Blogs

COMMENTARYJairo Císcar          

Since the end of the Second World War, collective security on the European continent and with it, peace, has been a priority. The founding fathers of the European Union themselves, aware of the tensions that resulted from the First and Second World Wars, devised and created security structures to prevent future conflicts and strengthen relations between former enemies. The first structure, although not purely military, obeys this logic: the European Coal and Steel Community (ECSC), essential for the creation and maintenance of industry and armies, was created by the Treaty of Paris in 1951, introducing a concept as widely used today as “energy security”. This was arguably the first major step towards effective integration of European countries.

However, for the issue at hand, the path has been much more complicated. In the same period in which the ECSC was born, French Prime Minister René Pleven, with the encouragement of Robert Schuman and Jean Monet, wanted to promote the European Defence Community. This ambitious plan aimed to merge the armed forces of the six founding countries (including the Federal Republic of Germany) into a European Armed Forces that would keep the continent together and prevent the possibility of a new conflict between states. Ambitious as it was, the project failed in 1954, when the deeply nationalist Gaullist deputies of the French National Assembly refused to ratify the agreement. European integration at the military level thus suffered a setback from which it would not begin to recover until the present century, although it continues to face many of the reluctances it once did.

Why did the European Defence Community fail, and what makes the European Armed Forces still a difficult debate today? This is a question that needs to be analysed and understood, for while political and economic integration has advanced with a large consensus, the military problem, which should go hand in hand with the two previous issues, has always been the Achilles' tendon of the common European project.

There are basically two factors to take into account. The first is the existence of a larger defence community, NATO. Since 1948, NATO has been the principal military alliance of Western countries. Born to counter Soviet expansionism, the Alliance has evolved in size and objectives to its current configuration of 30 member states and a multitude of other states in the form of strategic alliances. Although NATO's primary purpose was diluted after the fall of the Berlin Wall, it has evolved with the times, remaining alert and operational all around the globe. The existence of this common, powerful and ambitious project under U.S. leadership largely obscured efforts and intentions to create a common European defence project. Why create one, overlapping, structure if the objectives were practically the same and NATO guaranteed greater logistical, military superiority and a nuclear arsenal? For decades, this has been the major argument against further European integration in the field of defence - as protection was secured but delegated.

Another issue was the nationalism still prevalent among European states, especially in the aforementioned Gaullist France. Even today, with an ongoing and deep political, economic and, at a certain level, judicial integration, military affairs are still often seen as the last bastion of national sovereignty. In Schengen Europe, they remain for many the guarantee of those borders that fell long ago. 

Other issues to take into account are the progressive detachment of the population from the armed forces (a Europe that has not seen war on its own territory in 70 years, except for the Balkans, has tended to settle into peace, nearly oblivious to wars) and its progressive ageing, with a future with fewer people of military age, and who, as we have mentioned, often have an ideological and motivational gap with previous generations with respect to the concept and utility of the military.

It was not until relatively recently, with the Treaty of Amsterdam in 1999, that the embryonic mechanisms of the current Common Security and Defence Policy (CSDP), supervised by the European Defence Agency, began to be implemented. In the 2010s, with the entry into force of the Lisbon Treaty, these mechanisms were established. The Military Staff of the European Union (EUMS) is one of them. It constitutes the EU's first permanent strategic headquarters. The final impetus came in 2015, with the European Union Global Strategy. This led to the creation of various far-reaching initiatives, most notably the Permanent Structured Cooperation (PESCO), which since 2017 has been pursuing the structural integration of the Armed Forces of all EU countries except Denmark and Malta. It is not only limited to proper integration, but also leads capability development projects such as the EU Collaborative Warfare Capabilities (ECOWAR) or the Airborne Electronic Attack (AEA), as well as defence industry endeavors such as the MUSAS project, or the CYBER-C4ISR capabilities level.

Although it is too early to say for sure, Europe may be as close as it can get to René Pleven's distant dream. The EU's geopolitical situation is changing, and so is its own language and motivation. If we used to talk about Europe delegating its protection for years, now Emmanuel Macron advocates ‘strategic autonomy” for the EU. It should be recalled that just over a year ago he claimed that “NATO is brain-dead”. Some voices in the EU’s political arena claim and have realised that it can no longer delegate the European protection and defence of its interests, and they are starting to take steps towards doing so. Despite these advances, it is true that is not a shared interest, at least, as a whole. France and other Mediterranean member states are pushing towards it, but those in the East, as Poland or Latvia, are far more concerned about the rise of Russia, and are comfortable enough for U.S. troops to be established in their terrain. 

Having said that, I truly believe that the advantages of the European Armed Forces project outweigh its negative aspects. First of all, a Europe united in defence policies would not imply the disappearance of NATO, or the breaking of agreements with third countries. In fact, these alliances could even be strengthened and fully adapted to the 21st century and to the war of the future. As an example, in 2018 the EU and NATO signed collaboration agreements on issues such as cybersecurity, defence industry and military mobility.        

While NATO works, Europe is now facing a dissociation between U.S. interests and those of the other Allies, especially the European ones. In particular, countries such as France, Spain and Italy are shifting their defence policies from the Middle East, or the current peace process in Afghanistan (which, despite 20 years of war, sounds like a long way off), to sub-Saharan Africa (Operation “Barkhane” or EUTM Mali), a much closer region with a greater impact on the lives of the European citizens. This does not detract from the fact that NATO faces global terrorism in a new era that is set to surpass asymmetric warfare and other 4th generation wars: the era of hybrid warfare. Russia's military build-up on the EU's eastern flank and China's penetration into Africa do not invite a loosening of ties with the United States, but European countries need to prioritise their own threats over those of the U.S., although it is true that the needs of countries to the west of the EU are not the same as those to the east. This could be the main stumbling block for a joint European Army, as weighting the different strategic priorities could be really arduous.

It is true that this idea of differing policies is not shared in the EU as a whole. Countries such as Poland, those in the Balkans or the Baltic have different approaches and necessities when talking about a European Union common security strategy. The EU is a 27 country-wide body that often is extremely difficult to navigate within. Consensus is only reached after very long discussions (see the soap opera on the COVID relief package negotiations), and being defence as important as it is, and in need of fast, executive decision making, the intricate bureaucracy of the EU could not help with it. But if well managed, it could be an opportunity to develop new strategies for decision-making and reforming the European system as a whole, fostering a new, more effective Europe.

