Header Schemes

Ruta de navegación

mirar_titulo

Mirar

mirar_texto_6

"La memora paralela". Entrevista al artista Hiraki Sawa

Adeliya Bissenbayeva, alumna de 4º curso del grado en Humanidades, nos presenta la entrevista que mantuvo con el artista japonés Hiraki Sawa por su exposición en el Museo de la Universidad de Navarra: “La Memoria Paralela”

 

"Tenía mucha libertad para hacer cualquier cosa. Los artistas son libres de hacer lo que quieran y así es como me influyeron cuando era adolescente".

Hiraki Sawa

Hiraki Sawa (1977) nacido en Ishikawa, Japón, estudió bellas artes y acabó el MFA en escultura en Slade School of Fine Art en Londres, donde trabaja actualmente. Ganó el East International Award al joven artista, con su trabajo “Dwelling” (2002). Este, y muchas otras obras fueron hechas en su casa, en un ambiente completamente cotidiano. La obra, a su vez, representa la “migración” de las personas, aviones, animales y etc. Con esta obra consagró su debut en el mundo y mercado del arte contemporáneo. 

Sawa participó en 6th Asia Pacific Triennial of Contemporary Art en Queensland Art Gallery en Brisbane (2009), the 17th Biennale de Disney (2010), the 2011 Chengdu Biennale a los exhibiciones grupales, como “Encounter: the Royal Academy in Asia” y "Re: Quest -- Japanese Contemporary Art Since the 1970's" at the Museum of Art Seoul National University” (2013). 

Además de sus obras artísticas, Bissenbayeva se dedicó a crear videos como “murmuring”, y “out of the blue”. De esta manera, llegó a crear el proyecto “O”, que consiste de tres pantallas de gran tamaño, diez monitores, y cuatro parlantes. El visitante vive la experiencia in situ en un espacio vivo y casi real. Normalmente, sus videos se ven acompañados por dibujos, fotografía y escultura. 

Hikari Sawa argumenta que a través de la creación artística llega a “manipular el tiempo”. A través de estos dibujos y fotografías que se mueven en el espacio de manera hipnotizadora, el artista se imbuye en los temas de exploración del espacio, el trabajo físico, la fantasía de los niños y la amnesia. 

Del 25 de septiembre de 2019 hasta el 15 de marzo de 2020, se expusó su exposición “La Memoria Paralela” en el Museo Universidad de Navarra. En ella se representa la dualidad de la memoria y la realidad, explorando la amnesia colectiva de la sociedad. La Memoria Paralela consistía de 15 obras pequeñas y grandes y también, de sus dibujos, esculturas y fotografías. Con sus obras Sawa parece demostrarnos, por un lado, la manera en que vivimos y cómo percibimos la realidad, y por otro lado, la manera en que la deberíamos hacer.

E: Empecemos por tu trayectoria en el mundo del arte. ¿Cómo descubriste tu faceta artística? ¿Hubo alguna influencia de tu familia o de tu cultura? 

H: De pequeño me gustaba crear cosas, lo hacía y lo sigo haciendo, como hacer juguetes con los que después jugaba. No me gustaba comprar ninguno, prefería hacerlo yo mismo. Así que es más bien un objeto, más que un dibujo. Tengo una hija y a ella le encanta dibujar, pero a mí me gustaba martillear, golpear cosas y luego construirlas. Eso es lo que me gustaba. Así que, cuando llegué a la escuela primaria o a la secundaria, quería conseguir algún tipo de trabajo en el que se crease. No pensé que sería el arte. 

También me preguntaste por mi familia: no es realmente artística. Mi padre es profesor, enseña en una universidad de economía europea y mi madre solía ser tutora de derecho. No son artísticos en absoluto. Y nadie en mi familia es artístico, excepto mi hermana. Ella es diseñadora gráfica, pero lo dejó. Es exótica en cierto modo, así que ahora está en Brasil, enseñando capoeira.  Una mezcla de danza y arte marcial típico del país.  

