Ruta de navegación

pensar_titulo

Pensar

Aplicaciones anidadas

pensar_texto_1

“A ellas…”
MUJERES EN GUERRA: SOFÍA CASANOVA Y EDITH WHARTON

Entrevistar a Trotski y Franco, sobrevivir a dos guerras, conseguir dinero para las víctimas del conflicto, curar a los amigos y enemigos, recorrer las trincheras en coche entrevistando a los soldados y mucho más. Onésimo Díaz comparte con nosotros algunos apuntes de su nuevo libro Mujeres Protagonistas del siglo XX. Olvídate de bailarinas y princesas: “quiero ser escritora”, “yo soy corresponsal de guerra”.
 

En los tiempos duros, el heroísmo florece. Durante el pasado siglo, marcado por grandes guerras y conflictos, entre las múltiples chispas de entrega y valentía queremos destacar dos casos excepcionales, ocultos para la mayoría. Son dos mujeres, magnánimas, bondadosas e invisibles.

Sofía CasanovaUna mujer adelantada a su tiempo fue la escritora gallega Sofía Casanova (1865-1958), la primera española corresponsal de guerra. Esta escritora y periodista se casó con un filósofo polaco, sobrevivió a las dos guerras mundiales en Polonia, y como corresponsal del ABC entrevistó a Trotski y al mismísimo Franco. Hemos encontrado su entrevista al revolucionario ruso en la Hemeroteca del ABC, Pincha aquí para verla (Hemeroteca del ABC, número 2 de marzo, 1918, pp. 3-4) 

Trabajó como enfermera en un hospital de la Cruz Roja del frente oriental durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918). Primero en Polonia y después en Rusia envió artículos de lo que veía al diario ABC. También informó a su periódico de la Revolución rusa y del asesinato de la familia real: El largo camino de la amargura, que recorrían más de un año, desde su arresto en Zarskoie-Sielo y la abdicación de Nicolás II, iba a terminar (Casanova 2007: 227-229).

Una cosa poco conocida es que estuvo nominada al Premio Nobel de Literatura.

Edith WhartonOtra mujer pionera y vanguardista fue la escritora norteamericana Edith Wharton (1862-1937), una de las primeras corresponsales de guerra de la historia. Se encontraba en su residencia de París cuando comenzó la Primera Guerra Mundial. Había dejado atrás sus primeros años junto a su acaudalada familia de Nueva York, sus años de formación en manos de institutrices. En 1914 tenía 52 años, y gozaba de prestigio como novelista.

Desde el primer momento, Wharton se identificó con la causa francesa, y recaudó dinero para hospitales móviles. También organizó ayuda para los refugiados belgas en París a través de una iniciativa singular, que consistió en reunir escritos, pinturas y partituras de artistas prestigiosos para El libro de las personas sin hogar (1916). Además, consiguió fondos con el fin de abrir y sostener numerosos orfanatos. Por estos trabajos, el gobierno francés le otorgó la Legión de Honor. 

Wharton recorrió el frente en su propio automóvil. Su prestigio como escritora y su posición social privilegiada le permitieron obtener permisos de circulación sin problemas. Su experiencia bélica se publicó en una serie de artículos recogidos en la revista Scribner’s Magazine, que también se editaron en el libro Francia combatiente. En estos relatos las mujeres ocuparon un lugar tan destacado como los hombres. «El espíritu de Francia» se tituló el capítulo sobre el coraje de los soldados en el frente y el esfuerzo de las mujeres en los puestos de trabajo dejados por los hombres. 

Esa misma noche entramos en un restaurante de la rue Royale,
y nos sentamos junto a una de las ventanas abiertas, a la altura de la calle.
Desde allí vimos desfilar ante nuestros ojos nuevos y extraños
grupos de gente. Pudimos comprobar cómo, en un abrir y cerrar de ojos,
se ponía en marcha una movilización. Era como una tremenda interrupción
en el flujo normal del tráfico; como la repentina ruptura de un dique.
La calle se vio invadida por un torrente de personas que se deslizaban
a nuestro lado en dirección a las distintas estaciones de ferrocarril.

(Wharton, Francia Combatiente, 2009, 29-30)

Wharton –como Casanova– pertenecía a ese grupo de mujeres vanguardistas de principios del siglo XX. En 1923, Wharton recibió el doctorado honoris causa por la Universidad de Yale, y tres años después formó parte de la Academia Americana de las Artes y las Letras. 

Aquí puedes encontrar uno de los numerosos artículos de Edith en Scribner´s Magazine, llamado "The French - as seen by un American". (Vol. 62, No. 6, 1918-04-01) (The Modernist Journals Project (searchable database). Brown and Tulsa Universities, ongoing. www.modjourn.org) y fichar, además, las preciosas portadas de las revistas de la época de The Great Gatsby. ¡Disfruta!

Onésimo Díaz Hernández


Inspirado y escrito por Onésimo Díaz Hernández, 
historiador y autor de Mujeres protagonistas del siglo XX (2019) 
del cual ha compartido con nosotros una parte del tesoro que esconde.


Aparte de Mujeres protagonistas del siglo XX (muy recomendable), he aquí un par de libros para los que quieran saber más:

  • Casanova, Sofía, En la corte de los zares. Del principio y del fin de un imperio, Astorga, Akrón, 2007 [edición original 1924].

  • Ochoa, Pedro, «Sofía Casanova, en tránsito (1914-1918)», en Elena Hernández Sandoica (ed.), Política y escritura de mujeres, Madrid, Abada, 2012, pp. 133- 170.

  • Wharton, Edith, Francia combatiente (De Dunkerque a Belfort), Madrid, Impedimenta, 2009 [ed. or. 1915]. 

—, La edad de la inocencia, Barcelona, Tusquets, 1995 [ed. or. 1920]. 

—, Una mirada atrás. Autobiografía, Barcelona, Ediciones B, 1994 [ed. or. 1934].

rrss