Blogs

Farewell of Espérance Nyirasafari (left) as minister of Gender and Family Promotion, in Rwanda's capital in 2018 [Rwanda's Gov.]

▲ Farewell of Espérance Nyirasafari (left) as minister of Gender and Family Promotion, in Rwanda's capital in 2018 [Rwanda's Gov.]

ESSAY María Rodríguez Reyero

South Africa is ranked 17th in the World Economic Forum's 2020 Global Gender Gap Index[1] (a two place increase from 2019), while Rwanda is ranked 9th (a three place decline from the previous year). Interestingly, Spain is ranked 8th (a major gain of 11 places in one year). Since 2018, Spain has made a gain of 21 places, which is only rivaled by countries like Madagascar (22), Mexico and Georgia (25) and Ethiopia (35).

Regarding political participation and governance in the last decade, the number of African women in ministerial posts has tripled. African women already account for 22.5% of parliamentary seats, a similar percentage to that of Europe (23.5%) and higher than that of the US (18%). However, does the increase in female participation in high political positions lead to a real improvement in the lives of other women? Or is female participation only a façade?

This study’s main aim is to explore the impact that women’s participation in politics has on the circumstances of the rest of women in their countries. The study is based on secondary research and quantitative data collection and will objectively analyze the situation in Spain, Rwanda, and South Africa and draw pertinent conclusions.

Rwanda

From April to July 1994, between 800,000 and one million ethnic Tutsis were brutally killed during a 100 day killing spree perpetrated by Hutus [2]. After the genocide, Rwanda was on the edge of total collapse. Entire villages had been destroyed, and social cohesion was in tatters. Yet, this small African country has made a remarkable economic turnaround since the genocide. The country now boasts intra-regional trade and has positioned itself as an attractive destination for foreign investment, being a leading country in the African economy. Rwanda’s economy appears to be thriving, with annual GDP growth averaging 7.76% between 2000 and 2019, and “growth expected to continue at a similar pace over the next few years” according to a recent study of World Finance.[3] About 70% of the survivors of the fratricidal struggle between Hutus and Tutsis are women, and thus women play a role of utmost importance in the recovery of Rwanda.[4]

The Rwandan genocide ended with the deaths of one million people and the rape of more than 200,000 women.[5] Women were the clear losers of the conflict, yet the conflict also enabled women to become the main economic, political and social engine of Rwanda during its recovery from the war. Roles traditionally assigned to men were assigned to women, which turned women into more active members of society and empowered them to fight for their rights. The main area where this shift has been felt is in politics, where gender parity reaches its highest level thanks to Rwanda’s continued commitment to equal representation. This support has led the proportion of women in the Rwandan National Parliament to even exceed that of men in the lower house, which consists of 49 women out of a total of 89 representatives.[6]

The body responsible for coordinating female protection and empowerment is the Ministry of Gender and Family Promotion, promoter of the National Gender Policy. The minister of Gender until 2018 was Espérance Nyirasafari. Nyirasafari was responsible for several main changes in Rwandan society including the approval of laws against gender-based violence. She now serves as one of two Vice Presidents of the senate of Rwanda.

Consequently, Rwanda illustrates African female advancement. In addition to currently being the world's leading country in female representation in Parliament, (in which women hold nearly 60% of the seats), Rwanda reached the fourth highest position in the las World Economic Forum's gender gap report. The only countries that came close in this respect were Namibia and South Africa.

The political representation of women in Rwanda has led to astonishing results in other areas, notably education. Rwanda’s education system is considered one of the most advanced in Africa, with free and compulsory access to primary school and the first years of high school. About 100% of Rwandan children are incorporated into primary school and 75% of young people ages 15+ are literate. However, high school attendance is significantly low, counting with just 23% of young people, of which women represent only 30%.[7] Low high school attendance is mainly due to the predominance of rural areas in the country, where education is more difficult to access, especially for women, who are frequently committed to marriage and the duties of housework and family life from a very young age. Despite the growing data and measures established, education is in reality very hard to achieve for women, who are mostly stuck at home or committed to other labor.[8]

Regarding the legislative measures put in place to achieve gender equality and better conditions and opportunities for women, Rwanda does not score high. Despite being one of the most advanced countries in gender equality, currently, no laws exist to ensure equal pay or non-discrimination in the hiring of women, according to WEF’s 2019 report, even if some relevant legal measures have been effectively been put into practice since the ratification of the 2003 Constitution, which demonstrates the progress on gender equality in Rwanda.

The Constitution also argues that the principle of gender equality must prevail in politics and that the list of members of the Chamber of Deputies must be governed by this equitable principle. The law on gender violence passed in 2008 is proof of national commitment to women's rights, as it recognizes innovative protections such as the prohibition of spousal rape, three months of compulsory maternity leave (even some Western countries such as the United States lack this protection) or equal rights in inheritance process regardless of gender.[9]

Finally the labor law passed in 2009 establishes numerous protections for Rwandan women, such as receiving the same salary as their male colleagues or the total prohibition of any gesture of sexual content towards them.

Some of the most relevant progress made in Rwanda are the reduction of the percentage of women in extreme poverty from 40% in 2001 to 16.3% in 2014, and the possession of land by 26% of women personally and 54% in a shared way with their husbands.[10] Thanks to the work and commitment of female politicians, Rwandan women today enjoy inalienable rights which women in many other countries can only dream of.[11] This ongoing egalitarian work has paid off: Rwanda is as mentioned above the 9th country in the world with a smaller gender gap, only behind Iceland, Nicaragua, Finland, Sweden, and Norway. In the annual study of the World Economic Forum, only five countries (including Rwanda, the only African) have surpassed the 50% barrier in terms of reducing the gender gap in politics. Likewise, the gender parity in economic participation that Rwanda has achieved is of great relevance, which has made it the first country in the world to include women in the world of work and equal economic remuneration. Rwanda is a regional role model in terms of egalitarian legislation.[12]

South Africa

According to IMF and World Bank latest data, South Africa currently is the second most prosperous country of the whole continent, only surpassed by Nigeria. The structure of its economy is that of a developed country, with the preeminence of the services sector, and the country stands out for its extensive natural resources, thus being considered one of the largest emerging economies nowadays. South Africa also has a seat in the BRICS economy block (with Brazil, Russia, India, and China) and is a member of the G20.

Despite its economic position, the country is also home to great inequality, largely bequeathed in its history of racial segregation. According to the New York Times, the post-apartheid society had to face great challenges: it had to “re-engineer an economy dominated by mining and expand into modern pursuits like tourism and agriculture while overcoming a legacy of colonial exploitation, racial oppression, and global isolation — the results of decades of international sanctions."[13] However, what is the role of women in this deep transformation? Has their situation improved or are they the new discriminated ones?

South Africa continues to lead the way in women's political participation in the region with 46% of women in the House of Assembly and provincial legislatures and 50% of women in the cabinet after the May 2019 elections. All the speakers in the national and provincial legislatures are women. Women parliamentarians rose from 40% in 2014 to 46% in 2019.

Rwanda, Namibia and South Africa are ranked in the top 20 countries in reducing the gender gap. On the other hand, South Africa does have established legislation about equality in salaries, but not in non-discrimination in the hiring process according to the data collected by the World Economic Forum in January 2020.

South Africa is writing a new page in its history thanks to the entry of Nkosazana Dlamini-Zuma (she was elected in 2012 president of the African Union Commission becoming the first woman to lead this organization, and currently serves as Minister of Planning, Monitoring, and Evaluation in South Africa’s Government) and other women, such as Lindiwe Nonceba Sisulu (minister of International Relations and Cooperation until 2019) into the political competition.

Subsequently, women have always been involved in political organizations, as well as in the trade union movement and other civil society organizations. Although evolving in a patriarchal straitjacket due to the social role women had assigned, they don't waited for "the authorization of men" to claim their rights. This feminine tradition of political engagement in South Africa has resulted the writing of a protective Constitution for women in a post-apartheid multiracial and supposedly non-sexist context.

However, this has not led to an effective improvement in the real situation of women in the country. According to local media data,[14] a woman dies every eight hours in South Africa because of gender violence and, according to 2016 government statistics, one in five claims to have suffered at some time in her life. Besides, in South Africa, about 40,000 violations are reported annually, according to police data, the vast majority reported by women. These figures lead South Africa's statistics agency to estimate that 1.4 out of every thousand women have been raped, which places the country with one of the highest rates of this type in the world.[15]

Spain

After a cruel civil war, followed by 36 years of dictatorship, Spanish society was looking forward to a change, and thus the democratic transition took place, transforming an oppressed country into the Spain we nowadays know. In many occasions, history tends to forget the 27 women, deputies and senators of the 1977 democratic legislature who were architects of this political change (divorce law, legalize the sale of contraceptives, participate in the drafting of the Constitution of 1978, amongst others). These women also having an active role in politics, something unusual and risky for a woman at that time (without rights as basic as owning property or opening a bank account during the dictatorship). It is clear that women played a crucial role in the transformation of Spanish society, but has it really been effective?

Spain’s new data since the establishment of a new government in January 2020 is among the top 4 European countries with the highest female proportion: behind Sweden (with 47.4%), France (47.2%) and Finland (45.8%), according to the latest data published by the European Institute for Gender Equality (EIGE).[16] After the last elections in November, Spain is placed in tenth place in the global ranking. Ahead, there are Rwanda (with 61.3%), Cuba (53.2%), Bolivia (53.1%), Mexico (48.2%) and others such as Grenada, Namibia, Sweden, Nicaragua, and Costa Rica, according to data published by the World Bank. Of the 350 congress deputies, 196 are men and 154 are women, meaning that 56% of the members of the House of Representatives are men while 44% are women.

In Spain, also almost every child gets a primary education according to OECD but almost 35% of Spanish young people do not get a higher education. Of those who do go to university nearly 60% of all the students are women. They also get better grades and take on average less time to graduate than men but are less likely to hold a power position: according to PwC Spain last data, only a 19% of all directive positions are held by women, 11% of management advice are women and less than a 5% are women in direction or presidency of Spanish enterprises. This is since at least 2.5 million women in Spain cannot access the labor market because they have to take care of family care. Among men, the figure is reduced to 181,000. The data has been given by the International Labor Organization (ILO). The study also revealed that women in Spain perform 68% of all unpaid care work, dedicating twice as much time as men. About 25% of inactive women in Spain claim that they cannot work away from home because of their family charges. This percentage is much higher than those of other surrounding countries, such as Portugal (13%) or France (10%) and the European average. It is also much larger than that of Spanish men who do not work for the same reason (3%).

Regarding gender-based violence, even if Spain has since 2004 an existing regulation to severely punish it, in the year 2019 a total of 55 women have been killed by their partners or ex-partners, the highest death toll since 2015, with a total of 1,033 since they began to be credited in 2003, according to the balance of the Government Delegation for Gender Violence last data.

Conclusion

To sum up, even if African countries such as Rwanda and South Africa have more women representation and are doing well by-passing laws and measures, due to cultural reasons such as a more ingrained patriarchal society, community interventions, family pressure or the stigma of single mothers, gender equality is more difficult in Africa. Culture, in reality, makes it more difficult to be effective, whereas in Spain the measures implemented, even if they are apparently less numerous, are more effective when it comes to creating institutions that protect women. Women in Africa usually depend a lot on their husbands; they very often suffer in silence not to be left alone without financial support, a situation that in Spain has been tacked without problems.

It is not so much a legislative issue but a cultural one: in Spain, if a woman suffers gender violence and reports it, it is more likely that she would be offered government's help (monetary help, job opportunities...) in order to start a new life, and she most certainly will not be judged by society due to her circumstances. Whereas in South Africa for example, a UN Women rapporteur estimated that only one in nine rapes were reported to the police and that this number was even lower if the woman was raped by a partner, this mainly being due to the social stigma still present nowadays. In Rwanda, a 2011 report from the Rwandan Men's Resource Centre said 57% of women questioned had experienced violence from a partner, while 32% of women had been raped by their husbands, this crime being admitted by only 4% of men, as rape in marriage is seen as a normal situation due to cultural reasons: women still depend somehow on their husbands, and family is the center of society, so it must not be broken.

In numerous occasions, in African countries justice is taken at a different level, in order not to disturb the social and familial order; frequently, rape or gender violence is tackled amongst the parties by negotiating or by less traditional justice systems such as community systems like Gacaca court in Rwanda (a  social form of justice designed to promote communal healing, massively used after Rwandan genocide),[17] something unbelievable in Spain, where according to official data from Equality Ministry, last year more than 40.000 reports for gender violence were heard by courts.[18]

In regard to inequality and according to the latest IMF studies, closing the gender gap in employment could increase the GDP of a country by 35% on average, of which between 7 and 8 percentage points correspond to increases in productivity thanks to gender diversity. Having one more woman in senior management or on the board of directors of a company raises the return on assets between 8 and 13 basis points. Consequently, we could state that, as shown by the data (not only those provided by the IMF, but the evident improvements that have taken place throughout this decade in Spain, Burundi, Rwanda, and South Africa) the presence of women both in top management positions and above all, in politics and governance does lead to a real improvement in the rights and lifestyles of the rest of the women, and a substantial improvement of the country as a whole.

However, after their arduous and tricky climb to the top, women inherit a political system which is difficult, if not almost impossible, to change in a few years. Furthermore, the question of the application of laws, when they exist, by the judicial system is a huge challenge in all states as well as making effective all the measures for the reduction of gender inequality. This supposes such a great challenge, not only for these women but also for the whole society, as having arrived where we are.