Another debate, probably outdated, is the one who claims that the EU is not capable of planning, organising and conducting operations outside the NATO umbrella. In this case, apart from the aforementioned guidelines and policies, one simply has to look at the facts: the EU today leads six active (and 18 completed) military missions with close to 5,000 troops deployed. The “Althea” (Bosnia & Herzegovina) and “Atalanta” (in the Indian Ocean) missions are particularly noteworthy. It is true that these examples are of low-intensity conflicts but, given the combat experience of EU nations under NATO or in other missions (French and Portuguese in Africa, etc.) combat-pace could be quickly achieved. The NATO certification system under which most European armed forces operate guarantees standardisation in tactics, logistics and procedures, so that standardisation at the European level would be extremely simple if existing models are taken into account.

Another issue is the question of whether the EU could politically and economically engage in a long, high-intensity operation without getting drowned by the public opinion, financial administration, and, obviously, with the planning and carrying out of a whole campaign. This is one of the other main problems with future European armed forces because, as mentioned earlier, Europeans are not prepared in any way to be confronted with the reality of a situation of war. What rules of engagement will be used? How to cope with casualties? And even more, how to create an effective chain of command and control among 27 countries? And what will happen if one does not agree with a particular intervention or action? How could it be argued that the EU, world’s leading beacon of human rights, democracy and peace, gets engaged in a war? Undoubtedly, these questions have rational and objective answers, but in an era of social media, populism, empty discourses, and fake news, it would be difficult to engage with the public (and voters) to support the idea.

Having said that, there is room for optimism. Another reason pointing towards Europe's armed forces is the collaboration that exists at the military industrial level. PESCO and the European Defence Fund encourage this, and projects such as the FCAS and EURODRONE lay the foundations for the future of European armed forces capabilities. It should not be forgotten that the European defence industry is the world leader behind that of the United States and is an increasingly tough competitor for the latter.

In addition, the use of military forces in European countries during the current coronavirus pandemic has served to reinforce the message of their utility and need for collaboration beyond the purely military. While the militarisation of emergencies must be avoided and the soldier must not be reduced to a mere “Swiss army knife” at disposition of the government trying to make up their own lack of planning or capacity to deal with the situation, it has brought the military closer to the streets, and to some extent may have helped to counteract the disaffection with the armed forces that exists in many European countries (due to the factors mentioned above). 

Finally, I believe that European-level integration of the armed forces will not be merely beneficial, but necessary for Europe. If the EU wants to maintain its diplomacy, its economic power, it needs its own strategic project, an “area of control” over its interests and, above all, military independence. This does not preclude maintaining and promoting the alliances already created, but this is a unique and necessary opportunity to fully establish the common European project. The political and economic framework cannot be completed without the military one; and the military one cannot function without the former. All that remains is to look at the direction the EU is taking and hope that it will be realised. It is more than possible and doable, and the reality is that work is being done towards it.

Categorías Global Affairs: Unión Europea Seguridad y defensa Comentarios

A diferencia de los cambios bruscos de las últimas presidencias, la nueva Administración mantiene la creación de la Fuerza Espacial y la Luna como objetivo próximo

Prueba de que la nueva carrera espacial va en serio es que, por primera vez en muchos años, Estados Unidos mantiene un rumbo fijo en su viaje a las estrellas. George W. Bush propuso volver a la Luna; Barack Obama, en cambio, habló de primero apostar por un asteroide y después antepuso Marte; Donald Trump fue más específico que sus antecesores: puso en marcha la Fuerza Espacial y concretó un programa, el ‘Artemis’, que deberá llevar misiones tripuladas a la Luna y al mismo tiempo servir de cabeza de puente para un futuro destino a Marte. Joe Biden no ha dado ningún giro, sino que se propone seguir en la dirección señalada por lo que parece ser ya un consenso estadounidense.

ARTÍCULOPablo Sanz

La nueva era espacial viene marcada por el interés de la empresa privada en la explotación económica del espacio –la industria de satélites, el turismo espacial y la perspectiva de un lucrativo negocio minero– y por la implicación de las grandes potencias tanto en un hipotético escenario de guerra como en nuevos horizontes de exploración.
En un momento de dificultades presupuestarias, Obama no priorizó a la NASA, sino que dejó en manos de compañías privadas el desarrollo tecnológico para acceder a órbitas cercanas y además les puso el señuelo de la apropiación de recursos del espacio. Esa privatización siguió con Trump, pero lo característico de su presidencia, en una renacida confrontación geopolítica mundial, fue echar mano de nuevo de los fondos públicos. Puso en marcha la Fuerza Espacial (USSF), como nueva rama de las Fuerzas Armadas estadounidenses, y estableció un nuevo propósito para la NASA: el regreso tripulado a la Luna, con la creación de una estación en la órbita lunar que sirva de escala para luego pisar Marte. Biden mantiene la dirección tomada.

Fuerza Espacial de EEUU 

Desde que llegó a la Casa Blanca, Trump insistió en la idea de construir una Fuerza Espacial que tuviera el mismo rango que las cinco ramas de las Fuerzas Armadas ya existentes. Instituida primero como germen dentro de la Fuerza Aérea, la US Space Force contaría finalmente con presupuesto, instalaciones, efectivos (con el nombre de guardianes) y mandos propios. Su objetivo era hacer frente a las supuestas amenazas de Rusia, China, Corea del Norte e Irán en el espacio. La directiva para la creación de este cuerpo militar fue firmada por el presidente Trump en febrero de 2019; su constitución se realizó a final de ese año.

Con el cambio de Administración y ante las dudas que el propio Pentágono había planteado, por cuestiones de gasto, sobre una iniciativa que muchos interpretaban como un capricho de Trump, algunos medios apuntaron una vuelta a atrás por parte de Biden. Sin embargo, la nueva portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, anunció en febrero de este año que la creación de esta rama militar contaba con el apoyo total del presidente. Psaki comentó que la nueva Administración no tenía intención de modificar o disminuir la estructura de la Fuerza Espacial y avaló su progresiva implementación: está previsto que el número de integrantes haya pasado de 2.400 a 6.400 para finales de este año.

