Ruta de navegación

pensar_titulo

Pensar

Aplicaciones anidadas

pensar_texto_14

¿Verdadero o falso? Los peores errores en series históricas

Gabriel Garza y Javier Martínez, alumnos de 2º del grado de Historia + diploma en Arqueología
y autores de la cuenta de Instagram
@morrior_invictus, hacen una aguda crítica en la que sacan
a la luz los horrores errores en tres series históricas popularmente conocidas.

 

¿Verdadero o falso? Los peores errores en series históricas

Muchos de nosotros vemos series de un determinado periodo histórico para entender o hacernos una idea de cómo se vivía en esa época: desde las vidas secretas de pintorescos personajes, pasando por las mentalidades de las distintas sociedades, hasta los diversos conflictos que marcaron un antes y un después en el tablero geopolítico mundial

Lamentablemente, la labor de los historiadores, pieza fundamental en la producción de estas series, suele brillar por su ausencia. A menudo, se cometen graves errores históricos por falta de conocimiento o por el afán de generar más entretenimiento.

Por este motivo, con el firme propósito de rescatar el rigor histórico, vamos a exponer los peores errores (y también los aciertos) de tres series mundialmente conocidas.

¿Verdadero o falso? Los peores errores en series históricas

ROMA

En la serie Roma se narran los acontecimientos que ocurrieron entre el asedio de Alesia (52 a.C.), llevado a cabo por las tropas cesarianas contra los galos dirigidos por Vercingetorix, hasta el momento en el que Octavio Augusto vence a Marco Antonio (31 a.C.)

La primera temporada nos narra el triunfo de Julio César en la Galia, sus conflictos con el Senado y los sucesos que llevaron hasta su asesinato en los idus de marzo del 44 a.C. Mientras, la segunda temporada nos cuenta el convulso periodo de transición tras la muerte del “tirano” hasta la victoria de Octavio (el futuro Augusto) sobre Marco Antonio y el posterior suicidio de éste junto con el de Cleopatra.
 

Senatus Populusque Romanus

La serie es prometedora y en algunos casos fidedigna a como se cree que era la ciudad de Roma. Se escenifican diversas tipologías de casas, materiales diferentes, pintados por las calles, gritos en el mercado y reuniones del Senado Romano para debatir los diversos problemas de la República. 

En buena medida, estas increíbles recreaciones fueron posibles gracias a un enorme presupuesto: 62,7 millones de libras esterlinas tan solo en sus doce primeros capítulos. Aunque durante la segunda temporada el presupuesto siguió siendo el mismo, la audiencia disminuyó considerablemente y la serie tuvo que ser cancelada. 
 

Pero… ¿y dónde está Octavio?

A pesar de sus decorados escenarios, en Roma no todo tiene el rigor histórico necesario. Por ejemplo, hay hechos y datos que se han cambiado por otros ficticios ya que en palabras de Jonathan Stamp, productor y asesor histórico, “se buscaba autenticidad y no exactitud”.

Algunos de esos fallos son la presencia de Octavio en la ciudad de Roma durante el asesinato de su tío-abuelo Julio César, cuando en realidad estaba en Iliria. También, la madre del futuro emperador, Atia, falleció alrededor del 43 a.C., mientras que en la serie aparece “en carne y hueso” en el desfile triunfal de su hijo tras la muerte de Marco Antonio

Por poner otros ejemplos, el famoso Marco Junio Bruto estaba en realidad casado y su madre, Servilia, falleció de muerte natural y no suicidándose y maldiciendo a Atia a vista y paciencia del público. 
 

Roma… al desnudo

Por otro lado, en prácticamente todos los episodios de la serie, nos encontramos con escenas de sexo que, si bien aportan una cuota de realismo, resultan excesivas en una serie histórica. La cantidad de este tipo de escenas terminan desviando en muchos casos la atención del público. 

Queda claro que en esta serie calificada de “histórica” prima más el entretenimiento y la extravagancia que la realidad de los acontecimientos históricos. Si bien no cabe duda de que HBO y la BBC dispusieron de un séquito de historiadores para la realización de Roma, cabe preguntarnos si los errores son fruto de la omisión o de una premeditada negligencia. 
 

¿Verdadero o falso? Los peores errores en series históricas

KNIGHTFALL

En la serie Knightfall, o Caballero Caído, se relatan los acontecimientos que sucedieron entre la pérdida de Acre, el último bastión templario en Tierra Santa, en 1291, y la desaparición de la Orden, provocada por el rey francés Felipe IV en 1307 - La corona debía tal cantidad de dinero a la Orden que el monarca conjuró para destruirla. 

La serie nos traslada 15 años después de la caída de Acre, junto a un grupo de Templarios que viven en París, en la Torre del Temple. El protagonista es Landry, un caballero templario que, harto de la desidia de la Orden, lucha por recuperar Tierra Santa y continuar con la búsqueda del Santo Grial.
 