 


[1] World Economic Forum (December 2020), The Global Gender Gap Report 2020. World Economic Forum. Accessed 14/02/2020

[2] Max Roser and Mohamed Nagdy (2020), "Genocides". Published online at OurWorldInData.org. Accessed 14/02/202

[3] Natalie Keffler (2019)., ‘Economic growth in Rwanda has arguably come at the cost of democratic freedom’, World Finance. Accessed 14/02/2020

[4] Charlotte Florance (2016), 22 Years After the Rwandan Genocide. Huffpost. Accessed 14/02/2020

[5] Violet K. Dixon (2009), A Study in Violence: Examining Rape in the 1994 Rwandan Genocide. Inquires journal. Accessed 14/02/2020

[6] Inter-parliamentary Union (2019), ‘Women in national Parliaments’. IUP. Accessed 14/02/2020

[7] World Bank (2019), The World Bank in Rwanda. World Bank. Accessed 14/02/2020

[8] Natalie Keffler (2019)., ‘Economic growth in Rwanda has arguably come at the cost of democratic freedom’, World Finance. Accessed 14/02/2020

[9] Tony Blair. (2014), ‘20 years after the genocide, Rwanda is a beacon of hope.’ The Guardian. Accessed 14/02/20

[10] Antonio Cascais (2019), ‘Rwanda – real equality or gender-washing?’ DW. Accessed 14/02/2020

[11] Álex Maroño (2018), ‘Ruanda, ¿una utopía feminista?.’ El Orden Mundial. Accessed 14/02/2020

[12] Alexandra Topping (2014), ‘The genocide Conflict and arms Rwanda's women make strides towards equality 20 years after the genocide.’ The Guardian. Accessed 14/02/2020

[13] Peter S. Goodman (2017), ‘End of Apartheid in South Africa? Not in Economic Terms.’ The New York Times Sitio. Accessed 14/02/2020

[14] Gopolang Makou (2018), ‘Femicide in South Africa: 3 numbers about the murdering of women investigated.’ Africa Check. Accessed 14/02/2020

[15] British Broadcasting Corporation (2019), ‘Sexual violence in South Africa: 'I was raped, now I fear for my daughters'. BBC News. Accessed 14/02/2020

[16] European Institute for Gender Equality (2019). ‘Gender Equality Index.’ EIGE. Accessed 14/02/2020

[17] Gerd Hankel. (2019), ‘Gacaca Courts’, Oxford Public International Law. Accessed 14/02/2020

[18] Instituto de la mujer (2016), ‘Estadísticas violencia de género.’ Ministerio de Igualdad de España. Accessed 14/02/2020

Categorías Global Affairs: África Orden mundial, diplomacia y gobernanza Ensayos

El 27% de la riqueza privada total latinoamericana está depositada en territorios que ofrecen un tratamiento impositivo favorable

Latinoamérica es la región mundial con mayor porcentaje de riqueza privada “offshore”. La cercanía de paraísos fiscales, en diversos países o dependencias insulares del Caribe, puede facilitar la llegada de esos capitales, algunos generados de forma ilícita (narcotráfico, corrupción) y todos evadidos de unas instituciones fiscales nacionales con poca fuerza supervisora y coercitiva. Latinoamérica dejó de ingresar impuestos en 2017 por valor de 335.000 millones de dólares, lo que representó el 6,3% de su PIB.

Playa del Caribe [Pixabay]

▲ Playa del Caribe [Pixabay]

ARTÍCULOJokin de Carlos Sola

Contrasta la riqueza natural de los países latinoamericanos con la precariedad de la situación económica de buena parte de sus sociedades. Tierras ricas en petróleo, minerales y bienes primarios no consiguen en ocasiones alimentar a todos sus ciudadanos. Una de las razones de esa deficiencia es la frecuencia con la cual empresas y dirigentes tienden a evadir impuestos, alejando el capital de sus países.

Una de las razones de la tendencia a evadir impuestos es el gran tamaño de la economía sumergida y las carencias de los Estados para implementar los sistemas impositivos. Otra es la presencia cercana de paraísos fiscales en el Caribe, básicamente vinculados históricamente a Reino Unido. Estos territorios con características fiscales beneficiarias han atraído capital proveniente del continente.

Historia

La historia de la evasión fiscal es larga. Su relación con Latinoamérica y los archipiélagos británicos caribeños, sin embargo, tiene su origen en la caída del Imperio Británico.

A partir de 1945, Gran Bretaña comenzó a perder poco a poco las posesiones coloniales que tenía repartidas por el mundo. El efecto financiero fue claro: millones de libras se perdieron o fueron sacadas de operaciones en todo el imperio. Para hacer frente a esa situación y poder mantener su poder financiero mundial, los banqueros de la City de Londres pensaron en crear campos de acción fuera de la jurisdicción del Banco de Inglaterra, desde donde pudieran operar también banqueros de todo el mundo (especialmente norteamericanos) para evitar sus respectivas regulaciones nacionales. Surgió entonces una nueva oportunidad en los territorios de ultramar británicos, algunos de los cuales no se independizaron, sino que mantuvieron su vinculación, aunque laxa, con Reino Unido. Fue el caso del Caribe.

En 1969 las islas Caimán crearon la primera legislación sobre secreto bancario. Fue el primer territorio de ultramar convertido en paraíso fiscal. A partir de oficinas establecidas allí, los bancos de la City fueron generando redes de operaciones no reguladas por el Banco de Inglaterra y con apenas supervisión local. Pronto otras jurisdicciones caribeñas siguieron los mismos pasos.

Los paraísos fiscales

Los principales paraísos fiscales del Caribe son territorios británicos de ultramar como las islas Caimán, Vírgenes y Montserrat, o algunas excolonias británicas luego independizadas, como las Bahamas. Se trata de islas con poca población y una economía pequeña. Muchos de los políticos y legisladores de esos lugares trabajan para el sector financiero británico y garantizan el secreto dentro de sus territorios.

A diferencia de otros emplazamientos que también pueden considerarse paraísos fiscales, las islas de influencia británica del Caribe ofrecen un segundo nivel de secreto además del legal: el fideicomiso. La mayor parte de quienes tienen bienes en sociedades establecidas en esos territorios lo hacen a través de la figura del fideicomiso. Bajo este sistema el beneficiario guarda sus bienes (acciones, propiedades, sociedades, etc.) en un fideicomiso el cual es administrado por un fideicomisario. Estos elementos (fideicomiso, beneficiario, fideicomisario, empresas fantasmas, etc.) están repartidos en diversas estructuras vinculadas a diferentes jurisdicciones caribeñas. De esa forma, un fideicomiso puede estar establecido en una jurisdicción, pero sus beneficiarios estar en otra diferente, el fideicomisario en una tercera y las empresas fantasmas en una cuarta. Se trata de un tipo de estructuras que para los gobiernos son casi imposibles de desarticular. Por ello cuando gobiernos de ultramar se comprometen a compartir información bancaria, por presiones de Washington o Bruselas, esta resulta es de poca utilidad por la propia estructura de secreto mencionada.

Impacto en Latinoamérica

La legislación sobre el secreto bancario surgió en Latinoamérica con el objetivo de atraer capital obtenido de forma lícita. Sin embargo, durante la década de 1970 y de 1980 esa protección sobre los datos de las cuentas corrientes atrajo también el capital obtenido a través de medios ilícitos, como el narcotráfico y la corrupción.

Durante esos años capos del tráfico de droga como Pablo Escobar usaron los beneficios de las Islas Caimán y otros territorios para esconder fortunas y propiedades. Por otra parte, varias de las dictaduras latinoamericanas también utilizaron estos mecanismos para esconder el enriquecimiento de sus líderes a través de la corrupción o incluso también de la droga, como ocurrió con el panameño Manuel Noriega.

Con el tiempo comunidad internacional aumentó su presión sobre los paraísos fiscales. En los últimos años las autoridades de las Islas Caimán y Bahamas han hecho esfuerzos para que sus estructuras de secreto no sean usadas como lavado de dinero del crimen organizado, pero no todos los territorios considerados paraísos fiscales han hecho lo mismo.

Esas redes opacas son utilizadas por una parte considerable de las grandes fortunas latinoamericanas. El 27% de la riqueza privada total de América Latina está depositada en países que ofrecen un tratamiento impositivo favorable, lo que le convierte en la región del mundo con mayor proporción de capitales privados en esos lugares, de acuerdo con un estudio de Boston Consulting Group de 2017. Según esta consultora, ese desvío de la riqueza privada es mayor en Latinoamérica que en Oriente Medio y África (23%), Europa del Este (20%), Europa Occidental (7%), Asia-Pacífico (6%) y Estados Unidos y Canadá (1%). 

Los paraísos fiscales son el destino de una parte difícil de precisar del total de 335.000 millones de dólares objeto de evasión o elusión fiscal que hubo en la región en 2017, cifra que constituyó el 6,3% del PIB latinoamericano (4% dejado de ingresar en el impuesto de la renta de las personas físicas y 2,3% en el IVA), tal como se especifica en el informe Panorama Fiscal de América Latina y el Caribe 2019 de la CEPAL. Esta comisión económica de la ONU para la región destaca que en promedio los países latinoamericanos pierden más del 50% de sus ingresos por concepto de impuesto de la renta.

 

 

La conexión con Londres

Ha habido diversas teorías sobre el papel jugado por Londres en relación a los paraísos fiscales. Esas teorías coinciden en presentar una conexión de intereses entre las sociedades opacas y la City de Londres, en una red de complicidad en la que incluso podrían haber participado el Banco de Inglaterra y el gobierno británico.

La más importante fue expresada por el autor británico Nicholas Shaxson en el libro Treasure Island. La tesis fue desarrollada más tarde por el documental Spiders Web, producido por la organización Tax Justice Network, cuyo fundador, John Christiansen, trabajó como asesor para el gobierno de Jersey, que es una jurisdicción especial.

La City de Londres cuenta con una administración separada, elegida por los todavía existentes gremios, los cuales representan a la clase comercial y bancaria de la ciudad. Esto permite que las operaciones financieras que se desarrollan en esa zona de la capital británica escapen parcialmente del control del Banco de Inglaterra y de las regulaciones gubernamentales. Una City atractiva para el capital extranjero y próspera beneficia grandemente a la economía británica, pues su actividad supone el 2,4% del PIB del país.

La soberanía británica sobre los territorios de ultramar que sirven de paraísos fiscales lleva en ocasiones a acusar a Reino Unido de complicidad con esas redes financieras. Downing Street responde que se trata de territorios que operan con una gran autonomía, por más que Londres ponga al gobernador, controle la política exterior y tenga poder de veto sobre las legislaciones que se aprueban en esos lugares.

Además, es cierto que el Gobierno británico ha apoyado en la última década una mayor coordinación internacional para incrementar el escrutinio sobre los paraísos fiscales, obligando a las autoridades de esos lugares a entregar relevante información fiscal, si bien la estructura de los fideicomisos sigue actuando contra la transparencia.

Corregir la situación

Los problemas de Latinoamérica con relación a la evasión fiscal pueden estar más relacionados con la propia fragilidad de sus propias instituciones fiscales que a la presencia de paraísos fiscales cercanos al continente americano. Al mismo tiempo, algunos paraísos fiscales se han beneficiado de la inestabilidad y la corrupción política en Latinoamérica.

Los efectos de la fuga de capitales nacionales hacia esos lugares de regímenes fiscales especiales son claramente negativos para los países de la región, pues les priva de mayor actividad económica y posibilidades recaudatorias, lastrando la capacidad del Estado para acometer una necesaria mejora de los servicios públicos.

Por ello es imperativo que se establezcan ciertas políticas de corrección. En el campo de las políticas nacionales se deberían crear mecanismos para evitar la evasión y la elusión fiscales. Al mismo tiempo, a nivel internacional se deberían configurar iniciativas diplomáticas para acabar con las estructuras de los fideicomisos. La OEA ofrece, en este sentido, un importante marco negociador no solo con ciertos territorios de ultramar, sino con sus propias metrópolis, pues estas, como es el caso del Reino Unido, son miembros observadores permanentes de la organización hemisférica.

Categorías Global Affairs: Orden mundial, diplomacia y gobernanza Artículos Latinoamérica

Las siempre complicadas negociaciones se ven dificultadas aún más por los 75.000 millones de euros que el Reino Unido deja de aportar

ANÁLISIS / Pablo Gurbindo Palomo

Las negociaciones para el presupuesto europeo para el periodo 2021-2027 son cruciales para el devenir de la Unión. Tras el fracaso de la cumbre extraordinaria de los días 20 y 21 de febrero el tiempo se acaba y los Estados miembros deben aparcar sus diferencias para llegar a un acuerdo antes del 31 de diciembre de 2020.

La negociación de un nuevo Marco Financiero Plurianual (MFP) europeo es siempre complicada y capital pues la ambición de la Unión depende de la cantidad de dinero que los Estados miembros estén dispuestos a aportar. Pero la negociación de esta nueva partida presupuestaria, para el periodo 2021-2027, tiene una complicación añadida: es la primera sin el Reino Unido tras el Brexit. Esta complicación no reside en la ausencia de los británicos en las negociaciones (para algunos eso es más un alivio) sino en los 75.000 millones de euros que han dejado de aportar.

¿Qué es el MFP?

El Marco Financiero Plurianual es el marco presupuestario de la UE a largo plazo y establece los límites de gasto de la Unión, tanto en su conjunto como en sus diferentes ámbitos de actividad, para un plazo no inferior a 5 años. Aparte, el MFP incluye una serie de disposiciones y de “instrumentos especiales” más allá, para que, aún en circunstancias imprevistas como crisis o emergencias, puedan emplearse fondos para afrontar el problema. Por eso el MFP es capital, pues marca las prioridades políticas y los objetivos para los próximos años.

Este marco es propuesto inicialmente por la Comisión y, sobre esta base, el Consejo (compuesto por todos los Estados miembros) negocia y tiene que llegar a un acuerdo unánime. Tras esto la propuesta es enviada al Parlamento Europeo para su aprobación.

La cantidad que se destina al MFP se calcula con la Renta Nacional Bruta (RNB) de los Estados miembros, es decir, la suma de las retribuciones de los factores de producción de todos los miembros. Pero también forman parte derechos aduaneros, gravámenes agrícolas y azucareros y otros ingresos como el IVA.

Alianzas para la guerra

En la UE hay países que son “contribuidores netos” y otros “receptores netos”. Unos pagan más a la Unión de lo que reciben a cambio y otros, por contra, reciben más de lo que aportan. Por ello las posturas de los países están viciadas cuando afrontan estas negociaciones: unos quieren pagar menos dinero y otros no quieren recibir menos.

Como toda guerra europea que se precie, las alianzas y coaliciones han sido formadas previamente.

La propuesta de la Comisión para el MFP 2021–2027, realizada el 2 de mayo de 2018, ya puso nerviosas a muchas capitales europeas. La propuesta era del 1,11 % de la RNB (ya excluyendo al Reino Unido). En ella se preveían aumentos presupuestarios para el control de las fronteras, la defensa, la migración, la seguridad interior y exterior, la cooperación al desarrollo y la investigación, entre otros ámbitos. Pero, por otro lado, se preveían recortes en la Política de Cohesión (ayudas para ayudar a las regiones más desfavorecidas de la Unión) y la Política Agrícola Común (PAC).

