Ruta de navegación

mirar_titulo

Mirar

Aplicaciones anidadas

mirar_texto_2

El renacer en la vida digital

Las humanidades Vs. Wikipedia. Lucas Garmendia, alumno del grado en Historia de la Facultad de Filosofía y Letras, rescata la importancia de estudiar humanidades para aprender a “mirar” el arte.
 

El renacer en la vida digital

El jueves 21 de enero, compartía el diario La Vanguardia en sus redes sociales que un artista callejero había realizado una pintada titulada Las Tres Vacunas, inspirándose o tomando como ejemplo el cuadro del pintor renacentista italiano Rafael Las Tres Gracias.

Inmediatamente, he compartido la publicación, orgulloso de mis conocimientos, en mi cuenta acompañada de esta frase “Esto es del Renacimiento. Para esto sirve mi carrera”

No obstante, ahora me doy cuenta de que cualquiera puede saber lo mismo que yo sobre esta obra con el simple hecho de ir a su ordenador, teclear el título y autor de la obra, y entrar en el nuevo árbol de la sabiduría; también conocido como Wikipedia. Sí, esta página web nos ofrece la posibilidad de conocer las obras más importantes de la humanidad sin salir de casa, sin hacer las colas de los museos (que cada vez van a menos...). Visto así, son todo ventajas, ¿o no?

Pues siento decir que no. Y es un no rotundo. El conocer que nos ofrece Wikipedia es un conocer superficial, algo vacío. Alguno os preguntaréis ¿cómo puede ser un conocimiento vacío, si toda la información está ahí? Pues, permitidme el atrevimiento, aprendéis equivocadamente. El arte hay que vivirlo, y para vivirlo hay que verlo. Pero verlo de verdad, estando tú delante de la obra. 

Cada día estamos más sumergidos en una sociedad que cree tenerlo todo a golpe de clic o de búsqueda de Google (que el teclear en un ordenador también es arcaico, como ir al museo). Una sociedad que se enfría y que a ciencias como las humanísticas, las desprestigia o les quita valor con frases como “Cuatro años de carrera para que todo esté en Wikipedia, qué pringao eres” o, mi favorita “Y después, ¿de qué vas a vivir?”.

Yo, a contracorriente de la sociedad, les digo con orgullo que mi carrera, y que en general las humanísticas, sirven para entender mejor a las personas y que nuestra carrera nos ayuda a relacionarnos con otros, ya que necesitamos sentir al resto. 

Y de cara al arte, el observar una obra delante de ella, en un museo, parándote a reflexionar en la razón de ser de la obra, en lo que retransmite (y no solo sentimientos, también el mensaje intelectual que hay detrás de ellas). Para vivir de verdad el arte, es necesario acudir a él de forma física para entender todo lo que esconde esa joya artística que seguimos valorando hoy en día y que fue pintada hace 5 siglos. Y dónde mejor que llevar este proceso reflexivo que en la casa de la obra, en el museo. 

Como dijo un profesor de esta universidad antes de su examen “El arte es sentimiento, pasión y vida”. Y esto es algo que nunca debemos de olvidar. 
 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Seguro que te interesa alguno de nuestros grados!

rrss