Recreaciones: entre el mito y la realidad

En los primeros capítulos la serie promete mucho. La magnífica recreación que se hace de la ciudad de Acre y de su asedio auguran una producción de gran rigor histórico. No obstante, a medida que la serie va avanzando los aspectos audiovisuales ganan mayor importancia que la trascendencia de los propios acontecimientos.

Por otro lado, las escenas de batallas dejan mucho que desear. Sin entrar de lleno en las tácticas militares de los templarios, ni en su estilo de lucha, las representaciones bélicas son bastante arcaicas en el sentido cinematográfico.

 

¿Verdadero o falso? Los peores errores en series históricas

Reino de Cataluña Aragón

Hay fallos tan desagradables como llamar al Reino de Aragón, Reino de Cataluña. Este error histórico es demasiado grande como para pasarlo desapercibido, ya que Cataluña jamás fue un reino, sino que, a lo sumo, fueron condados. 

Es más, incluso en el doblaje de la serie al español, tuvieron que corregir los diálogos y cambiar al ficticio Reino de Cataluña por el históricamente correcto Reino de Aragón. Lamentablemente, la serie lleva este grave fallo durante toda la temporada. 
 

Reyes y reinas medievales

¿Verdadero o falso? Los peores errores en series históricasA todo esto hay que añadir que toda la trama se desarrolla en torno a la reina Juana I de Navarra. Enturbian mucho la vida personal de esta reina, ya que utilizan sus deslices de alcoba como motivo para la posterior disolución de la Orden. Es un error inadmisible, ya que hay varias fuentes en la que se le retrata como una figura potente y romántica. 

En general, todos los personajes están muy mal retratados históricamente, tanto la ya mencionada reina Juana, como Felipe IV o Jacques de Molay, el Gran Maestre de la Orden del Temple. Más que una serie con rigor histórico, Knightfall se podría resumir como una mediocre explicación al porqué de la destrucción de los templarios. 

Como curiosidad, me gustaría destacar la nominación que tuvo la primera temporada en los Premios Saturn. El hecho de que, en lugar de concursar como serie histórica, fuese nominada como mejor serie fantástica deja de manifiesto la dirección que finalmente tomó la serie.
 

ISABEL

Hay algunas series que triunfan por su rigor histórico. El mejor ejemplo es el de Isabel, una serie española que nos cuenta la vida de una de las grandes monarcas que ha tenido nuestro país: Isabel I de Trastámara (“La Católica”).

La serie tiene tres temporadas con un total de 39 episodios en los que transcurren la vida de esta reina castellana: su adolescencia en Arévalo, la cruenta guerra civil en contra de los partidarios de Juana La Beltraneja, la conquista del Reino de Granada y el descubrimiento de América. 

La asesoría histórica que recibió la serie fue, sin lugar a duda, un ejemplo a seguir. Las fuentes documentales fueron tratadas con especial cuidado para la elaboración del guion y la caracterización de los personajes históricos. Parece que nada en esta serie ha sido víctima del azar.

Existen algunos errores históricos como el romance entre Muley Hacén y Zoraida (se conocieron antes de lo que dice la serie), la atribución incorrecta de obras al mayordomo Gonzalo Chacón, condecoraciones militares que no existían en la época y la aparición de la catedral de Cádiz en 1493. Sin embargo, al margen de estas puntualizaciones y algunas otras, es una de las mejores series desde el punto de vista histórico

Por ejemplo, Ricardo Guerra, un historiador especializado en la figura de la Reina Católica, afirma que en la serie no existe «ni leyenda rosa ni leyenda negra. Isabel no ha mostrado ni el romance edulcorado que se nos ha vendido siempre sobre los reyes católicos ni tampoco la visión cruel que de ellos tenían sus enemigos».

Por lo tanto, se trata de una serie que, a pesar de tener sus aspectos negativos, ha logrado sorprender a más de un académico por su riguroso valor histórico. Incluso los propios productores han llegado a lamentar algunos de los errores cometidos.
 

TERMÓMETRO HISTÓRICO

¿Verdadero o falso? Los peores errores en series históricas

Las series, películas y videojuegos se han convertido en un medio de difusión masiva de hechos históricos. No es una simple casualidad que un creciente número de historiadores e historiadoras estén trabajando como asesores en empresas orientadas al sector del entretenimiento

Sin embargo, la Historia es más que una fuente para la creación de ficción. La disciplina histórica puede, y de hecho lo hace muy a menudo, configurar la comprensión del pasado y determinar el pensamiento del presente. Basta con observar el uso inadecuado que se le da en la esfera política. 

La importancia de la disciplina histórica en las plataformas de entretenimiento es indiscutible. Nuestra labor es fundamental para desarrollar una actitud crítica ante los hechos del pasado y para que estos no se conviertan en simples adornos ficcionales o, lo que sería peor, en herramientas de manipulación.

rrss