El Parlamento presentó un informe provisional sobre esta propuesta en la que pidió que se subiera al 1,3 % de la RNB (lo que corresponde a una subida del 16,7% de la propuesta anterior). Además, los parlamentarios pedían, entre otras cosas, que se mantuvieran los fondos para la cohesión y la agricultura como en el marco presupuestario anterior.

El 2 de febrero de 2019 la presidencia finlandesa del Consejo propuso un marco de negociación a partir del 1,07 % de la RNB.

Esta sucesión de acontecimientos provocó la aparición de dos bloques antagónicos: el club de los frugales y los amigos de la cohesión.

El club de los frugales está compuesto por cuatro países del norte de Europa: Suecia, Dinamarca, Países Bajos y Austria. Estos países son todos contribuidores netos y abogan por un presupuesto no superior al 1 % de la RNB. Por otro lado, piden que los recortes se hagan en partidas que consideran “anticuadas” como los fondos de cohesión o la PAC y quieren aumentar el presupuesto en otras como I+D, defensa y lucha contra la inmigración o cambio climático.

El canciller austriaco, Sebastian Kurz, ya ha anunciado que vetará en el Consejo cualquier propuesta que exceda el 1 % de la RNB.

Los amigos de la cohesión integran a quince países del sur y este de la Unión: España, Bulgaria, República Checa, Chipre, Estonia, Grecia, Hungría, Letonia, Lituania, Malta, Polonia, Portugal, Rumanía, Eslovaquia y Eslovenia. Todos estos países son receptores netos y demandan que se mantengan los fondos destinados a la PAC y a la política de cohesión, y que el presupuesto comunitario se base en entre el 1,16 y 1,3 % de la RNB.

Este nutrido grupo se reunió el pasado 1 de febrero en la localidad portuguesa de Beja. Allí trataron de mostrar una imagen de unidad antes de los primeros días de debate del MFP, que se llevarían a cabo en Bruselas los días 20 y 21 de ese mismo mes. También anunciaron que bloquearán cualquier tipo de recorte.

Será curioso ver si con el avance de las negociaciones los bloques se mantendrán fuertes o cada país tirará hacia lo que más le convenga.

Fuera de estos dos grupos destacan los dos grandes contribuidores netos, que son quienes mueven los hilos de lo que ocurre en la UE: Alemania y Francia.

Alemania es más cercana a los frugales al querer un presupuesto más austero y destinar más dinero a partidas más modernas como la digitalización o la lucha contra el cambio climático. Pero ante todo quiere que se llegue a un acuerdo rápido.

Francia, por su parte, es más próxima a los amigos de la cohesión al querer mantener una PAC fuerte, pero también quiere un mayor gasto en defensa.

El problema de los “rebates”

Y si todas estas variables no fueran suficientes, hay que añadir la figura de los cheques compensatorios o “rebates”. Estos son descuentos a la aportación de un país al presupuesto. Esta figura se creó en 1984 para el Reino Unido, durante la presidencia de la conservadora Margaret Thatcher. Para la “Dama de Hierro” la cantidad que aportaba su país al presupuesto era excesiva, ya que la mayor parte del monto (un 70%) iba destinado a la PAC y a los Fondos de Cohesión, de los que el Reino Unido apenas se beneficiaba. Por ello se acordó que el Reino Unido tendría ciertos descuentos en su aportación presupuestaria de forma permanente y completa.

Estos cheques compensatorios se han entregado desde entonces a otros países contribuidores netos, pero estos se tenían que negociar con cada MFP y eran parciales sobre un ámbito concreto como el IVA o las contribuciones. Esta figura ya se intentó eliminar sin éxito en 2005.

Para los frugales y Alemania estos cheques deben mantenerse, en oposición a los amigos de la cohesión y especialmente Francia, que quieren que desaparezcan.

Sánchez busca su primera victoria en Bruselas

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, se juega mucha de su credibilidad tanto en Europa como en España en estas negociaciones.

En Europa, para muchos fracasó en las negociaciones para la nueva Comisión. Sánchez partía en una posición de fuerza al ser el líder de la cuarta economía de Europa, tras la salida del Reino Unido. Además, era el miembro más fuerte del grupo parlamentario socialista, de capa caída los últimos años a nivel europeo, pero segunda fuerza en las elecciones al Parlamento Europeo. Por ello, para muchos, la elección del español Josep Borrell como Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, sin ningún otro socialista en puestos capitales, fue visto como un fracaso.

Sánchez tiene la oportunidad en las negociaciones de mostrarse como un líder fuerte y confiable para que el eje franco-alemán cuente con España para llevar a cabo los importantes cambios que la Unión tiene que hacer en los próximos años.

Por otro lado, en España, Sánchez tiene al campo en pie de guerra por las perspectivas de reducción de la PAC. Y se juega mucha de su credibilidad tras su victoria en las elecciones del año pasado y la formación de la “coalición progresista” con el apoyo de Podemos y los independentistas. El Gobierno español ya se ha posicionado con los agricultores, y no puede permitirse una derrota.

Los agricultores españoles son muy dependientes de la PAC. Según el Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación: “en 2017, un total de 775.000 perceptores recibieron 6.678 millones de euros por esta vía. En el período 2021-2027 nos estamos jugando más de 44.000 millones de euros.”

Estas ayudas de la PAC son de dos tipos diferentes:

  • Ayudas directas: unas se conceden por volumen de producción, por cultivo (denominadas “acopladas”), y las otras, las “desacopladas”, se conceden por razón de las hectáreas, no por producción o por rendimiento y han sido criticadas por algunos sectores.

  • Ayudas indirectas: no van destinadas directamente al agricultor, sino que se utilizan para el desarrollo de las zonas rurales.

El volumen de las ayudas recibidas varía dependiendo del sector, pero pueden suponer hasta el 30 % de la renta de un agricultor. Sin estas ayudas gran parte del campo español y de otros países europeos no puede competir con productos que vienen de fuera de la Unión.

Fracaso de la primera cumbre presupuestaria

Los días 20 y 21 de febrero tuvo lugar una cumbre extraordinaria del Consejo Europeo para llegar a un acuerdo. La cosa no empezó bien con la propuesta del presidente del Consejo, Charles Michel, de un presupuesto basado en el 1,074 % de la RNB. Esta propuesta no convenció a nadie, ni a los frugales por excesiva, ni a los amigos de la cohesión por insuficiente.

La propuesta de Michel incluyó una complicación añadida al querer vincular la entrega de ayudas al cumplimiento del Estado de Derecho. Esta medida puso en guardia al denominado grupo de Visegrado (Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia), pues desde el oeste de la Unión ponen en entredicho los Estados de Derecho de algunos de estos países. Así que otro grupo se sube a la palestra.

Los servicios técnicos de la Comisión lanzaron varias propuestas para intentar contentar a todos. La final fue del 1,069 % de la RNB. Acercándose más al 1 %, e incluyendo un aumento en los “rebates” para Alemania, Holanda, Suecia, Austria y Dinamarca, para contentar a los frugales y atraer a los alemanes. Pero también un aumento en la PAC para contentar a los amigos de la cohesión y Francia, a costa de reducir otras partidas presupuestarias como los fondos en investigación, defensa y exteriores.

Pero los bloques no se movieron. Los frugales siguen enrocados en el 1 %, y los amigos de la cohesión en respuesta han decidido hacer lo mismo, pero en el 1,3 % que propuso el Parlamento Europeo (aunque sepan que no es realista).

Ante la falta de acuerdo Michel disolvió el encuentro; se espera que en las próximas semanas haya conversaciones y se convoque otra cumbre.

Conclusión

La UE tiene un problema: su ambición no se iguala con el compromiso de sus Estados miembros. La Unión tiene que reinventarse y ser más ambiciosa, dicen sus integrantes, pero a la hora de la verdad son pocos los que están dispuestos verdaderamente a contribuir y aportar lo que sea necesario.

La Comisión Von der Leyen llegó con tres planes estrella: el Pacto Verde Europeo para convertir a Europa en el primer continente neutro en carbono; la digitalización, y, de la mano de Josep Borrell, una mayor implicación internacional por parte de la Unión. Pero en cuanto han empezado las negociaciones del presupuesto y se ha visto que esto conllevaría un aumento del gasto, cada país ha tirado hacia lo que más le conviene y han sido este tipo de propuestas las primeras en caer en recortes ante la imposibilidad de un entendimiento.

Se tiene que llegar a un acuerdo para antes del 31 de diciembre de 2020, si no se quiere que no haya dinero para nada: ni para PAC, ni para “rebates” ni incluso para Erasmus.

Los Estados miembros deben entender que para que la UE sea más ambiciosa ellos mismos tienen que ser más ambiciosos y estar dispuestos a involucrarse más, con el aumento del presupuesto que ello conlleva.

Categorías Global Affairs: Unión Europea Orden mundial, diplomacia y gobernanza Análisis

[Angela Stent, Putin’s World: Russia Against the West and with the Rest. Twelve. New York, 2019. 433 p.]

RESEÑAÁngel Martos

Putin’s World: Russia Against the West and with the RestAngela Stent, directora del Centro para Estudios de Eurasia, Rusia y Europa del Este de Georgetown University, presenta en este libro un profundo análisis de la naturaleza de Rusia en estos comienzos del siglo XXI. Para comprender lo que sucede hoy, nos muestra previamente las líneas maestras históricas que dieron forma al masivo heartland que los estadistas rusos han consolidado a lo largo del tiempo.

Rusia aprovechó el escaparate global que suponía la organización del Mundial de Fútbol de 2018 para presentar una imagen renovada. La operación de venta de la marca nacional de Rusia tuvo cierto éxito, como reflejaron las encuestas: muchos espectadores extranjeros (especialmente estadounidenses) que visitaron el país para el torneo de fútbol se llevaron una imagen mejorada del pueblo ruso, y viceversa. Sin embargo, lo que se presentaba como una apertura al mundo, no ha tenido su manifestación en la política nacional o internacional del Kremlin: no se ha aflojado en lo más mínimo el control de Putin sobre el régimen híbrido que gobierna Rusia desde el colapso de la Unión Soviética.

Muchos expertos no pudieron predecir el destino de esta nación en los años 90. Después del colapso del régimen comunista, muchos pensaron que Rusia comenzaría un largo y doloroso camino hacia la democracia. Estados Unidos mantendría su condición de superpotencia única y conformaría un Nuevo Orden Mundial que abarcara a Rusia como potencia menor, igual a otros estados europeos. Pero esas consideraciones no tenían en cuenta la voluntad del pueblo ruso, que entendía la gestión de Gorbachov y Yeltsin como “errores históricos” que debían corregirse. Y esta perspectiva puede verse en los principales discursos de Vladimir Putin: un sentimiento nostálgico por el pasado imperial de Rusia, el rechazo a ser parte de un mundo gobernado por Estados Unidos y la necesidad de doblegar la soberanía de las una vez repúblicas soviéticas. Este último es un aspecto crucial de la política exterior de Rusia que, en distinta medida, ya ha aplicado a Ucrania, Bielorrusia, Georgia y otros.

¿Qué ha cambiado en el alma de los rusos desde el colapso de la Unión Soviética? ¿Han sufrido altibajos las relaciones con Europa a lo largo de la historia del Imperio ruso? ¿Cómo son esas relaciones ahora que Rusia no es un imperio, tras perder casi todo su poder en cuestión de años? La autora nos lleva de la mano por esas cuestiones. La Federación de Rusia, tal como la conocemos ahora, solo ha sido gobernada por tres autócratas: Boris Yeltsin, Dmitry Medvedev y Vladimir Putin, aunque podríamos argumentar que Medvedev ni siquiera cuenta propiamente como presidente, ya que durante su mandato Putin era el líder intelectual que estaba detrás de cada paso adoptado en el ámbito internacional.

Las complicadas relaciones de Rusia con los países europeos tienen un ejemplo notorio en el caso de Alemania, que el libro compara con una montaña rusa (expresión que en castellano es especialmente elocuente). Alemania es la puerta de la Federación hacia Europa, una puerta metafórica que, a lo largo de la historia contemporánea, ha estado entreabierta, abierta de par en par o cerrada, como en este momento. Tras la toma de Crimea las relaciones de la Alemania de Merkel con Moscú se han limitado estrictamente a cuestiones comerciales. Vale la pena resaltar las enormes diferencias que podemos encontrar entre la Ostpolitik de Willy Brandty y la actual Frostpolitik de Angela Merkel. Aunque Merkel se crió en Alemania Oriental, donde Putin trabajó como agente de la KGB durante cinco años, y ambos pueden entenderse tanto en ruso como en alemán, ese vínculo biográfico que los une no se ha reflejado en su relación política.

Alemania pasó de ser el mayor aliado europeo de Rusia (hasta el punto de que el canciller Gerhard Schröder, tras dejar el cargo, fue nombrado después de dejar el cargo de presidente del consejo de administración de Rosneft), a ser una amenaza para los intereses rusos. Después de las sanciones que se impusieron a Rusia en 2014 con el apoyo del gobierno de Alemania, las relaciones entre Putin y Merkel están en su peor momento. Sin embargo, algunos podrían argumentar que Alemania actúa de manera hipócrita dado que ha aceptado y financiado el gasoducto Nordstream, que perjudica fuertemente la economía de Ucrania.

Además de la UE, el otro oponente principal para los intereses rusos es la OTAN. En cada punto del mapa en el que el Kremlin desea poner presión la OTAN ha reforzado su presencia. Bajo el mando de Estados Unidos, la organización sigue la estrategia estadounidense de intentar mantener a raya a Rusia. Y Moscú percibe a la OTAN y a EEUU como el máximo obstáculo para recuperar su esfera de influencia en “near abroad” (Europa del Este, Asia Central) y en Oriente Medio.

La fijación de Putin con las exrepúblicas soviéticas no se ha desvanecido en absoluto con el tiempo. En todo caso, ha aumentado después de la exitosa anexión de la península de Crimea y la guerra civil que se encendió en el Donbass. La nostalgia de Rusia de lo que alguna vez fue parte de su territorio no es más que un pretexto para intentar neutralizar cualquier gobierno disidente en la región y subyugar tanto como sea posible a los países que componen su zona de amortiguación, por razones de seguridad y financieras.