Recientemente la Fuerza Espacial anunció su intención de establecer un Comando de Sistemas Espaciales (SSC) en Los Ángeles, cuyo objetivo será supervisar el desarrollo de tecnologías de última generación y la adquisición de satélites y servicios de lanzamiento. El SSC asumirá las responsabilidades que actualmente desempeña el Centro de Sistemas Espaciales y Misiles (SMC) y supervisará una plantilla de 10.000 personas. El SSC será uno de los tres comandos de campo de la Fuerza Espacial y estarán dirigidos por generales de tres estrellas que responderán al jefe de operaciones espaciales, John Raymond. Raymond defiende que la estructura organizativa del SSC está diseñada específicamente para anticipar y responder a los desafíos presentados por un dominio espacial en disputa.

Relevo en la NASA 

Con la toma de posesión de Joe Biden, se produjo también un relevo al frente de la agencia espacial americana. El administrador de la NASA nombrado por Trump, Jim Bridenstine, renunció a su cargo para facilitar los cambios que el nuevo presidente considerase oportunos. Biden designó para el puesto al exsenador demócrata Bill Nelson, un estrecho aliado suyo. Aunque la nueva Administración aún debe concretar su impronta, mantiene en su punto de mira el programa de regreso tripulado a la Luna –por primera vez desde el Apolo 17 de 1972–, continuando con el programa Artemis. En los últimos meses, la Nasa ha podido celebrar el éxito de la llegada de Perseverance a Marte, que forma parte de diversas misiones de exploración no tripuladas en marcha.

De momento, Biden ha pedido al Congreso un gasto discrecional para la NASA de 24.700 millones de dólares para el año fiscal estadounidense de 2022. Según ha anunciado la propia agencia, de acuerdo con el tono de la nueva Administración, esta financiación permitirá: 

–Mantener a la NASA en el camino hacia el aterrizaje de la primera mujer y primer hombre negro en la Luna bajo el programa Artemis

–Comprender mejor el funcionamiento del planeta Tierra. 

–Fomentar la exploración robótica tanto del sistema solar como del universo. 

–Invertir en aviación. 

–Inspirar a estudiantes a convertirse en la próxima generación de científicos 

Pugna en la Luna

Con el programa Artemis y en colaboración con agencias espaciales de países occidentales y empresas comerciales, la NASA pretende establecer una presencia sostenible en la Luna, así finar una base espacial en su órbita, a partir de un primer vuelo tripulado estimado para 2024. Ello debe contribuir a que empresas privadas exploren la viabilidad de una economía lunar y servir de aproximación para un viaje con humanos a Marte a partir de 2033. En el marco de esta iniciativa se integran programas de naves espaciales en curso como Orión, Plataforma Orbital Lunar Gateway y Commercial Lunar Payload Services. 

A través de esta misión multilateral, Estados Unidos trabajará con la industria nacional y sus socios internacionales, siguiendo los principios del Tratado sobre el Espacio Ultraterrestre de 1967, que pretende facilitar la exploración, la ciencia y las actividades comerciales impidiendo a las naciones reclamar soberanía sobre el espacio exterior. 

Aunque todavía no se ha publicado la nueva estrategia de seguridad nacional, es muy probable que en ella vaya a haber alguna referencia al espacio, ya que las grandes potencias están traslado también fuera del planeta la tensión geopolítica que les enfrenta. Recientemente, China y Rusia han anunciado su intención de erigir una base lunar; aunque han invitado a la comunidad internacional a sumarse al esfuerzo, la iniciativa no deja de verse como una alternativa la impulsada por EEUU y sus aliados.

Categorías Global Affairs: Orden mundial, diplomacia y gobernanza Artículos Global

[Eduardo Olier, La guerra económica global. Ensayo sobre guerra y economía (Valencia: Tirant lo Blanc, 2018), 357 pgs]

RESEÑAEmili J. Blasco

La guerra económica global
La guerra es a la geopolítica lo que la guerra económica es a la geoeconomía. A estos dos últimos conceptos, muy dependientes uno de lo otro, ha dedicado buena parte de su actividad investigadora y docente Eduardo Olier, impulsor en España de otro campo relacionado con los anteriores: la inteligencia económica. 

El libro La guerra económica global (2018) es una suerte de colofón de lo que podríamos considerar una trilogía, cuyos volúmenes previos fueron Geoeconomía. Las claves de la economía global (2011) y Los ejes del poder económico. Geopolítica del tablero mundial (2016). Así, primero hubo una presentación de la geoeconomía, como un campo específico inseparable de la geopolítica (la utilización de la economía por parte de las potencias como nuevo instrumento de fuerza), y luego una apuesta por la concreción de los diferentes vectores en lucha, con un prolífico uso de gráficos y estadísticas, poco habitual de la producción intelectual en español para una obra de divulgación. Este tercer libro es algo más filosófico: tiene cierta labor de escoba, rematando o redondeando ideas que antes habían aparecido en algunos casos menos contextualizadas en su marco conceptual, y de integración de todas las reflexiones en un edificio más compacto. Sin apenas gráficos, aquí la narración fluye con más atención al proceso argumental.

La guerra económica global, además, pone el foco en la confrontación. “La guerra económica es el envés de la guerra política, como las guerras militares, siempre de origen político, acaban mostrando su ser como guerras económicas”, dice Olier. Comparte la opinión de que “cualquier transacción económica tiene en su seno un peligro de conflicto”, de que “el comercio nunca es neutro y encierra en sí un principio de violencia”: en definitiva, que “la guerra es el resultado de un intercambio económico defectuoso”. El autor advierte que a medida que un país aumenta su bienestar al mismo tiempo impulsa su capacidad militar para tratar de conseguir más poder. Esto no tiene por qué conducir a la guerra, pero la dependencia económica, según Olier, aumenta las posibilidades de esta. “La posibilidad de aumentar los beneficios económicos procedentes de una potencial victoria incrementa la posibilidad de comenzar un conflicto armado”, asegura.

Olier es deudor del desarrollo de esta disciplina llevado a cabo en Francia, donde en 1997 nació la Escuela de Guerra Económica, como centro académico adscrito a la Escuela Superior Libre de Ciencias Comerciales Aplicadas. Esos estudios hacen especial hincapié en la inteligencia económica, que en Francia está muy ligada a la actuación de los servicios secretos del Estado en defensa de la posición internacional de las grandes compañías francesas, cuyos intereses están estrechamente vinculados a los imperativos nacionales cuando se trata de sectores estratégicos. Olier representa en España al Instituto Choiseul, un think tank francés dedicado a estas mismas cuestiones.