Así que probablemente recibí alguna influencia de mi hermana más que de otras partes de la familia. Ella siempre está metida en la música, en la comunicación visual, en el diseño. La admiraba. Para mí era genial ser como ella. Se fue a la universidad en Londres y yo la seguí. Así es como llegué allí.

E: ¿Y qué hay de la inspiración? ¿Te inspiras en el arte japonés?

H: Soy de Japón, así que me interesa aprender las tradiciones y la cultura y estoy dispuesto a aprender la cultura europea-británica. Pero más bien me inspiro en mi vida cotidiana como lo que tienes o lo que la gente tiene normalmente. O cuando te levantas y ves la ventana de fuera. O ya sabes, fuera de ella, cocinar, salir, ir de compras, cosas, voy al estudio y hago cosas, leo un libro, escucho música, hablo con mis amigos... de ahí saco la inspiración. Así que es una mezcla entre lo íntimo con la vida diaria.

E: También quería preguntarte, ya que empezamos a hablar de esto, cuando tienes una idea, una inspiración o una teoría de tu vida cotidiana, ¿cómo planeas trabajar en ella? ¿Cómo es su proceso? 

H: Me encanta hacer cosas tangibles. Así que mi forma de hacer es más una escultura o un visual escultórico, que una producción cinematográfica. No hay un guion ni un storyboard, sólo obtengo material, secuencias que ruedo y luego empiezo a trabajar con eso. Es como hacer una escultura con arcilla o hacer una instalación con productos básicos. Algunos artistas hacen arte a partir de chatarra y otras instalaciones con ella. Es la misma idea, pero yo corrijo algunos elementos visuales y, antes de pensar en historias o narraciones o guiones, normalmente empiezo a trabajar con elementos visuales. Y es como un collage. Ya sabes, encontrar pequeños trozos y pegarlos en una imagen visual, para hacer algo más. A menudo la gente dice que el arte de la hoja puede trabajar con esos cansancios, como hacen esos artistas. Como un collage. Y yo hago lo mismo y veo lo que sale y desarrollo más a partir de ahí. Así que ese es el proceso, así es como trabajo. 

E: Sí, dirías que es más intuitivo, ¿no? 

H: Sí. Simplemente sigo mi intuición más que mi concepto. A veces también, es difícil para mí trabajar con la gente, porque tengo que comunicarme con ellos, eso es lo que quiero, pero entonces algunas personas... bueno si me apoyan, me ayudan, entonces tienen que entenderme, mi intuición. Porque no soy muy bueno comunicando y no soy buena explicando lo que pienso y lo que quiero hacer. Así que creo que eso tiene un efecto positivo y un efecto contrario. 

E: ¿La creación de sus obras artísticas lleva mucho tiempo?

Realmente depende. Creo que un pequeño videoclip tarda unos días, pero si se trata de una gran producción, entonces tarda alrededor de un año y medio. También depende de cómo se defina dónde empiezo a hacer las cosas, porque las inspiraciones me vienen de la vida cotidiana. Entonces, mi idea está sembrada, pero tengo que esperar a que crezca o se multiplique. Así que espero a que esta idea crezca. Fomentarla. Como si es demasiado fresco, entonces no puedo creer que esto es bueno, prefiero esperar. Así que si tengo la inspiración, de, por ejemplo, caminar, tal vez en 4 años retome la idea y comience a  trabajar con él. Así que tal vez sembré la idea hace 10 años, pero empecé a trabajar en ella justo ahora.

También recuerdo las palabras de mi tutora, Phyllida Barlow, que dijo:  "Como artistas, no presentamos la idea, la expresamos. No sabemos qué es, ni si entendemos cómo funcionan las cosas, pero la expresión no consiste en explicar nuestra idea. Pero no es la idea, necesita algo que no conocemos. Siempre estamos buscando, buscándolo".


¿Te ha gustado el artículo? ¡Seguro que te interesan alguno de nuestros grados!

mirar_boton_entradas_anteriores

formulario_SI

Aplicaciones anidadas

mirar_banner

banner_grados

¿Quieres saber más sobre nuestros grados?

rrss