Oriente Medio también juega un papel importante en la agenda de asuntos internacionales rusos. El objetivo principal de Rusia es fomentar la estabilidad y combatir las amenazas terroristas que pueden surgir en lugares escasamente controlados por los gobiernos de la región. Putin ha estado luchando contra el terrorismo islámico desde la amenaza separatista de Chechenia. Sin embargo, sus posibles buenas intenciones en la zona a menudo se malinterpretan debido a su apoyo en todas las formas posibles (incluso bombardeos aéreos) a algunos regímenes autoritarios, como el de Assad en Siria. En esta guerra civil en particular, Rusia está repitiendo el juego de guerra proxy de la Guerra Fría contra EEUU, que por su parte ha estado apoyando a las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) y a los kurdos. El interés de Putin es mantener a su aliado Assad en el poder, junto con la ayuda de la República Islámica de Irán.

Angela Stent dibuja una descripción precisa del pasado reciente de Rusia y su relación con el mundo exterior. Sin ser parcial, logra resumir críticamente lo que cualquier persona interesada en la seguridad debe tener en cuenta al abordar el tema de las amenazas y oportunidades de Rusia. Porque, como declaró el propio Vladimir Putin en 2018, “nadie ha logrado frenar a Rusia”. Aún no.

Categorías Global Affairs: Europa Central y Rusia Orden mundial, diplomacia y gobernanza Reseñas de libros

La crítica a Maduro, la redimensión del abrazo chino y el mayor control migratorio marcan la sintonía con Washington tras diez años de FMLN

El sorprente uso del Ejército para presionar sobre la Asamblea Legislativa salvadoreña a comienzos de febrero, para la aprobación de una partida destinada a seguridad, ha generado alarma internacional sobre lo que puede deparar la presidencia de Nayib Bukele, que accedió al poder en junio de 2019. El haber estrechado en su primer medio año las relaciones con Estados Unidos, tras dos décadas de gobierno de la exguerrilla del FMLN, pudo haber hecho pensar a Bukele que su gesto autoritario sería disculpado desde Washington. La reacción unánime en la región le hizo corregir el tiro, al menos de momento.

Juramentación de Nayib Bukele como presidente, en junio de 2019, junto a su esposa, Gabriela Rodríguez [Presidencia de El Salvador]

▲ Juramentación de Nayib Bukele como presidente, en junio de 2019, junto a su esposa, Gabriela Rodríguez [Presidencia de El Salvador]

ARTÍCULOJimena Villacorta

El Salvador y Estados Unidos tuvieron una estrecha relación durante el largo dominio político del partido de derecha ARENA, pero la llegada al poder en 2009 del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) supuso un alineamiento de El Salvador con los países del ALBA (Venezuela, Nicaragua y Cuba, fundamentalmente), que ocasionó alguna tirantez ocasional con Washington. Además, en 2018, en la recta final de la presidencia de Salvador Sánchez Cerén, se produjo la ruptura de las relaciones diplomáticas con Taiwán y se abrió la posibilidad de inversiones estratégicas de China que fueron vistas con recelo por Estados Unidos (sobre todo la opción de control del puerto pacífico de La Unión, por el riesgo a su uso militar en situación de crisis).

Nayib Bukele ganó las elecciones de comienzos de 2019 presentándose como una alternativa a los partidos tradicionales, a pesar de que fue alcalde de San Salvador (2015-2018) liderando una coalición con el FMLN y de que para las presidenciales se quedó con las siglas GANA, creadas unos años antes como una escisión de ARENA. Su denuncia de la corrupción del sistema político, en cualquier caso, resultó creíble para la mayoría de un electorado ciertamente cansado con el tono bolivariano de los últimos gobiernos.

Durante su campaña electoral Bukele ya abogó por mejorar las relaciones con Estados Unidos, por ser un socio económicamente más interesante para El Salvador que las naciones del ALBA. «Toda ayuda que venga es bienvenida y mejor si es de Estados Unidos», dijo uno de sus asesores. Esos mensajes enseguida tuvieron acogida en Washington, y en el mes de julio el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, visitó El Salvador: era la primera vez en diez años, justamente el tiempo de las dos presidencias consecutivas del FMLN, que el jefe de la diplomacia estadounidense acudía al país centroamericano. Ese viaje sirvió para acentuar la colaboración en materia de lucha contra el narcotráfico y el problema de las pandillas, dos problemas compartidos. «Tenemos que luchar contra la pandilla MS-13, que ha sembrado la destrucción en El Salvador y también en Estados Unidos, porque tenemos su presencia casi en cuarenta de los cincuenta estados de nuestro país», dijo Pompeo.

Acorde con el cambio de orientación que estaba dando, El Salvador pasó a alinearse en los foros regionales contra el régimen de Nicolás Maduro. Así, el 12 de septiembre la representación salvadoreña en la Organización de Estados Americanos (OEA) apoyó la activación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), después de años absteniéndose o votando a favor de resoluciones apoyando la Venezuela chavista. El 3 de diciembre Bukele anunció la expulsión de El Salvador de los diplomáticos del gobierno de Maduro, acción replicada de inmediato por Caracas.

En esos mismos meses El Salvador aceptó los términos del nuevo enfoque migratorio que la Administración Trump estaba perfilando. Durante el verano la Casa Blanca negoció con los países del Triángulo Norte centroamericano acuerdos asimilables al mecanismo de tercer país seguro, mediante los cuales Guatemala, Honduras y El Salvador aceptaban tramitar como demandantes de asilo a quienes pasando por su territorio hubieran acabado en EEUU formalizando esa solicitud. Bukele se entrevistó en septiembre con Trump en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas y firmó el acuerdo, que fue presentado como un instrumento para combatir el crimen organizado, fortalecer la seguridad entre fronteras, reducir el tráfico ilegal y la trata de personas. 

La firma del acuerdo resultó controvertida, pues desde muchas instancias se cuestiona las garantías de seguridad y protección de los derechos que puede ofrecer El Salvador, cuando es su falta la que impulsa la emigración de salvadoreños. Rubén Zamora, exembajador de El Salvador ante la ONU, censuró que Bukele estuviera concediendo mucho a Estados Unidos, sin apenas recibir nada a cambio.

Bukele, no obstante, pudo exhibir en octubre una contrapartida estadounidense: la extensión por un año, hasta enero de 2021, del Estatus de Protección Temporal (TPS) que da cobertura legal a la presencia de 250.000 salvadoreños y sus familias en EEUU. El total de salvadoreños que residen en ese país asciende al menos a unos 1,4 millones, la mayor cifra de migrantes latinoamericanos después de los mexicanos. Esto muestra la gran vinculación de la nación centroamericana, en la que viven 6,5 millones de personas, con la gran potencia del norte, que además es el destino del 80% de sus exportaciones y cuyo dólar es la moneda de uso en El Salvador.

El nuevo presidente salvadoreño pareció truncar esa sintonía con Washington en diciembre, cuando hizo un viaje oficial a Pekín y se entrevistó con el líder chino, Xi Jinping. EEUU había alertado del riesgo de que China aprovechara a nivel estratégico la puerta que se le abría en Centroamérica con el sucesivo establecimiento de relaciones diplomáticas con los países del istmo americano, que hasta hace pocos años eran un reducto de apoyo a Taiwán. En concreto, la embajada estadounidense en El Salvador había sido especialmente activa en denunciar las supuestas gestiones del gobierno de Sánchez Cerén para conceder a China la gestión del Puerto de La Unión, en el Golfo de Fonseca, al que podría unirse una zona económica especial.

Sin embargo, lo que hizo Bukele en ese viaje fue redimensionar, al menos de momento, esa relación con China, limitando las expectativas y calmando las suspicacias estadounidenses. No solo la cuestión del puerto de La Unión parece aparcada, sino que además el presidente salvadoreño circunscribió la asistencia china al terreno de la ayuda al desarrollo a fondo perdido y no en el de la concesión de créditos que luego, en caso de impago, condicionan la soberanía nacional. Bukele precisó que la «gigantesca cooperación» que prometía China era «no reembolsable» y se refirió a proyectos típicos de la cooperación internacional, como la construcción de una biblioteca, un estadio deportivo y una planta depuradora para limpiar las aguas servidas que se vierten en el lago Ilopango, junto a la capital.

Categorías Global Affairs: Orden mundial, diplomacia y gobernanza Artículos Latinoamérica

People in a rural area of Cameroon [Photokadaffi]

▲ People in a rural area of Cameroon [Photokadaffi]

ESSAY EMILIJA ŽEBRAUSKAITĖ

Introduction

In seeking to better understand the grounds of Islamic fundamentalism in Africa, it is worth to looks for the common denominators that make different areas prone to the insurgence of extremism. In the continent of boundaries that were mainly drawn by the Europeans, many countries contain a multitude of cultures and religions, all of them in constant interaction and more often than not – friction with each other. However, in order to classify the region as highly susceptible to the inter-religious or inter-cultural conflict to happen, there are more important factors that must be taken into consideration. Through quantitative study and document analysis, this article, with an example of the rise of Boko Haram in Northern Nigeria and the expansion of the group to the neighbouring countries such as Cameroon, will underline the most important problems that paved the path for the emergence and spread of the Islamic fundamentalism, discussing its historical, social and ideological origins, at the same time providing possible long-time solutions on social and ideological ground.    

The brief history of Islam in Nigeria and Cameroon

The arrival of Islam to Nigeria dates back to the 11th and 12th centuries, when it spread from North Africa through trade and migration. It incorporated Husa and Fulani tribes into the common cultural ground of Islam which extended throughout North Africa, introducing them to the rich Islamic culture, art, Arabic language and teachings. In the 19th century, Fulani scholar named Usman Dan Fodio launched a jihad, establishing a Sokoto Caliphate ruled under a strict form of Shari’a law, further spreading Islamic influence in the region, introducing it for the first time to the area which today forms the Northern part of Cameroon, another country of our analysis.

The Sokoto Caliphate remained the most powerful state in Western Africa until the arrival of the European colonists. As opposed to the Southern part of Nigeria which was colonized and Christianized, the North received a lesser portion of Western education and values, as the Europeans ruled it indirectly through the local leaders. The same happened with Cameroon, which was indirectly ruled by the Germans in the North and experienced a more direct Westernization in the South. Even the indirect rule, however, brought great changes to the political and judicial processes, which became foreign to the local inhabitants. “This was viewed by Muslim northerners as an elevation of Christian jurisprudence over its Islamic judicial heritage” (Thomson, 2012) and the experience was without a doubt a humiliating and painful one – a foreign body destroying the familiar patterns of a lifestyle led for centuries, implementing a puppet government, diminishing the significance of a Sultan to that of a figurehead.

After their corresponding independence in 1960, both Nigeria and Cameroon became what American political scientist Samuel Huntington called cleft countries – composed of many ethnical groups and two major religions – Christianity in the South and Islam in the North. This situation, as described by Huntington, can be called the clash of civilizations between Islamic and Western tradition. He identifies the similarity between the two religions as one of the main reasons for their incompatibility: “Both are monotheistic religions, which, unlike the polytheistic ones, cannot easily assimilate additional deities, and which see the world in dualistic, us-and-them terms” (Huntington, 2002).

The independence also brought secularization of the two countries, thus undermining in both the political Islamism and the idea that Muslims should be ruled by the law of God, and not the law of men. However, the long-lasting Islamic tradition uniting the Northern Nigeria (and to some extent Northern Cameroon, although it was introduced to Islam much later) with the rest of North Africa and separating it from its Southern counterpart prevailed. “The Sokoto Caliphate remains a not-so-very distant and important reference point for Nigeria’s Muslims and represents the powerful role that jihad and Shari’a law played in uniting the region, rejecting corruption, and creating prosperity under Islam” (Thomson, 2012).

Fertile ground for fundamentalism

Out of the romantic sentiments of long lost glory, it is not too difficult to incite resentment for modernity. To a certain extent, a distaste for the Westernization, which was an inevitable part of modernizing a country, is justifiable. After all, European imperialism selfishly destroyed indigenous ways of life enforcing their own beliefs and political systems, ethics, and norms a practice that continued even after decolonisation. Yet, the impetus for the growth of Islamic fundamentalism in Nigeria as well as other places in Africa can be found as much in the current situation as in the past grievances. 

In Nigeria specifically, the gap was further enhanced by different European policies concerning the Northern and Southern parts of the country. Along with the more direct Westernization, the Southern part of Nigeria was also better educated, familiar to Western medicine, bureaucracy, and science. It had an easier time to adapt to forming part of a modern liberal state. According to the data published in Educeleb, by 2017 Nigeria’s literacy rate was 65.1% (Amoo, 2018). All the Southern states were above the national average and all the Northern ones were below. The same statistics also depict the fact that the difference between literacy level between genders is barely noticeable in the Southern states, while in the Northern states the gap is much wider.

Apart from the differences mentioned above, the Southern region is the place where the oil-rich Niger delta, which in 2018 contributed to 87.7% of Nigeria’s foreign exchange, is situated  (Okpi, 2018). It can be argued that the wealth is not equally distributed throughout the country and while the Christian South experiences economic growth, it often does not reach the Northern regions with Muslim majority. “Low income means poverty, and low growth means hopelessness”, wrote Paul Collier in his book The Bottom Billion: “Young men, who are the recruits for rebel armies, come pretty cheap in an environment of hopeless poverty. Life itself is cheap, and joining a rebel movement gives these young men a small change of riches” (Collier, 2007).

The rise of Boko Haram

In this disproportionally impoverished Northern part of the country and with the goal of Islamic purification for Northern Nigeria, a spiritual leader, Muhammad Yusuf, founded an organization which he called People Committed to the Propagation of the Prophet's Teachings and Jihad. The locals, however, named it Boko Haram, which literally means books are forbidden and reflects the organization’s rejection of Western education and values. Boko Haram was founded in 2002 in Borno state, Maiduguri, where Yusuf established a mosque and Koranic school in which he preached Islamic teachings with a goal of establishing an Islamic state ruled by Shari’a law. “Western-style education is mixed with issues that run contrary to our beliefs in Islam” (Yusuf, 2009).

Although the organization seemed to be peaceful enough for Nigerian government to ignore it for the first seven years of its existence, from the start Boko Haram was antagonistic towards the secular government which they associated with corruption, Christian-domination and Western influence. In 2009 the confrontation between the group and Nigeria’s security forces led to and extrajudicial killing of the Muhammed Yusuf in captivity (Smith, 2009). The event became an impetus for the pre-existing animosity Boko Haram felt for the state to grow into an actual excuse for violence. Since 2009 the group was led by Abubakar Shekau who replaced Muhammad Yusuf after his death.