Entre las interesantes aportaciones de La guerra económica global está la datación e interrelación de las sucesivas versiones de internet, la globalización y la OTAN: comienzo de la Guerra Fría, 1950 (globalización 1.0 y OTAN 1.0); disolución de la URSS, 1991 (globalización 2.0); creación de internet, 1992 (web 1.0); entrada de Polonia en la OTAN (OTAN 2.0); nacimiento de las redes sociales, 2003 (web 2.0); anexión de Crimea por parte de Rusia y consolidación del ciberespacio en todas las actividades, 2014 (globalización 3.0, OTAN 3.0 y web 3.0). En este cronograma añade en otro momento la guerra de divisas: guerra de divisas 1.0 (1921-1936), 2.0 (1967-1987), 3.0 (2010); no se trata de un addendum estrambótico, sino muy a propósito, pues Olier sostiene que, si las materias primas son una de las claves de la guerra económica, las divisas “no dejan de ser la materia prima de la economía, ya que pueden marcar quién tiene y quién no tiene el poder”. 

Toda esa reflexión la sitúa en un contexto de juego encadenado de ciclos y contraciclos, donde los ciclos económicos y políticos están interconectados. Haciendo referencia a los ciclos largos de Kondratiev, que se renuevan cada medio siglo, recuerda que en 1993 habría comenzado el último ciclo, de forma que “el periodo expansivo debería llegar hasta 2020, para proceder a la caída y completar el ciclo de 50 años, más o menos, hacia 2040, en que comenzaría una nueva expansión” (esto lo escribe Olier sin prever cómo la actual pandemia iba a reforzar, de momento, la predicción).

Así como en geopolítica hay unos cuantos imperativos, la geoeconomía también se rige por algunas leyes, como las que mueven directamente a la economía: cuando hay crecimiento económico, baja el paro y sube la inflación, y al revés; el conflicto para un país y su entorno internacional es cuando retrocede la economía, sube el paro y también lo hace la inflación, dándose una situación de estanflación.

La geoeconomía como disciplina obliga a mirar de frente la realidad presente y la que viene, sin dejarse engatusar por los deseos sobre el mundo que quisiéramos, de ahí que la mirada sobre la Unión Europea acabe siendo sombría. Olier cree que Europa vivirá su inestabilidad sin revoluciones, pero con pérdida de poder global. “La burocratización de las estructuras de gobierno en Bruselas no ayudará sino al incremento de los populismos. El Brexit (...) será una nueva revolución silenciosa que disminuirá el poder del conjunto. Lo que vendrá aumentado por las diferentes visiones y estrategias” de los países miembros. “Una circunstancia que dará mayor poder a Rusia en Europa, mientras que Estados Unidos mirará al Pacífico en su personal conflicto con China”.

En su opinión, solo Francia e Inglaterra, por su potencia militar, ofrecen signos de querer participar en el nuevo orden mundial. Los demás grandes países europeos quedan a un lado: Alemania muestra que el poder económico no es suficiente, Italia tiene bastante con tratar de no desintegrarse políticamente... y España es “el eslabón más débil de la cadena”, como ya sucedió hace poco más de ochenta años, cuando el nuevo orden que se configuraba en Europa confrontó primero a las grandes potencias en la Guerra Civil española antes de que estallara la Segunda Guerra Mundial. Olier advierte que “el nirvana de las sociedades opulentas europeas” se verá seriamente amenazado por tres fenómenos: la inestabilidad de las políticas internas, las migraciones masivas desde África y el envejecimiento demográfico que hará perder dinamismo.

Categorías Global Affairs: Economía, Comercio y Tecnología Reseñas de libros Global

Sin parlamento y con un presidente con un año prorrogado, el país complica el camino de la recuperación

La crisis económica y sanitaria mundial ha afectado a todos los países, pero en Haití el impasse de la situación ha agravado además una crisis política que viene de atrás. Con un presidente que se ha negado a abandonar el cargo y a renovar el Parlamento y que ha convocado un referéndum constitucional para dotarse de más poder, Haití se encuentra en un espiral destructivo del que la ayuda internacional no logra sacarle. La vecina República Dominicana ha anunciado la construcción de una valla fronteriza que permita controlar la entrada de haitianos.

ARTÍCULOChristian Santana

La pandemia de coronavirus ha agravado la ya siempre difícil situación económica de Haití y además ha contribuido a acentuar el colapso institucional que vive el país desde hace cinco años, al amparar de alguna forma el hecho excepcional de aplazamientos electorales. En materia de salud el impacto del Covid-19 no ha sido especialmente alto, al menos de acuerdo con las cifras oficiales (14.258 afectados y 307 muertos hasta finales de mayo de 2021, muy por debajo de las cifras de la vecina República Dominicana: 291.910 y 3.628, respectivamente), aunque el deficiente sistema sanitario nacional puede hacer suponer una mayor incidencia: de hecho, está siendo el último país americano en empezar a vacunar a sus habitantes.

En un país que de suyo cuenta con una reducida actividad económica, donde es frecuente que haya ejercicios de caída del PIB, el retroceso mundial de 2020 tuvo lógicamente una traslación moderada, al tiempo que la recuperación de 2021 apenas está siendo perceptible. Así, el PIB de Haití bajó un 3,7% en 2020 y crecerá solo un 1% en 2021, según las estimaciones del FMI. El daño económico y sus consecuencias sociales se observan especialmente en la tasa de inflación, que el año pasado se acercó al 23% y este año seguirá por encima del 22%. Además, en apenas dos años, la deuda pública de Haití aumentó casi diez puntos, pasando del 38,3% del PIB en 2017 al 47% en 2019.

Ya en abril de 2020, cuando empezaba la recesión global, el FMI advertía del daño que estaba ocasionando la parálisis política. “Debido a la frustración popular con alto niveles de corrupción y desigualdad, Haití ha estado experimentando una crisis política y un malestar social prolongados que en ocasiones ha paralizado la mayor parte de la actividad económica del país”, aseguraba el informe, y manifestaba que “ausente una implementación sostenida de buenas políticas y reformas integrales, la perspectiva permanece sombría”.