The attacks of the organization became more frequent and brutal, killing many civilians in Nigeria and neighboring countries, Muslims and Christians alike. Although its primary focus laid on the state of Borno, after being pushed out of its capital Maiduguri, Boko Haram became a rural-based organization, operating in the impoverished region around Lake Chad basin (Comolli, 2017). Apart from Nigeria, the countries in which Boko Haram inflicted damage include Niger, Burkina Faso, Chad and Cameroon, the latest being the subject of analysis in this essay.

Impact of Boko Haram in Nigeria and Cameroon

To illustrate the impact the terrorist group had on the socio-economic development of the region, we will look at the Mo Ibrahim Index of African Governance (Ibrahim Index of African Governance, n.d.). As an example, we will evaluate the perception of personal security and level of national security in Nigeria – a country in which the Boko Haram had originated, and Cameroon – one of the countries where it spread after Nigeria’s government launched their counter-terrorism program. The timeline for the graphs runs from the year 2000 to 2016 in order to capture the changes in national security and personal safety in Cameroon and Nigeria. This aid the study in drawing concrete conclusions over a period of time.

 

Figure 1: Impact of Boko Haram on Personal Safety and National Security in Nigeria.

Source: Mo Ibrahim Index

 

The perception of personal safety in Nigeria, according to Mo Ibrahim Index of African Governance, started decreasing since 2010. The tendency can be explained by the fact that in 2009 Nigerian government confronted the fundamentalist group, after which it became more active and violent. The perception of personal safety also dropped after 2014, the year that was marked by the infamous capturing of 276 Chibok schoolgirls out of their school dormitory. When it comes to the index portraying the level of national security, similar tendencies can be seen characterized by the drop of national security in 2009 and after 2014.

 

Figure 2: Impact of Boko Haram on Personal Safety and National Security in Cameroon

Source: Mo Ibrahim Index

 

Another example can be Cameroon, the second most affected country after Nigeria which was infiltrated by Boko Haram in 2009. During that time, however, the presence of the terrorist group in the North of Cameroon was rather unassertive. At first the group was focusing on establishing their connections, gaining Cameroonian recruits, using the country as a transit of weapons to Nigeria (Heungoup, 2016). With the beginning of the kidnapping of foreigners, however, the year 2013 is marked by the drop of national security in the country. By 2014, the Cameroonian government declared war against Boko Haram, to which the group responded with a further increase of violence and thus – further drop of national safety.

An additional peak of terrorist attacks can be noticed after the renewed wave of governmental resistance after the 2015 elections in Nigeria which strongly weakened Boko Haram’s influence, at the same time leading to increasingly asymmetric warfare. In Cameroon only, Boko Haram executed more than 50 suicide bombers attacks, which killed more than 230 people (Heungoup, 2016). In the end, it is clear that despite the efforts of Nigerian and Cameroonian governments in fighting Boko Haram by declaring the war against terrorism, it cannot be said with certainty that the response of the governments of these countries were effective in eliminating or even containing the terrorist group. On the contrary, it seems that pure military resistance only further provoked the terrorist group and led to an increase of violence.

Response of the government

The outbreak of violence at the instigation of Boko Haram elicited a similar response from Nigerian armed forces in 2009 (Solomon, 2012). The office of president Goodluck Johnson launched a military mission in Maiduguri, which united the Nigerian Police Force with the Department of State Security, the army, the navy and the air force (Amnesty, 2011). Extra attention was bestowed upon the emergency regions of Borno, Niger, Plateau and Yobo (Economist, 2011).

In order to prevent Boko Haram from hiding and regrouping in the neighboring states after being actively fought in Nigeria, the government tightened the border security in the North, however, as it has already been explained, the tactics failed miserably as Boko Haram was able to hide and regroup in Nigeria’s Northern neighbors after being pushed out of Nigeria. The effort to prevent Boko Haram from gaining foreign support, financing and reinforcement were also dysfunctional, as the terrorist group was successful in finding allies. With the support of other Islamist groups such as Al Qaeda, the previously local problem is becoming more globalized and requires equally global and coordinated efforts to fight it.

And yet, so far the policy of Goodluck Johnson was proven counterproductive due to the internal problems of Nigerian security process such as corruption, unjustified violence, extrajudicial killings as opposed to intelligence-based operations (Amnesty, 2011, p. 30). Another problem can be identified in the specific case of Nigeria being a melting pot of cultures and religions. Each region requires a unique approach based on the understanding of the culture, values and customs of the area. Yet, the Nigerian soldiers in charge of the safety of the Northern states were National instead of local, making the indigenous population feel controlled by the foreign body.

So far, the policy of president Muhammadu Buhari, who was elected in 2015, was not much more successful than his predecessor’s. At the beginning of his presidency, Buhari was successful in reclaiming the territory occupied by Boko Haram and was quick to announce the defeat of the terrorist group. However, after losing their ground in Nigeria, Boko Haram again retreated to regroup in the neighboring countries, only to reemerge again multiplied into two distinct terrorist organization, further complicating the resistance. Overall, the use of force has proven to be ineffective in striking down terrorism. The previous examples lead to the conclusion that the use of dialogue and changes in national policies, as opposed to pure force, are crucial for the long term solutions.

Solution to Boko Haram

According to United Nations development program report “Journey to Extremism in Africa: Drivers, Incentives and the Tipping Point for Recruitment” the main factors that make a person prone to get involved with fundamentalism are childhood circumstances, lack of state involvement in their surroundings, religious ideologies, and economic factors (UNDP, 2017). In order to prevent violent extremism, it must be tackled in the roots, because, as we have already seen before, facing violence with further violence approach provided little improvement on the status quo.

Childhood experience may be one of the fundamental reasons for joining extremism later. Members of marginalized communities, in which children were facing personal problems such as lack of parental involvement, lack of education, lack of exposure to different ethnicities and religions, are especially vulnerable. In these borderland areas, the children are rarely entitled to social security, they are often distrustful of the government and do not develop any sense of national belonging. The trust that the government favors some over others is only strengthened by personal witnessing of bribe-paying and corruption. The staggering 78% of the responders of the UN research reported being highly mistrustful of the police, politicians and the military (UNDP, 2017).

The isolation and minimum exposure to other ethnic and religious groups also contribute to the feeling of segregation and suspicion towards others. 51% of recruits have reported having joined due to religious beliefs, some in fear of their religion being endangered. However, even a higher percentage of 57 confessed their understanding of the sacred texts to be limited. This closes the circle of poverty and lack of education, with unemployment being the priority factor for 13% of the volunteer recruits questioned. In the end, are there any possible solutions for this continuous lemniscate (UNDP, 2017)? If there are any they must be in line with the theory of security-development nexus. By increasing the quality of the former, the later will be activated into motion and vice versa. Eliminate one of them and the other will stabilize itself naturally. 

The few solutions tackling both lack of security and slow development can be named, starting with combating the traumatizing childhood experiences. Long term solutions are undoubtedly based on the provision of education and social security which would aim to ensure the school attendance, community support for the parents and child-welfare services. The civil education is no less important to encourage the sense of national belonging and trust in the government, which also includes harsher anti-corruption regulations and more government spending directed to the marginalized communities. Strategies to promote a better understanding of the religion as a counterforce for the ignorance leading to easy recruitment, encouraging religious leaders to develop their own anti-extremism strategy, are also solutions that address the often expressed fears of religious groups who feel excluded, their faith being depreciated. The last but not least are the provision of work opportunities in the risk areas - promoting entrepreneurship, facilitating the access of the markets, upgrading infrastructure, basically creating economic opportunities of dignified employment and livelihood. 

Ideological background-check

In the end, underlying question when analyzing Islamic fundamentalism is this: when a Western liberal state, such as the Federal Republic of Nigeria, and Islamic faith meet, is there a possibility of reasonable conversation? Originating in Europe, liberalism, as a political doctrine, grew as an opposition to religious doctrines, seeking to establish a secular government founded on reason. And although functional in the Western societies, is liberalism really compatible with Christianity, and even more unlikely, is it compatible with Islam?

While liberal societies are open to freedom of religion, the Abrahamic Religions, being based on a notion of a singular truth, are not that welcoming of the freedom of thought, at least when it extends beyond the dogmas. Neither are they originally very tolerant of the beliefs that diverge from their own doctrines. Looking back at the Middle Ages, the time of prosperity of the Catholic Church, it can be said that Catholic social structure stands on the obedience to the Pope and the official doctrine of the Church. When it comes to Islam, following similar logic, one can argue that the caliphate with a society (ummah) ruled under the shari’a law is a basis of Islamic social order. In its fundamental forms, both are considered unalterable and divinely originated and neither is compatible with a relativist liberal state whose basis of legitimacy lies far from God’s will. When the two religious doctrines meet in a nation-state, as in the case of Nigeria, there are arguably only two ends to the story.

The first one, which was already mentioned is Huntington’s idea of the clash of civilizations. He argued that the conflict that happens when Islamic and Western civilizations meet is inherent in their doctrines. A secular modern state, being a Western creation, when incorporating Muslim societies only further enhances the friction due to the fact that "the Muslim concept of Islam as a way of life transcending and uniting religion and politics versus the Western Christian concept of the separate realms of God and Cesar" (Huntington, 2002). This makes it more difficult for the Muslims to adapt to the contemporary reality, as in Islam the idea of nation-state is undermined by the concept of ummah (Huntington, 2002).

And although Huntington’s argument that the inherent beliefs of a single truth in both religions in their fundamental forms make them incompatible with each other as well as with the present-day reality of a nation-state based international order, this line of thinking does not promote any kind of solution to the continuous problem of religious and cultural differences, which often manifest themselves in the oppression of one group by another creating friction – a fertile ground for further religious fundamentalism. In a world where the colliding of the different religions in everyday situations are inevitable, we must search for a middle ground.

This brings us to the second outcome, which is arguably the only one that can ever lead to a peaceful end. It, of course, requires compromise from religious groups, a compromise which nobody is likely to make when it comes to their fundamental beliefs, and much needed yet the same, because only the dialogue can lead to mutual respect and understanding, two things that wipe out hostility and fear rooted into ignorance. The second outcome of inter-religious interaction would be what John Rawls called an overlapping consensus between different comprehensive doctrines (Rawls, 1933). As by definition comprehensive doctrines are those, which are compatible with political liberalism, it inherently carries an idea of the necessity of some doctrines to give up on the segments of their ideologies that are incompatible with the aforementioned system.

The capitalist system, for example, originally was not willingly received by the Catholic social teachings, being considered a source of injustice. However, the Church, although never particularly eager for it, learned to accept the dominance of capitalism as a current reality and live with it (Fred Kammer). But would it be possible with the doctrine of shari’a law, for example, which is, after all, a basis of Muslim faith, as some Muslims believe that being ruled by the law of God is the only righteous path? This kind of comparison is hardly just from the beginning, as Jesus, unlike Muhammad, was never a political leader and Christianity was always religious and never political tradition, while Islam was always both. Shari’a law, as the sovereignty of God over people, is completely incompatible with democracy which is based on the idea of the sovereignty of the people over themselves, and we are forced to come back to the question of willingness to compromise again.

John Rawls argues that “A modern democratic society is characterized not simply by a pluralism of comprehensive religious, philosophical, and moral doctrines but by a pluralism of incompatible yet reasonable comprehensive doctrines,” (Rawls, 1933). The doctrines might as well be incompatible and coexist together, but in the end, they will still have to compromise in order to be compatible with liberalism. The modern world will have to learn to do so sooner or later, to give up their universalist beliefs and give them the benefit of the doubt. This is the price for peace everybody must pay: the weak will have to pay more than the strong, but even the strong cannot use the principle of coercion forever. 

Conclusion

In the end, it can be concluded that the insurgence of Islamic fundamentalism in Africa is grounded in common traits such as historical and religious grievances, the relative poverty of one group in proportion to the other, lack of governmental presence and aid in some of the regions. On the micro-level, people are more willing to be recruited when they are uneducated, belong to segregated religious communities, live in relative poverty, do not receive support from the government and live without hope for a better future.

The solution to the spread of extremism, as it has been demonstrated by the example of Nigeria and Cameroon, cannot be rooted purely in the military missions, as they tend to get violent and further decrease the trust of the civilians in their government, closing a circle of us vs. them mentality. The means for solving the problem should include higher governmental presence and aid in the development of the afflicted regions, in the effort of further integration of currently segregated societies by helping them form a part of wider national identity. The idea of integration also transcends to the ideological, religious and cultural level as Islamic fundamentalism often arises from the rejection of Western culture and values that often feel imposed and foreign in the Muslim communities.

The key to the inter-religious conversation, especially when we are talking about Islam and Christianity, two religions that clash ideologically due to mutual assertiveness of sole truth, is the willingness to compromise and adapt to the current social order. If the roots of the problem are not cut off, the friction will continue on to transcend the ideological sphere and manifest itself in the military conflicts, terrorism, even big-scale wars. In an increasingly smaller world, in which the inter-religious interactions cannot be avoided, the decisions must be made. After all, how long we can live in the clash of civilizations?

 

BIBLIOGRAPHY

Amnesty, I. (2011). Nigeria: Human Rights Agenda 2011-2015. Amnesty International Publications, 30.

Amoo, A. (2018, July 30). educeleb.com. Retrieved from educeleb.com: https://educeleb.com/young-adult-literacy-rate-in-nigeria/

Collier, P. (2007). The Bottom Billion. Oxford: Oxford University Press.

Comolli, V. (2017). The evolution and impact of Boko Haram in the Lake Chad Basin. Humanitarian Exchange, 7-10.

Economist, T. (2011). Nigeria's New Government: One and a Half Cheers for the Economy. None for Security. Economist, 56.

Fred Kammer, S. (n.d.). Catholicism and Capitalism. Retrieved from http://www.loyno.edu/jsri/catholicism-and-capitalism

Amnesty, I. (2011). Nigeria: Human Rights Agenda 2011-2015. Amnesty International Publications, 30.

Amoo, A. (2018, July 30). educeleb.com. Retrieved from educeleb.com: https://educeleb.com/young-adult-literacy-rate-in-nigeria/

Collier, P. (2007). The Bottom Billion. Oxford: Oxford University Press.

Comolli, V. (2017). The evolution and impact of Boko Haram in the Lake Chad Basin. Humanitarian Exchange, 7-10.

Economist, T. (2011). Nigeria's New Government: One and a Half Cheers for the Economy. None for Security. Economist, 56.

Fred Kammer, S. (n.d.). Catholicism and Capitalism. Retrieved from http://www.loyno.edu/jsri/catholicism-and-capitalism

Heungoup, H. D. (2016, April 6). Q&A: Boko Haram in Cameroon. Retrieved from International Crisis Group : https://www.crisisgroup.org/africa/central-africa/cameroon/q-boko-haram-cameroon

https://educeleb.com/young-adult-literacy-rate-in-nigeria/. (n.d.).

Huntington, S. P. (2002). The Clash of Civilizations and the Remaking of World Order. New York: SIMON & SCHUSTER.

Ibrahim Index of African Governance. (n.d.). Retrieved from Mo Ibrahim Foundation: http://iiag.online

Lake Chad attack: 'Dozens of fishermen' killed near Cameroon border. (2020, January 3). Retrieved from BBC News: https://www.bbc.com/news/world-africa-50987123

News, B. (2020, January 3). Retrieved from BBC News: https://www.bbc.com/news/world-africa-50987123

News, B. (2020). Lake Chad attack: 'Dozens of fishermen' killed near Cameroon border. BBC News.

News, B. (2020). Lake Chad attack: 'Dozens of fishermen' killed near Cameroon border. BBC News.

Okpi, A. (2018, August 29). Africa Check. Retrieved from Africa Check: https://africacheck.org/reports/nigerias-economy-services-drive-gdp-but-oil-still-dominates-exports/

Rawls, J. (1933). Political Liberalism. New York: Columbia University Press.

Smith, D. (2009). Nigeria Islamist group leader killed in police custody. The Guardian.

Solomon, H. (2012). Counter-Terrorism in Nigeria: Responding to Boko Haram. The Rusi Journal, 6-11.

Thomson, V. (2012). Boko Haram and Islamic Fundamentalism in Nigeria. Global Security Studies, 46-57.

UNDP, U. N. (2017). Journey to Extremism in Africa: Drivers. Incentives and the Tipping Point for Recruitment. new York: United Nations Development Programme.

Yusuf, M. (2009, July 31). (BBC News, Interviewer)

Categorías Global Affairs: África Orden mundial, diplomacia y gobernanza Ensayos

Vista nocturna de Shanghái [Pixabay]

▲ Vista nocturna de Shanghái [Pixabay]

COMENTARIOJimena Puga

La nueva Ley china sobre inversión extranjera, que entró en vigor el 1 de enero de 2020, tiene como principal objetivo acelerar las reformas de política económica del país para abrir el mercado interior y eliminar trabas y contradicciones de la ley anterior. Tal y como ha comunicado el presidente de la Republica Popular, la nueva norma pretende construir un mercado basado en la estabilidad, la transparencia, la previsibilidad y la competencia leal para los inversores extranjeros. Además, las autoridades chinas aseguran que esta nueva ley representa una parte fundamental de la política del Estado para abrirse al mundo y atraer una mayor cantidad de inversión extranjera directa.

El borrador de la norma, redactado en 2015, creó altas expectativas entre los reformistas chinos y los inversores extranjeros sobre un cambio en el régimen de la política de inversiones extranjeras del país. Y su publicación en 2019, año al final del cual el presidente de Estados Unidos y el de la Republica Popular acordaron un paréntesis en la guerra comercial de la que ambos son protagonistas, significó un avance en este cambio.

No obstante, la realidad es distinta. La postura de Pekín en cuanto a la inversión extranjera sigue siendo significativamente diferente en comparación con la concepción de inversión existente en la arena internacional, pero parte del sector reformista de la sociedad sabe que el gobierno no puede permitirse dejar pasar la oportunidad de mejora tras la paulatina ralentización de la inversión nacional en el mercado chino en la última década.

Por el contrario, y teniendo en cuenta la imagen que el Imperio del Centro ha querido proyectar al mundo desde la apertura del régimen, podría pensarse que el presidente Xi Jinping y los líderes del Partido Comunista habrían aprovechado la oportunidad de dar un lavado de cara a una nueva política que, en comparación con la laberíntica y anterior ley, sería sistemática y percibida de manera más amable por los países inversores, como medio para revivir los decrecientes índices de progreso económico. El nuevo acercamiento de la potencia asiática al libre mercado es, por tanto, una cortina de humo sustentada en el establecimiento de protocolos que definen vagamente los límites de los derechos de los que gozan los inversores extranjeros.

Como complemento al contenido de la ley de inversión extranjera, la regulación destaca su promoción y protección y detalla las medidas necesarias para asegurar su efectiva implementación. Esta promueve la inversión por la vía de protección de los derechos e intereses de los inversores, normalizando la administración de la inversión extranjera, mejorando el entorno de los establecimientos mercantiles, así como fomentando el avance de la apertura del mercado con un mayor alcance.

En concreto, el precepto estipula que las empresas de inversión extranjera gozarán de las mismas políticas favorables que las compañías domésticas. Además, detalla las medidas para proteger los negocios de forma confidencial y mejorar el mecanismo para la presentación de sugerencias de las firmas extranjeras a las autoridades.

También recoge y clarifica la implementación de un mecanismo de listas negativas de acceso a inversión extranjera y detalla el sistema de registro y notificación de este tipo de inversiones. Por ultimo, regula también las políticas de inversión para empresas establecidas en Hong Kong, Macao y Taiwán, y las responsabilidades legales para las violaciones de esta regulación.

Desde el plano estrictamente jurídico, el artículo 2 del precepto define el concepto de inversión extranjera como “actividad de invertir de forma directa o indirecta llevada a cabo por personas naturales, empresas u otras organizaciones extranjeras”, y además contempla cuatro circunstancias que se consideran parte de este tipo de inversión:

  • Quien establece una empresa en el territorio chino tanto solo como con otro inversor

  • Quien adquiere participaciones, acciones… u otros derechos e intereses de una empresa en el territorio chino

  • Quien invierte en cualquier proyecto nuevo en China, tanto solo como con otro inversor

  • Quien invierte en cualquier otro modo estipulado por ley, reglamentos administrativos o provisiones del Consejo de Estado

Con el término “empresa de inversión extranjera”, se refiere a una empresa incorporada al territorio chino bajo la ley de China y con toda o parte de su inversión financiada de un inversor extranjero.

No obstante, y tal y como se menciona anteriormente, a pesar de las importantes innovaciones de esta ley, todavía quedan muchas preguntas sin responder. Por ejemplo, no especifica qué es la inversión indirecta. Tampoco especifica el alcance de “persona natural extranjera”: ¿qué ocurre con los chinos que adquieren otra nacionalidad? ¿y con los extranjeros que adquieren la ciudadanía china? Además, el legislador tampoco clarifica si la inversión proveniente de Hong Kong, Macao o Taiwán será considerada inversión extranjera.

Los artículos 4 y 28 de la nueva ley establecen que China adoptará el sistema de gestión del pre-establecimiento de tratamiento nacional (principio que garantiza a los inversores extranjeros y a sus inversiones acceso a los mercados sin desventajas, y por tanto en las mismas condiciones que los nacionales). Y el sistema de la Lista Negativa para la inversión extranjera, el cual consiste en medidas administrativas especiales para el acceso de la inversión extranjera a determinados campos. Es decir, el gobierno tratará como nacionales a todas aquellas inversiones extranjeras fuera de la Lista Negativa.

Este sistema de Lista Negativa fue probado por primera vez en la ZEE de Shanghái y expandido por el país en 2018. Tanto el artículo 4 como el 28 clarifican que la nueva Lista Negativa será promulgada previo acuerdo del Consejo de Estado. Lo cual supone que ni los ministros ni los gobiernos locales podrán establecer restricciones a la inversión extranjera. ¿Qué falta? Si los inversores quieren acceder a los sectores restringidos bajo la Lista Negativa, deben recibir autorización del Ministerio de Comercio, trámite que el legislador no recoge en la normativa.

Por otro lado, los artículos 34 y 37 de la nueva ley establecen el sistema de comunicación sobre el establecimiento de nuevas inversiones para la gestión y organización de las mismas.

De acuerdo con esos puntos, los inversores extranjeros están obligados a comunicar toda información relevante al departamento de comercio regulado por la Empresa de Sistema de Registro o la Empresa de Sistema de Publicidad de Información Crediticia. En estos artículos se recogen también las penalizaciones por incumplimiento. Pero una vez más, en este campo faltan requisitos de forma en cuanto a cómo y qué contenido se requiere para la comunicación de la información al departamento de comercio.

Este nuevo giro en la política económica se traduce, una vez más, en una estrategia mediante la cual Pekín pretende proyectarse en el panorama internacional como potencia económica poderosa e innovadora, tratando de ocultar la ralentización de su mercado interior y los daños sufridos por la guerra comercial contra Washington. Sin embargo, teniendo en cuenta los vacíos legales analizados en los artículos mencionados y su vaga y ambigua escritura, las empresas extranjeras tendrán que esperar a determinar lo que esta reforma supone realmente tras su puesta en práctica.

Categorías Global Affairs: Asia Economía, Comercio y Tecnología Comentarios

Las aspiraciones georgianas de integración en la Unión Europea y en la OTAN se topan con el temor occidental de una reacción desmesurada de Rusia

Vista de Tiblisi, la capital de Georgia, con el palacio presidencial al fondo [Pixabay]

▲ Vista de Tiblisi, la capital de Georgia, con el palacio presidencial al fondo [Pixabay]

ANÁLISIS / Irene Apesteguía

En tiempos griegos, Jasón y los Argonautas emprendieron un viaje en busca del Vellocino de Oro, con una dirección clara: las actuales tierras de Georgia. Más adelante, en época romana, estas tierras estuvieron divididas en dos reinos: Cólquida e Iberia. De ser un territorio cristiano, Georgia pasó a ser conquistada por los musulmanes y sometida posteriormente a los mongoles. En esta época, en el siglo XVI, la población se vio reducida debido a las continuas invasiones persas y otomanas.

En 1783, el reino georgiano y el imperio ruso acordaron el Tratado de Gueórguiyevsk, por el que ambos territorios se comprometían a brindarse mutuo apoyo militar. Este acuerdo no logró evitar que la capital georgiana fuera saqueada por los persas, algo que fue permitido por el zar ruso. Y fue este, el zar Pablo I de Rusia, quien en 1800 firmó la correspondiente incorporación de Georgia al imperio ruso, aprovechándose del momento de debilidad georgiano.

Tras la desaparición de la República Democrática Federal de Transcaucasia y gracias al colapso ruso iniciado en 1917, el primer estado moderno de Georgia fue creado: la República Democrática de Georgia, que entre 1918 y 1921 luchó con el apoyo de Alemania y las fuerzas británicas contra el imperio ruso. La resistencia no duró y la ocupación del Ejército Rojo ruso llevó en 1921 a la incorporación del territorio georgiano a la Unión de Repúblicas Soviéticas. En la Segunda Guerra Mundial, setecientos mil soldados georgianos tuvieron que luchar contra sus antiguos aliados alemanes.

En esos tiempos estalinistas, Osetia fue dividida en dos, constituyéndose la parte sur como región autónoma perteneciente a Georgia. Más tarde, se repitió el proceso con Abjasia, y así se formó la actual Georgia. Setenta años después, el 9 de abril de 1991 la República Socialista Soviética de Georgia declaró su independencia con el nombre de Georgia.

Cada tiempo tiene su “caída del Muro de Berlín”, y este se caracteriza por la desintegración de la antigua Rusia. No creó por tanto ninguna sorpresa el gran conflicto armado que se desenvolvería en 2008 como consecuencia de los conflictos paralizados entre Georgia y Osetia del Sur y Abjasia desde los inicios del pasado siglo.

Desde la desintegración de la URSS

Tras la desintegración de la URSS, la configuración territorial del país llevó a la tensión con Rusia. Con la independencia hubo disturbios civiles y una gran crisis política, ya que no se tuvo en cuenta el parecer de la población de los territorios autónomos y se violaron las leyes de la URSS al respecto. Como hermanas gemelas, Osetia del Sur deseaba unirse a Osetia del Norte, es decir, a una parte rusa, siguiendo Abjasia de nuevo sus pasos. Moscú reconoció a Georgia sin modificación de fronteras, quizás por miedo a una actuación similar al caso checheno, pero durante dos largas décadas actuó como padre protector de las dos regiones autónomas.

Con la independencia, Zviad Gamsajurdia se convirtió en el primer presidente. Tras un golpe de Estado y una breve guerra civil llegó al poder Eduard Shevardnadze, un político georgiano que en Moscú había colaborado estrechamente con Gorbachov en la articulación de la perestroika. Bajo la presidencia de Shevardnadze, entre 1995 y 2003, se produjeron guerras étnicas en Abjasia y Osetia del Sur. En torno a unas diez mil personas perdieron la vida y miles de familias abandonaron sus hogares.

En 2003 la Revolución de las Rosas contra el desgobierno, la pobreza, la corrupción y el fraude electoral facilitó la restauración de la integridad territorial, el retorno de los refugiados y la aceptación de las distintas etnias. Sin embargo, las reformas democráticas y económicas que se plantearon no dejaron de ser un anhelado sueño.

Uno de los líderes de la Revolución de las Rosas, el abogado Mijail Saakashvili, llegó a la presidencia un año después, declarando la integridad territorial georgiana e iniciando una nueva política: la amistad con la OTAN y la Unión Europea. Esa aproximación a Occidente, y especialmente a Estados Unidos, puso sobre aviso a Moscú.

La importancia estratégica de Georgia se debe a su centralidad geográfica en el Cáucaso, pues se halla en medio del trazado de nuevos oleoductos y gaseoductos. La seguridad energética europea avalaba el interés de la UE por una Georgia no supeditada al Kremlin. Saakashvili hizo guiños a la UE y también a la OTAN, aumentando el número de efectivos militares y el gasto en armamento, algo que en 2008 no le vino nada mal.

Saakashvili tuvo éxito con sus políticas en Ayaria, pero no en Osetia del Sur. El mantenimiento de la tensión en esa zona y diversas disputas internas generaron una gran inestabilidad política que motivó la renuncia del mandatario.