En los meses siguientes la pandemia ha empeorado las ya débiles perspectivas económicas de Haití. Una fuerte caída esperada en los flujos de remesas, la reducción de las exportaciones de textiles y la caída de la inversión extranjera directa ejercerán una presión significativa sobre la balanza de pagos. Los gastos sociales y sanitarios adicionales, junto con una nueva caída de los ingresos fiscales, aumentarán el déficit fiscal y las necesidades de financiación. Para hacer frente a esa emergencia, el FMI aprobó en abril de 2020 el desembolso de 111,6 millones de dólares. La cuantía estaba destinada aliviar el impacto de la crisis en la población, como pagar los salarios de algunos maestros y trabajadores, proporcionar transferencias de efectivo y raciones de alimentos a los hogares y proporcionar subsidios a los sectores de transporte y saneamiento.

A principios de este 2021 el gobierno de Haití introdujo un plan de recuperación económica post Covid-19 (Precop), con el objetivo de lograr un crecimiento del 3% en promedio durante los próximos tres años, la reducción gradual de la inflación hasta el 10% y la creación de 50.000 empleos. Según el Gobierno haitiano, en 2020 los ingresos del 95% de los hogares disminuyeron drásticamente y subió un 10% el desempleo.

Bloqueo político

En cualquier caso, Haití no cuenta con la estabilidad política requerida para una aplicación rigurosa del plan de recuperación. Desde la primera vuelta de las elecciones presidenciales de 2015, el país vive su último largo periodo de inestabilidad. Las denuncias sobre irregularidades retrasaron la segunda vuelta hasta noviembre de 2016. El triunfo fue para Jovenel Moïse, con el 55,6% de los votos y una muy baja participación. Moïse tomó posesión en febrero de 2017, un año después de lo que hubiera sido normal de no haberse distanciado tanto las dos vueltas. 

El Consejo Superior de Justicia estimó a comienzos de 2021 que los cinco años de mandato se cumplían el 7 de febrero, pero Moïse ha permanecido en el cargo, en medio de violentas protestas, alegando que su mandato concluye en realidad el 7 de febrero de 2022. Aunque los jueces nombraron un presidente interino, Moïse ha seguido gobernando, apartando a políticos y magistrados que han cuestionado su autoridad y a los que acusa de orquestar un golpe de Estado (llegó a detener a 23 personas por ese motivo). Cuenta con el apoyo de las Fuerzas Armadas, una institución que él mismo creó de nuevo en 2017 tras dos décadas de haber sido disueltas por Jean-Bertrand Aristide.

Además, Moïse ha pospuesto las elecciones legislativas que debían haberse celebrado en octubre de 2019, de forma que desde enero de 2020, cuando debía constituirse el Parlamento que debía elegirse, ha estado gobernando por decreto. Ahora promete elecciones legislativas y presidenciales para septiembre y noviembre de 2021, pero antes quiere proceder a una reforma de la Constitución que debe darle más poder. El referéndum constitucional ha sido convocado para el 27 de junio, con el fin de revalidar una nueva Constitución elaborada por una comisión de cinco personas todas ellas nombradas por Moïse. El nuevo texto que prevé eliminar el Senado, convirtiendo el sistema en unicameral, y preservar a los expresidentes de cualquier demanda judicial por corrupción u otros delitos. La Constitución de 1987 prohíbe reformas constitucionales por referéndum, pero Moïse alega de que su iniciativa no pruebe una enmienda sino una nueva Constitución.

La comunidad internacional ha reaccionado frente a la violencia y la corrupción registradas en Haití, pero no ha conseguido reconducir la situación. La ONU expresó sus quejas contra la impunidad y Estados Unidos ha aplicado sanciones contra dirigentes que han vulnerado derechos humanos. Sin embargo, esas instancias han tenido que asumir la realidad de la permanencia de Moïse en el poder y pasar a reclamar que mantenga el calendario electoral anunciado, como ha hecho la Administración Biden y la Unión Europea (aunque rechazan el cambio constitucional).

Relación con la República Dominicana

Las condiciones en las que se ha desarrollado la pandemia en el mundo han dado ocasión a la República Dominicana para plantear una frontera con Haití que pueda cerrarse de modo hermético cuando convenga y que permita un mayor obstáculo al contrabando, el narcotráfico y la inmigración ilegal. En su última rendición de cuentas ante el Congreso, el 27 de febrero de este año, el presidente dominicano, Luis Abinader, anunció la construcción de una valla que recorra la línea de 400 kilómetros que separa a los dos países de la isla de La Española. Una línea divisoria que combinará medios físicos y tecnológicos y que incluirá “una doble verja perimetral en los tramos más conflictivos y una simple en el resto, además de sensores de movimientos, cámaras de reconocimiento facial, radares y sistemas de rayos infrarrojos”. En mayo ya se habían construido 23 kilómetros de valla, con una altura de cuatro metros y coronada con espinos.

Abinader, de centroizquierda, compensó esa política dura con la promesa de dar documentos de identidad a los haitianos que viven en la República Dominicana (se calcula que residen 500.000, lo supone un 5% del censo dominicano, si bien la cifra probablemente es mayor). También anunció la concesión a Haití de diversos tipos de ayuda, como el suministro de excedente eléctrico dominicano y la contribución a la construcción de hospitales, para uso como maternidades y con financiación internacional, en el lado haitiano de la frontera. Precisamente la migración temporal de mujeres haitianas a la República Dominicana con el fin de dar a luz allí acogiéndose al sistema público de salud, a pesar en muchos casos de su estatus ilegal, es uno de los argumentos más usuales en el debate nacional sobre la migración desde Haití.

La República Dominicana se vio afectada al comienzo de la pandemia por el descenso de las exportaciones y luego por la paralización del turismo, pero este 2021 está conociendo una rápida recuperación, con un crecimiento estimado para el total del año del 6,2% (tras una caída del 6,7% en 2020), una cifra que se aproxima a los crecimientos de hasta el 7% que había experimentado en recientes años.