Al terminar el mandato de Saakashvili en 2013, pasó a ocupar la presidencia el comentarista y político Giorgi Margvelashvili, como cabeza de lista de Sueño Georgiano. Margvelashvili mantuvo la línea de acercamiento a Occidente, tal como ha hecho desde 2018 la actual presidenta, Salome Zurabishvili, una política nacida en Francia, también de Sueño Georgiano.

Lucha por Osetia del Sur

La guerra de 2008 fue iniciada por Georgia. Rusia también contribuyó a crear malas relaciones previas, embargando importaciones de vino georgiano, repatriando inmigrantes indocumentados georgianos e incluso prohibiendo vuelos entre ambos países. En el conflicto, que afectó a Osetia del Sur y a Abjasia, Saakashvili contó con un Ejército modernizado y preparado, y también con el apoyo absoluto de Washington.

Las batallas comenzaron en la principal ciudad de Osetia del Sur, Tsjinval, cuya población es mayoritariamente de origen ruso. A los bombardeos aéreos y terrestres del Ejército georgiano siguió la entrada en el territorio de los tanques rusos. Moscú logró el control de la provincia y expulsó a las fuerzas georgianas. Tras cinco días, la guerra terminó con un balance de entre ochocientos y dos mil muertos, según los distintos cómputos de cada bando, y múltiples violaciones de las leyes de guerra. Además, numerosos informes encargados por la Unión Europea mostraron que las fuerzas de Osetia del Sur “destruyeron deliberada y sistemáticamente aldeas de etnia georgiana”. Estos informes también afirmaron que fue Georgia la que inició el conflicto, si bien la parte rusa había realizado múltiples provocaciones y además reaccionado de forma desmesurada.

Tras el alto al fuego del 12 de agosto, las relaciones diplomáticas entre Georgia y Rusia quedaron suspendidas. Moscú retiró sus tropas de parte del territorio georgiano que había ocupado, pero permaneció en las regiones separatistas. Desde entonces Rusia reconoce a Osetia del Sur como territorio independiente, al igual que hacen algunos aliados rusos como Venezuela o Nicaragua. Los propios osetios no reconocen tener lazos culturales e históricos con Georgia, sino con Osetia del Norte, es decir, con Rusia. Por su parte, Georgia insiste en que Osetia del Sur está dentro de sus fronteras, y el mismo gobierno se encargará de ello como una cuestión de orden público, solucionando así un problema calificado de constitucional.

Dado el acercamiento de Georgia a la UE, el conflicto bélico dio pie a la diplomacia europea a tener un papel activo en la búsqueda de la paz, con el despliegue de doscientos observadores en la frontera entre Osetia del Sur y el resto de Georgia, en sustitución de las tropas de paz rusas. En realidad, la UE pudo haber intentado antes una reacción más contundente frente a las acciones de Rusia en Osetia del Sur, lo que algunos observadores creen que hubiera evitado lo que después pasó en Crimea y el este de Ucrania. En cualquier caso, a pesar de haber iniciado el conflicto, esto no afectó a la relación de Tiflis con Bruselas, y en 2014 Georgia y la UE firmaron un Acuerdo de Asociación. Actualmente podemos asegurar que Occidente ha perdonado a Rusia su comportamiento en Georgia.

La guerra, aunque corta, tuvo un claro impacto negativo en la economía de la región osetiana, que en medio de las dificultades se hizo dependiente de Moscú. No obstante, las ayudas financieras rusas no llegan a la población debido al alto nivel de corrupción.

La guerra terminó, pero no los roces. Además de un problema de refugiados, también se da un problema de seguridad, con asesinatos de georgianos en las fronteras con Osetia del Sur. La cuestión no está cerrada, pero a pesar de que el riesgo sea leve, todo queda en manos de Rusia, que además de controlar e influir en la política, dirige el turismo en la zona.

Esta no resolución del conflicto dificulta la estabilización de la democracia en Georgia y con ello la posible entrada a la institución europea, dado que las minorías étnicas alegan falta de respeto y protección de sus derechos. A pesar de que los mecanismos de gobierno siguen siendo escasos en estos conflictos, se observa claramente que las reformas adquiridas últimamente en el sur del Cáucaso han llevado a promover el diálogo inclusivo con las minorías y a una mayor responsabilidad estatal del asunto. 

Últimas elecciones

El noviembre de 2018 se celebraron las últimas elecciones presidenciales por sufragio directo en el país, pues desde 2024 ya no serán los ciudadanos los que voten a su presidente, sino los legisladores y ciertos compromisarios, debido a una reforma constitucional que transforma el país en una república parlamentaria.

En 2018 se enfrentaron en la segunda vuelta el candidato del Movimiento Nacional Unido, Grigol Vashdze, y la candidata de Sueño Georgiano, Salome Zurabishvili. Con el 60% de los votos, la candidata de centro izquierda se convirtió en la primera mujer en ocupar la presidencia de Georgia. Ganó con una apuesta europea: “más Europa en Georgia y Georgia en la Unión Europea”. Su toma de posesión fue acogida con manifestantes que alegaban irregularidades en las elecciones. La Organización para la Seguridad y Cooperación Europea (OSCE) avaló el proceso electoral, aunque señaló la falta de objetividad de los medios públicos durante la campaña.

Algunos medios georgianos consideran que Sueño Georgiano gozó de una “ventaja indebida”, por la intervención en la campaña del exprimer ministro Bidzina Ivanishvili, hoy un adinerado financiero, quien anunció públicamente un programa de ayuda para seiscientos mil georgianos. Quedó en evidencia que Ivanishvili tira de los hilos y las palancas de poder en el país. Ese cuestionamiento de la limpieza de la campaña llevó a que Georgia haya bajado en calidad democrática en los índices de 2018.

 

Acto público presidido en enero por Salome Zurabishvili en el palacio presidencial georgiano [Presidencia de Georgia]

Acto público presidido en enero por Salome Zurabishvili en el palacio presidencial georgiano [Presidencia de Georgia]

 

LA APROXIMACIÓN A OCCIDENTE

Desde las políticas llevadas a cabo por la presidencia georgiana desde la llegada de Saakashvili al poder, Georgia se ha adentrado de modo decidido en el mundo occidental. Gracias a todas las nuevas medidas que Tiflis está implementando para ajustarse a los requisitos y peticiones occidentales, Georgia ha logrado perfilarse como el idóneo candidato para su entrada en la Unión Europea. No obstante, a pesar de los anhelos europeístas y atlantistas del partido gobernante, Sueño Georgiano, y de buena parte de la sociedad georgiana, el país podría acabar rindiéndose ante la presión de Rusia, como ha pasado con varios territorios exsoviéticos que previamente habían intentado una aproximación occidental, véase Azerbaiyán o Kazajstán.

Adecuación a la Unión Europea

Devenido en el país más favorecido del Cáucaso para entrar en la Unión Europea, con la que tiene una cercana y positiva relación, Georgia ha firmado diversos tratados vinculantes con Bruselas, siguiendo la aspiración de los ciudadanos georgianos de más democracia y derechos humanos. En 2016 entró en vigor el Acuerdo de Asociación entre la UE y Georgia, algo que permite dar serios pasos en integración política y económica, como la creación de la Zona de Libre Comercio de Alcance Amplio y Profundo (ZLCAP). Este régimen de comercio preferencial convierte a la UE en el principal socio comercial del país. El ZLCAP ayuda a Georgia a reformar su marco comercial, siguiendo los principios de la Organización Mundial del Comercio, al tiempo que elimina aranceles y facilita un amplio y mutuo acceso. Esa adecuación al marco legal de la UE supone una preparación del país para una eventual adhesión.

En cuanto al Acuerdo de Asociación, se debe mencionar que Georgia es un país miembro de la Asociación Oriental dentro de la Política Europea de Vecindad. Mediante esta asociación, Bruselas emite informes anuales sobre los pasos dados por un determinado Estado para llegar a una mayor adecuación con la UE. El Consejo de Asociación es la institución formal que se dedica a supervisar esas relaciones asociacionistas; en sus reuniones se han destacado los progresos alcanzados y la creciente cercanía entre Georgia y la UE.

En 2016 el Comité de Representantes Permanente de la UE confirmó el acuerdo del Parlamento Europeo acerca de la liberación de visados con Georgia. Dicho acuerdo se basaba en la no necesidad de visado para ciudadanos de la UE que cruzaran las fronteras del país, y para ciudadanos georgianos que viajasen a la UE para estancias de hasta 90 días.

Georgia, sin embargo, se ha visto decepcionada en sus expectativas cuando desde la UE se han expresado dudas sobre la conveniencia de su incorporación. Algunos países miembros alegaron el peligro que podían suponer los grupos criminales georgianos, algo que varios partidos prorrusos del país aprovecharon para realizar una enérgica campaña contra la UE y la OTAN. La campaña tuvo sus resultados y la opinión contraria a Rusia disminuyó, lo que llevó a Moscú a una mayor afirmación con maniobras militares, si bien en las elecciones de 2016 siguió el respaldo ciudadano a Sueño Georgiano.

A pesar de que no hay una perspectiva de próxima adhesión, la UE sigue ofreciendo esperanzas, como en la gira por el Cáucaso que la canciller alemana, Angela Merkel, hizo el verano pasado. En su visita a Georgia, Merkel comparó el conflicto georgiano con el ucraniano debido a la presencia de tropas rusas en las regiones separatistas del país. Visitó la localidad de Odzisi, situada en la frontera con Osetia del Sur, y en un discurso en la Universidad de Tiflis dijo que tanto ese territorio como Abjasia son “territorios ocupados”, lo que no fue bien recibido por Moscú. Merkel se comprometió a hacer lo posible para que esa “injusticia” siga presente en la agenda internacional.

La presidenta georgiana, Salome Zourachvili, considera además que la salida del Reino Unido de la Unión Europea puede ser una gran oportunidad para Georgia. “Obligará a Europa a reformarse. Y como soy una optimista estoy segura de que nos abrirá nuevas puertas a nosotros", ha dicho.

Esperanza en la Alianza Atlántica

El comportamiento de Rusia en los últimos años, además de incentivar el acercamiento de Georgia a la UE, ha dado sentido de urgencia a su deseo de incorporación a la Alianza Atlántica.

En 2016 hubo en el Mar Negro varias maniobras conjuntas entre la OTAN y Georgia, donde recaló una flota de la coalición. Era evidencia de una creciente aproximación mutua que Georgia esperaba que condujera a su adhesión a la organización en la cumbre que la OTAN celebraba ese mismo año en Varsovia. Pero a pesar de la gran preparación que recibió el país en términos de defensa, seguridad e inteligencia, no fue allí invitada a entrar en el club: no se quería incomodar a Rusia.

La OTAN aseguraba, no obstante, mantener su política de puertas abiertas a los países del este y estimaba que Georgia seguía siendo un candidato ejemplar. A la espera de decisiones futuras, a Tiflis le quedaba reforzar la cooperación militar, ofreciendo como incentivación el “formato del Mar Negro”, una solución de compromiso que incluye a la OTAN, a Georgia y a Ucrania y que aumenta la influencia de la Alianza en la región del Mar Negro.

Georgia, siendo el capital aliado de la OTAN y la Unión Europeo en la zona del Cáucaso, aspira a una mayor protección de la Alianza Atlántica frente a Rusia. Desde el centro político europeo se observan los esfuerzos de la población georgiana por ingresar en la organización internacional y se opta por una estrategia de paciencia para la zona caucásica, como en los años de la Guerra Fría.

Acercarse a las fronteras rusas es problemático, y múltiples críticas han surgido hacia la OTAN acerca de la sencilla incorporación georgiana debido a su situación geoestratégica. Rusia ha expresado repetidas veces su preocupación por esa cooperación conjunta entre Estados Unidos, la OTAN y su vecina Georgia.

 

Intervención de la presidenta Zurabishvili en los actos celebrados en enero en Jerusalén en recuerdo del Holocausto [Presidencia de Georgia]

Intervención de la presidenta Zurabishvili en los actos celebrados en enero en Jerusalén en recuerdo del Holocausto [Presidencia de Georgia]

 

UNA RUSIA VIGILANTE

Las heridas de la guerra de Osetia del Sur de 2008 no han terminado de cerrarse en la sociedad georgiana. Y es que, a pesar de los intentos políticos de Georgia de acercamiento a las instituciones occidentales, Rusia se mantiene en guardia con suspicacia, de forma que las relaciones entre los dos países no dejan de ser conflictivas. Así, el verano pasado se registró un último episodio de tensión, que llevó a la presidenta de Georgia a calificar a Rusia de “enemiga y ocupante”.

Tras algún acercamiento en 2013 que supuso un aumento del comercio de alimentos y del turismo ruso que llegaba al país, Moscú ha pasado a una estrategia de intento de acercamiento a nivel religioso y político. Con esa intención, un pequeño grupo de legisladores rusos viajó a la capital georgiana para la Asamblea Interparlamentaria de la Ortodoxia. Esta organización internacional, liderada por Grecia y Rusia, es la única que reúne a los órganos legislativos de los países ortodoxos. El encuentro tuvo lugar en el salón plenario del Parlamento de Georgia, donde el diputado ruso Sergei Gabrilov, ocupó el asiento del presidente de la Cámara. Varios políticos de la oposición no vieron esto con buenos ojos y movilizaron a miles de ciudadanos, que protagonizaron graves desórdenes públicos en un intento de asalto al Parlamento. La delegación rusa a se vio obligada a abandonar el país, pero quedó claro el intento de influencia rusa a través de la religión, cuando hasta entonces la Iglesia se había mantenido apartada de todas las controversias políticas.

Los disturbios, en los que hubo numerosos heridos, motivaron que los miembros del Gobierno cancelaran todos sus desplazamientos al extranjero y que la presidenta interrumpiera su viaje a Bielorrusia, donde iba a asistir a la apertura de los Juegos Europeos, una presencia que se consideraba importante a ojos occidentales. Los manifestantes protestaron contra la sede de Sueño Georgiano, donde quemaron y asaltaron dependencias. Los diez días de revueltas no solo se justificaban por el incidente ocurrido en la Asamblea, sino también como reacción a la ocupación rusa. Además, también pudo contribuir el conflicto entre Sueño Georgiano y los partidos opuestos liderados por Saakashvili, actualmente exiliado en Ucrania.