Categorías Global Affairs: Orden mundial, diplomacia y gobernanza Artículos Latinoamérica

La crisis por la pandemia empuja a unas reformas económicas pendientes desde hace años, pero pueden ser poco efectivas por miedo a una apertura fuera de control 

El Gobierno cubano lleva años queriendo emprender reformas económicas, pero la distracción que supuso el auxilio de la Venezuela chavista y las dudas internas sobre el modelo de aperturismo económico retrasaron decisiones en firme. El colapso venezolano, primero, y muy especialmente la pandemia, después, han llevado a la economía cubana a un punto de quiebre que están obligando ya a tomar medidas, porque además la población de la isla está empezando a mostrar cierta inquietud. La salida de escena de Raúl Castro constituye un marco de oportunidad para los cambios, pero las incertidumbres de futuro pueden agarrotar cualquier transición por modesta que sea.

ARTÍCULOMaría Victoria Andarcia

Tras un 2020 especialmente complicado, en los primeros meses de 2021 Cuba dio pasos significativos. En febrero, el Gobierno anunció una ampliación masiva de permisos para la iniciativa privada en diferentes rubros económicos. La ministra de Trabajo, Marta Elena Feito, anunció que la lista de sectores en los que se autorizaba a operar de manera privada crecería de 127 a más de 2.000 y que el Estado se reservaría la exclusividad solo en 124 rubros que no detalló. 

Con el desarrollo del “cuestapropismo”, en Cuba venían ocupándose aproximadamente 600.000 trabajadores en actividades privadas, un 13% de la fuerza laboral. La gran mayoría de estas iniciativas están vinculadas a la industria turística, la cual se ha visto afectada por el endurecimiento de las sanciones que llevó a cabo Donald Trump y especialmente por la pandemia de Covid-19, que prácticamente anuló el turismo en el Caribe. Según la Cepal, en el momento más crítico de la pandemia 250.000 trabajadores por cuenta propia habían suspendido su licencia de trabajo. Ese desempleo está impidiendo que el sector por cuenta propia pueda acoger a los trabajadores del sector público de los que el Estado quiere ir desprendiéndose para adelgazar actividades deficitarias.

El Ministerio de Economía cubano cifra la caída económica sufrida por la isla en 2020 en el 11% del PIB, la peor desde la disolución de la Unión Soviética, que dejó a Cuba sin el apoyo de su sostenedor económico y dio lugar al tiempo de extrema penuria conocido como el “periodo especial”. Ya en 2019 apenas se registró crecimiento. En 2020 hubo una reducción del 30% de las importaciones, lo que ha agudizado la creciente escasez de productos básicos y la inflación de precios en la isla, también empujada después por el reajuste cambiario.

Reforma monetaria

El 1 de enero de 2021 fue el “día cero” de la reforma monetaria y cambiaria, cuando se cumplían 62 años del triunfo de la revolución liderada por Fidel Castro. Se trata de la reforma económica más compleja emprendida por el país en las últimas tres décadas, después de años de espera. Desde el “periodo especial” en Cuba circulaban dos monedas: el peso cubano (CUP) y el convertible (CUC), equivalente al dólar y que se ha eliminado con la fusión de las dos monedas. Las monedas se canjeaban a diferentes tarifas: para las empresas del Estado, 1 dólar o CUC era equivalente a un peso cubano, mientras que, para la población, la tasa de cambio era de 24 pesos el dólar. La unificación ha ido acompañada de la fijación de una tasa de cambio única de 24 pesos cubanos por dólar, la primera devaluación oficial del peso desde 1959.

El alza inflacionaria ha afectado al precio de muchos productos y servicios. Si bien ha habido un aumento de salarios en el sector estatal, el precio de la electricidad se ha multiplicado por tres, el del agua por seis y el del pan con harina por veinte.

La desaparición del CUC se ha compensado con la apertura de tiendas donde puede comprarse con “monedas libremente convertibles”, amparando la libre circulación del dólar y suponiendo, en definitiva, una dolarización encubierta (además sigue operando un mercado negro de divisas, donde el dólar vale casi el doble del cambio oficial). Se trata de establecimientos para turistas, pero donde también la nomenclatura puede adquirir productos que no están al alcance del resto de la población. Eso ha contribuido incluso a críticas internas sobre una situación de desigualdad, como reconoció en abril el propio Raúl Castro en su discurso ante el VIII Congreso de Partido Comunista de Cuba (PCC).

El alza de precios y la creciente desigualdad está contribuyendo a un malestar social que da pie a quejas públicas cada vez menos tímidas. Esto ocurre en un contexto de protestas puntuales, como la del gremio de artistas, que hablan de una creciente inquietud que las reformas económicas debieran satisfacer a medio plazo pero que, de aplicarse sin decisión o no ser efectivas, pueden llevar a una frustración de expectativas.

De hecho, la convicción del Gobierno a la hora de impulsar reformas económicas ha sido hasta la fecha más bien deficiente. En 2011, en el VI Congreso del PCC, en el que Raúl Castro consolidaba su liderazgo tras suceder a su hermano en 2008, se aprobó una senda de reformas en la actividad económica que solo se aplicaron en parte. El auxilio que entonces suponía la Venezuela chavista de las vacas gordas llevó a aplazar las medidas más urgentes, en lo que en realidad vino a suponer una década perdida.

La isla tiene una economía muy dependiente del exterior, a pesar de no ser una economía de mercado. Los bienes que exporta se encuentran limitados a sus recursos naturales y a productos tradicionales de escasa elaboración: níquel, zinc, azúcar, tabaco y ron. Los servicios son el principal rubro de las exportaciones cubanas, especialmente los servicios de salud enviados a Venezuela y otros países de orientación ideológica próxima. La necesidad de importar materias primas, petróleo y alimentos condiciona el crecimiento de la economía de la isla. La URSS fue tabla de salvación sobre todo por las aportaciones de petróleo, como luego ocurrió con Venezuela, cuyo crudo prácticamente regalado Cuba refinaba y exportaba, logrando mejorar el flujo de divisas.

Relaciones con Estados Unidos

Al colapso venezolano vino a sumarse seguidamente una mayor presión de la Administración Trump. Si bien Estados Unidos sostiene un embargo a la isla desde en 1962, Barack Obama buscó un acercamiento mutuo que condujo en 2015 al restablecimiento de relaciones diplomáticas. El embargo se mantuvo, pues su levantamiento depende del Congreso, pero Obama propició su relajamiento mediante decretos presidenciales que aumentaron los contactos entre los dos países, con la reanudación de vuelos comerciales, la autorización a mayores compras en las visitas a la isla y la promoción del turismo. Además, permitió los viajes familiares a Cuba y facilitó los envíos de remesas, las cuales constituyen una importante fuente de divisas de este país, después de los ingresos por la prestación de servicios profesionales al extranjero y el turismo. Así, las remesas aumentaron un 143% entre 2008 y 2017 (de 1.447 millones a 3.515 millones de dólares). 

Trump mantuvo el reconocimiento diplomático (aunque ni Obama ni él nombraron embajador) y el envío de remesas, pero revirtió la mayor parte de los decretos aprobados por Obama y además aplicó varias rondas de sanciones. Estas incluyeron, entre otras, la suspensión del otorgamiento de visas para los cubanos y la ampliación de la lista de empresas cubanas manejadas por las Fuerzas Armadas con las que los estadounidenses no pueden relacionarse (ni como turistas). 

Con la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca se esperaba que las relaciones entre los históricos enemigos mejorasen de nuevo, pero meses después aún no se vislumbran señales de cambio y quien fuera vicepresidente de Obama no ha regresado a la estrategia de este hacia Cuba, sino que mantiene la presión sancionadora de su inmediato predecesor.

China y Rusia

Si en las relaciones con la Administración Obama, Raúl Castro buscaba un nuevo patrocinador que de alguna manera sustituyera a Venezuela, como esta había reemplazado a la URSS (de hecho, las negociaciones secretas con Obama comenzaron cuando la muerte de Hugo Chávez abría incertidumbres sobre el futuro venezolano), el portazo de Washington puede propiciar un mayor acercamiento a Rusia o a China. Esa aproximación se ha ido produciendo los últimos años, pero de momento no hay una definida dependencia de Moscú o Pekín.

Si el regreso de Rusia al Caribe cabe circunscribirlo a la disponibilidad de acceso militar (en Nicaragua, Cuba y Venezuela), en el caso de China existe una clara apuesta de comercio. China ha devenido en el segundo socio comercial más importante de la isla. Varias empresas chinas como Huawei y Haier han ayudado al desarrollo del sistema de telecomunicaciones cubano. Pekín reconoce la importancia estratégica de Cuba, por su inmediatez geográfica a Estados Unidos, y puede aprovechar esa relación para desafiar a su enemigo americano.

Tanto la profundización en esa vinculación como un paso firme en las reformas económicas, tal vez imitando a Vietnam en la apertura de mercado sin dejar el comunismo (el vietnamita, no obstante, es un modelo con lastres), dependerá de la nueva generación de dirigentes. Raúl Castro, más proclive a las reformas que su hermano Fidel, no acabó de impulsar de modo decidido el proceso porque el boom del precio de las materias primas, del que Cuba se benefició muy directamente a través del petróleo venezolano, relativizó su urgencia. Esta se plantea ahora, pero el nuevo presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, a quien Raúl Castro pasó en abril también su último cargo –primer secretario del PCC–, no tiene la autoridad interna ni la ascendencia sobre el Ejército, que controla buena parte de la economía, que gozaban los Castro.

Categorías Global Affairs: Economía, Comercio y Tecnología Artículos Latinoamérica

POLITICAL RISK REPORT / Andrea Izco, Elena López-Doriga and Lucía Sáez


 

Download the document [pdf. 1MB]

 

 

EXECUTIVE SUMMARY

The purpose of this political risk report is to analyze how stable the political, economic, and social conditions of South Korea are to determine the best approach to invest in this country. 

Firstly, regarding the Economic Outlook, the GDP is expected to increase 3.6% in 2021 and 2.8% in 2022 and the government has devoted to get out of the crisis through the Korean-New Deal. Concerning heavy industry, manufacturing, and AI and technology, South Korea is taking action to become a potential leader. In terms of energy, the country's high dependence on energy imports because of its scarcity of natural resources motivates them to move towards renewable energies as well as to maintain its energy security.

Secondly, in relation to South Korea´s Social Outlook, the country has shown great social cohesion after the COVID-19 crisis with responsible action by the population. The birth rate is expected to remain very low, but still, the need for immigrants has not been an easy response as nationals feel a certain threat. Regarding religion, the notion of democracy is what brings South Korea closer to the Western World, not too much the notion of Christianity, but even having a democratic system, many Confucian values still remain.  It is safe to say that even though Koreans are likely to become less institutionally committed, the decline on religion will be minimal and regarding social stability, there will not be social confrontations between the different groups.

Thirdly, in the Political Outlook we see how South Korea’s democracy faces issues concerning the powerful executive connected to a crony capitalism system in which Chaebols have been related to political scandals in the last administrations. However, in the short-term, the government will focus on resolving socio-economic issues rather than taking system reforms, as a new form of populism is emerging claiming for solutions for inequalities and damage caused by modernity. Despite of the little economic progress carried out by the current administration under President Moon, it is likely that his party will win again the next presidential elections in 2022 thanks to the well management of the COVID-19 crisis.

Finally, the Inter-Korean question can be concluded by saying North Korea is not willing to open up and instead takes minimal reforms. Despite of the struggles caused by the crisis and the commitment to dialogue from South Korea under the so-called Sunshine Policy, little progress has been achieved.

Categorías Global Affairs: Asia Economía, Comercio y Tecnología Informes

La nueva Administración exhibe una agenda multilateral, pero en asuntos cruciales mantiene medidas de la era Trump

Con los asuntos domésticos como prioridad, debido al Covid, la atención hacia Latinoamérica por parte de la nueva Administración Biden ha quedado relegada en general a un muy segundo plano. En el exterior, las negociaciones con Irán o el conflicto palestino-israelí han centrado la dedicación de la diplomacia estadounidense, con el protagonismo del secretario de Estado, Antony Blinken. Pero algunos asuntos regionales tienen repercusión nacional en EEUU, como la migración o el narcotráfico, y Biden ha puesto al frente de la gestión de esos problemas a su vicepresidenta, Kamala Harris. Con una interlocución directa de Biden con sus homólogos hemisféricos dificultada por la pandemia, es Harris la que está llevando los encuentros con las autoridades de México y Centroamérica, como en el viaje que realizará en junio.