La crisis terminó con la marcha del primer ministro Mamuka y el nombramiento de Georgi Gaharia como su sucesor, a pesar de las críticas que este había recibido por su gestión de los disturbios como ministro del Interior.

Las revueltas, aunque pudieran estar bien intencionadas, van contra los intereses de Georgia, según consideró la presidenta del país, pues lo que este necesita es “tranquilidad y estabilidad interna”, tanto para progresar internamente como para ganar simpatías entre los miembros de la UE, que no quieren más tensión en la región.  Salome Zurabishvili advirtió de los riesgos de cualquier desestabilización interna que pueda provocar Rusia.

Con motivo de las protestas de junio, el Kremlin promulgó un decreto en el que se prohibía el transporte de nacionales a Georgia por aerolíneas rusas. Con ello decía querer garantizar “la seguridad nacional y la protección de los ciudadanos”, pero estaba claro Moscú estaba reaccionando frente a una revuelta de tinte anti-ruso. La decisión redujo la llegada de visitantes de Rusia, que venían constituyendo uno de cada cuatro turistas, lo que según el Gobierno podía significar una pérdida de mil millones de dólares y una reducción del 1% en del PIB.

La tensión llegó a los medios televisivos de la capital georgiana. Días después de las revueltas, el presentador del programa “Post Scriptum” de la cadena Rustavi 2 intervino en la emisión hablando en ruso y vertió varios insultos contra el presidente Vladimir Putin, algo que Rusia calificó como inaceptable y “rusofobia”. La cadena se disculpó, admitiendo que se habían vulnerado sus estándares éticos y editoriales, al tiempo que diversos políticos georgianos, incluida la presidenta, condenaron el episodio y lamentaron que hechos así no hacen más que aumentar las tensiones entre las dos naciones.

Los sucesos del pasado verano muestran el rechazo de los georgianos a una enemistad con Rusia que, además de acentuar la tensión con el gran vecino del norte, puede incidir en la relación de Georgia con la UE y otros organismos internacionales occidentales, pues estos no van a pisar sobre arenas movedizas, y menos teniendo a la gran Rusia enfrente.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

Asmus, Ronald D. A Little War That Shook the World. London: Palgrave MacMillan, 2010

Cornell S. E. & Starr, F. The Guns of August 2008. Russia’s War in Georgia. London: M.E. Sharpe, 2009

De la Parte, Francisco P. El imperio que regresa. La Guerra de Ucrania 2014-2017: Origen, desarrollo, entorno internacional y consecuencias. Oviedo: Ediciones de la Universidad de Oviedo, 2017

Golz, Thomas. Georgia Diary: A Chronic of War and Political Chaos in The Post-Soviet Caucasus.New York: Taylor and Francis, 2006

Categorías Global Affairs: Europa Central y Rusia Orden mundial, diplomacia y gobernanza Análisis

[Myra MacDonald, Defeat is an Orphan. How Pakistan Lost the Great South Asia War. Penguin. London, 2016. 313 p.]

RESEÑARamón Barba

Defeat is an Orphan. How Pakistan Lost the Great South Asia WarPodría pensarse que el libro de Myra McDonald más bien confunde al lector, por cuanto el título habla de una Gran Guerra en el subcontinente indio de la que como tal no existe constancia. En realidad, la obra ayuda a entender –especialmente al lector occidental, más alejado del marco cultural e histórico de esa parte del mundo– la complejidad de las relaciones entre India y Pakistán. Corresponsal de Reuters durante más de treinta años, con larga experiencia en la región, McDonald sabe sumar datos concretos, sin quedarse en la anécdota, e ir rápidamente a la fuerza de fondo que hay detrás de ellos.

Su tesis es que desde que nacieron los dos Estados con la partición de la Joya de la Corona, al deshacerse el Imperio Británico, paquistaníes e indios han protagonizado una larga confrontación, que incluso ha tenido sus momentos de fuego real. Ha sido una prolongada y enconada enemistad entre los dos países, con sus esporádicas batallas: una Gran Guerra, según la autora, que finalmente Pakistán ha perdido.

Por lo general, mientras que India ha buscado su afirmación nacional en el ejercicio de la democracia, Pakistán ha basado su idiosincrasia nacional en el Islam y en el conflicto con India, el cual tiene en la disputa por el control de Cachemira su manifestación más sangrienta. Esa fijación con India, de acuerdo con McDonald, ha llevado a Islamabad a valerse del apoyo a grupos yihadistas para crear inestabilidad al otro lado de la línea de partición, hundiéndose el propio Pakistán en un abismo del que por ahora no ha conseguido salir. McDonald sigue una argumentación generalmente objetiva, pero el libro parece estar escrito desde India, sin apenas simpatía por los paquistaníes.

El relato arranca con el episodio del secuestro del avión de Indian Airlines que tuvo lugar entre Nochebuena y Nochevieja de 1999 por parte de cinco guerrilleros cachemires, con 155 personas a bordo, y que supuso un serio conflicto entre Islamabad y Nueva Delhi, al interpretar el Gobierno indio que la operación había contado con cierto respaldo del país vecino. El episodio sirve para describir los dramáticos estándares de la pugna estratégica entre los dos países, que el año anterior culminaron su desarrollo de la bomba atómica.

El libro presta especial atención a esa carrera por lograr el arma nuclear –los indios porque los chinos la tenían, los paquistaníes porque veían que los indios la estaban alcanzando– y que venía a plantear una duda clave de la proliferación nuclear: ¿cabe el uso de las armas a menor escala entre dos países mortalmente enemigos cuando ambos disponen de la bomba atómica? Se ha visto que sí, y no solo eso, argumenta McDonald: la falta de miedo de Pakistán a un ataque indio nuclear, dado que este se ve disuadido por el propio arsenal paquistaní, habría hecho que Islamabad se viera más confiada a la hora de alentar ataques terroristas contra India.

A principios de la década de 1960 la situación en India era un tanto delicada: en 1964 China había detonado la bomba atómica, lo cual aunado a la presión paquistaní en Cachemira ponía a la mayor democracia del mundo en una complicada coyuntura. Ello dio lugar al lanzamiento por parte de India del Smiling Buddha en 1974 (como bomba sin carga) y al inicio de una estrecha competición con Pakistán por entrar en el reducido club nuclear, como consecuencia de la lógica dialéctica que entonces regía su relación. Aunque se creía que la bomba podía estar en el haber de una de las partes, no fue hasta las tardías detonaciones de 1998 que ello quedó patente.

La autora considera que los dos países llegaron ese año en un nivel muy parejo: India, más grande, tenía que solventar pequeñas crisis internas para poder avanzar, mientras que Pakistán gozaba de cierta estabilidad. No obstante, la consecución de la bomba atómica hizo que Pakistán, tras una mala lectura de la realidad, no supiese aprovechar sus oportunidades en la etapa de la globalización que entonces se abría, y se quedase estancado en una lógica belicista, mientras India daba el estirón que le ha hecho ganar un indudable peso como potencia mundial. Esa es la “derrota” paquistaní de la que habla el título de la obra.

Además de esa atención a las décadas más recientes, el texto también se retrotrae a 1947, cuando nacieron ambos estados independientes, para explicar muchas de las dinámicas de la subsiguiente relación entre ambos. Asimismo se abordan las relaciones con China, aliada de Pakistán, y con Estados Unidos, que tuvo más cercanía de intereses con Pakistán y ahora es más próximo a India.

Categorías Global Affairs: Asia Seguridad y defensa Reseñas de libros

The UN Conference did little to increase international commitment to climate change action, but did at least boost the assertiveness of the EU

In recent years, the temperature of the Earth has risen, causing the desertification of lands and the melting of the Poles. This is a major threat to food production and provokes the rise of sea levels. The Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC) has concluded that there is a more than 95% probability that human activities over the past 50 years are the cause of global warming. Since 1995 the United Nations has organized international meetings in order to coordinate measures to reduce CO2 emissions, which arguably are behind the increases in temperature. The latest meeting was the COP25, which took place in Madrid this past December. The COP25 could be labeled almost a missed opportunity.

ARTICLE Alexia Cosmello and Ane Gil

The Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC) was established in 1988 by the World Meteorological Organization (WMO) and United Nations Environment Programme. The IPCC’s Fifth Assessment Report concluded that: “Climate change is real and human activities are the main cause.” In recent years, rising temperatures on earth have contributed to the melting of the Polar Ice Cap and an increase in desertification. These developments have provoked the rise of sea levels and stresses on global food production, respectively.

In 1992, the IPCC formed the United Nations Framework Convention on Climate Change (UNFCCC) with the goal of minimizing anthropogenic damage to the earth’s climate. 197 countries have since ratified the UNFCCC, making it nearly universal. Since 1995, the UNFCCC has held an annual Conference of the Parties (COP) to combat climate change. These COPs assess the progress of national governments in managing the climate crisis, and establish the legally binding obligations of developed countries to combat climate change. The most significant international agreements emerging from UNFCCC annual COPs are the Kyoto Protocol (2005) and the Paris Agreement (2016). The most recent COP25 (25th Conference of the Parties to the United Nations Framework Convention on Climate Change (UNFCCC) took place in Madrid in December 2019.

The previous conference (COP24) marked a significant improvement in international regulation for implementing the Paris Agreement, but crucially ignored the issue of carbon markets (Article 6). Thus, one of the main objectives of COP25 was the completion of an operating manual for the Paris Accords that included provisions for carbon market regulation. However, COP25 failed to reach a consensus on carbon market regulation, largely due to opposition from Brazil and Australia. The issue will be passed onto next year’s COP26.

Another particularly divisive issue in COP25 was the low level of international commitment. In the end, only 84 countries committed to the COP25 resolutions; among them we find Spain, the UK, France and Germany. Key players such as the US, China, India and Russia all declined to commit, perhaps because together they account for 55% of global CO2 emissions. All states will review their commitments for COP26 in 2020, but if COP26 goes anything like COP25 there will be little hope for positive change.

COP25 also failed to reach an agreement on reimbursements for damage and loss resulting from climate change. COP15 set the goal of increasing the annual budget of the Green Climate Fund to 100 billion USD by 2020, but due to the absence of sufficient financial commitment in COP25, it appears that this goal will not be met.

It is worth noting that in spite of these grave failures, COP25 did achieve minor improvements. Several new policies were established and a variety of multilateral agreements were made. In terms of policies, COP25 implemented a global “Gender Action Plan,” which will focus on the systematic integration of gender equality into climate policies. Additionally,  COP25 issued a declaration calling for increased consideration of marine biodiversity. In terms of multilateral agreements, many significant commitments were made by a vast array of countries, cities, businesses, and international coalitions. Notably, after COP25, the Climate Ambitious Coalition now counts with the impressive support of  27 investors, 763 companies, 393 cities, 14 regions, and 70 countries.

But by far the saving grace of COP25 was the EU. The EU shone brightly during COP25, acting as a example for the rest of the world. And this is nothing new. The EU has been a forerunner in climate change action for over a decade now. In 2008, the EU established its first sustainability goals, which it called the “2020 Goals”. These goals included: reducing GHG emission by 20% (compared to 1990), increasing energy efficiency by 20%, and satisfying a full 20% of total energy consumption with renewable energy sources. To date, the EU has managed not merely to achieve these goals, but to surpass them. In fact, by 2017, EU GHG emissions had been reduced not just by 20%, but by 22%.

The EU achieved these lofty goals because it backed them up with effective policies. Note:

i) The launch by the EU Commission in June 2000 of the European Climate Change Programme (ECCP). Its main goal is to identify and develop all the necessary elements of an EU strategy to implement the UN Kyoto Protocol of COP3.

ii) The EU ECCP developed the ETS (EU emissions trading system), which has helped to reduce greenhouse gas emissions from energy-intensive industries and power plants.

iii)The EU adopted revised rules for the ETS in February 2018,  which set the limits on CO2 emissions of heavy industry and power stations.

iv)The EU opted for acircular economy.” In May 2018, the EU decided on new rules for waste management and established legally binding targets for recycling. In May 2019, the EU adopted a ban on single-use plastic items.

v) The EU limited CO2 emissions on the roads. In April 2019, stricter emission limits for cars and vans were passed. By 2029, both cars and vans will be required to emit on average 15% less CO2.

vi) The EU approved new regulations in May 2018 for improved protection and management of lands and forests.

If the EU is anywhere near as successful at combating climate change in the decades to come as it has proved itself to be in the past decade, the EU seems primed to achieve both its 2030 Goals, and its 2050 Goals (the European Green Deal). The 2030 Goals include cutting GHG emissions by at least 40% by 2030 (compared to 1990). Such  new measures will make the EU’s economy and energy systems more competitive, more secure, and more sustainable. The 2050 Goals are even more ambitious: they include the complete elimination all CO2 emissions and the achievement of a climate-neutral EU by 2050. The EU’s 2030 and 2050 Goals, if achieved, will be a remarkable step in the right direction towards achieving the Paris Agreement objective to keep global temperature increase stabilized at 1.5ºC and well below 2ºC.

The European Green Deal and 2030 and 2050 Goals will demand far more effort than the 2020 Goals, especially in the political and economic spheres. Poland has yet to commit to the Deal, which has led the European Council to postpone the matter until June 2020. But progress in the EU towards the 2050 Goals is already underway. The Just Transition Mechanism was proposed in December 2019 to provide support for European regions projected to be most affected by the transition to climate neutrality. (This measure will also hopefully serve to assuage the concerns of Poland and other members.) The EU Commission is to prepare a long-term strategy proposal as early as possible in 2020 with the intention of its adoption by the Council and its submission to the UNFCCC shortly thereafter. Furthermore, the EU Commission has also been tasked with a proposal, after a thorough impact assessment, for an update of the EU’s nationally determined contribution for 2030 under the Paris Agreement. The EU’s example is reason to hope for a bright and sustainable future for the developed world.

Unfortunately, not every developed country is as committed to sustainability as the EU. While many efforts have been made at both the global and regional levels to combat climate change, it is abundantly clear that these efforts are horrendously insufficient. In order to properly address climate change, consistent commitment to sustainability from all parties is imperative. Those countries such as the US, China, India and Russia that abstained from commiting to the COP25 resolutions need to begin following in the EU’s sustainable footsteps and start behaving like true global citizens as well. If they do not, even the EU’s exemplary efforts will not be anywhere near enough to slow climate change.

Categorías Global Affairs: Energía, recursos y sostenibilidad Análisis Global