ARTÍCULOMiguel García-Miguel

Una vez accedió a la presidencia, Joe Biden encontró un panorama bien distinto al que había dejado tras su servicio como vicepresidente de Barack Obama. Donald Trump llevó a cabo una política aislacionista y desde luego nada paternalista comparada con lo que muchas veces ha sido el carácter de la relación de Estados Unidos con sus vecinos del Hemisferio Occidental. Trump tuvo un tono dominante e impositivo en momentos clave, como durante las negociaciones del T-MEC o en la aplicación de sanciones a Cuba y Venezuela, pero el resto del tiempo se desentendió de la región. Esa poca implicación fue del agrado de líderes populistas de diferente signo como el mexicano Andrés Manuel López Obrador o el brasileño Jair Bolsonaro. 

En estos siguientes cuatro años, de la Administración Biden–Harris podemos esperar un retorno al multilateralismo, la acción contra el cambio climático y la promoción de la democracia y los Derechos Humanos, cuestiones que están en el centro de la actual agenda estadounidense. Estos asuntos, como también los relativos a la presión migratoria y la conveniencia de contrarrestar a China y Rusia en la región con una “diplomacia de las vacunas” propia, marcarán las relaciones con los países vecinos. De momento, no obstante, Biden ha mantenido medidas emblemáticas de Trump y se está tomando su tiempo para detallar lo que debe ser su política para Latinoamérica.

TRIANGULO NORTE: Ayudas y creciente tensión con Bukele

Durante su campaña electoral, Joe Biden prometió que si llegaba a presidente llevaría a cabo un plan de ayudas para Guatemala, Honduras y El Salvador que en cuatro años ascendería a 4.000 millones de dólares y que tendría como fin fomentar el desarrollo de la región para así evitar el flujo masivo de emigrantes hacia Estados Unidos. Previamente como vicepresidente Biden se implicó directamente en la Alianza para la Prosperidad que Obama puso en marcha en 2014 a raíz de una crisis migratoria previa, la cual buscaba aportar más de 750 millones anuales al Triángulo Norte; el programa, cuyo presupuesto Trump redujo, no impidió el nuevo auge migratorio que se ha visto los últimos años.

Sin duda la región, una de las más pobres del mundo, precisa de incentivos para su desarrollo, pero igualmente sigue contando con serios problemas como la propensión a los desastres naturales, la dependencia de empresas extranjeras en la explotación de sus recursos y la mala gobernanza de sus políticos. Así, Washington ha incluido entre sus prioridades la denuncia de la corrupción en los países del Triángulo Norte, publicando listas de políticos corruptos, ya comenzadas con Trump y ahora ampliadas con Biden. Precisamente esas denuncias y la deriva antidemocrática del presidente de El Salvador, Nayib Bukele, está convirtiendo en hostil una relación que Bukele había cultivado durante la era Trump.

MÉXICO: Migración y medioambiente

México, como país con el que comparte una extensa frontera, siempre ha sido un punto clave en la política exterior de EEUU y una de sus prioridades. Con la llegada de la Administración Biden se prevén más roces con López Obrador de lo que supuso la presidencia de Trump. El aumento de la presión migratoria en la frontera entre México y EEUU está complicando la presidencia de Biden y tiene el riesgo de dañar las perspectivas electorales de la vicepresidenta, Kamala Harris, a quien Biden ha encargo directamente gestionar la crisis migratoria, que este año está batiendo un nuevo récord. Asimismo, las limitaciones puestas por México a la presencia de la DEA, la agencia antinarcóticos estadounidense, han enrarecido las relaciones. Biden aún no ha viajado a México, a pesar de que esa visita es una de las primeras que hacen los presidentes de EEUU.

La política ecologista de Biden choca directamente con los intereses del presidente mexicano, centrado en construir una nueva gran refinería en lugar de promover las energías renovables. Precisamente, uno de los puntos de tensión será la reforma eléctrica que López Obrador tiene pensado llevar a cabo, que limitará aún más la participación de las empresas privadas en el sector eléctrico y potenciaría el uso de energías no renovables, ya que son las que están en manos del estado. Recientemente, la reforma fue suspendida por un juez federal, pero se espera que el Gobierno recurra ese bloqueo. Las trabas a la liberalización encajan mal en el renovado Acuerdo de Libre Comercio entre EEUU, México y Canadá (T-MEC).

COLOMBIA: Protestas, acuerdos de paz y refugiados venezolanos

Con Colombia, la Administración Biden se encuentra en un periodo de tanteo. Tras la aproximación del presidente Iván Duque a Trump, a pesar de los desaires iniciales de este, el Gobierno colombiano encontró la alabanza de Biden por haber decidido dar estatus de protección temporal a los casi dos millones de refugiados venezolanos que viven en el país. Biden felicitó a Duque en febrero por carta, pero de momento no ha habido entrevista entre ambos, ni siquiera telefónica.

Las violentas protestas que vive Colombia, acogidas con una gestión policial muy criticada por la oposición, no han socavado de momento el apoyo expreso trasladado por la Administración Biden a Duque, pero la situación puede instalarse en la inestabilidad ante la perspectiva de las elecciones presidenciales de mayo de 2022. En Washington producen intranquilidad algunos pasos en falso en la implementación de los acuerdos de paz de 2016, como el asesinato de exguerrilleros que dejaron las armas y de líderes sociales. En cualquier caso, Colombia es un conveniente aliado en la lucha contra el narcotráfico, tarea en la que ambos países llevan tiempo colaborando estrechamente desde el impulso estadounidense al Plan Colombia.

Por último, Bogotá también puede resultar útil para el Gobierno estadounidense en el manejo de la crisis venezolana, y no solo a la hora de retener inmigrantes en el país andino. Los nuevos cauces de negociación que Biden quiere abrir, sin dejar de presionar sobre Maduro, exigen un consenso regional de apoyo.

CUBA: La incógnita de un aperturismo post-castrista, al menos económico

La Administración Obama, en la que Biden fue vicepresidente, llevó a cabo una histórica aproximación a Cuba restableciendo las relaciones diplomáticas entre ambos países. Aunque Trump mantuvo ese reconocimiento diplomático, eliminó algunas disposiciones que ampliaban el contacto con la isla e impuso nuevas sanciones. Tras las políticas duras de su antecesor, Biden no protagonizará por ahora un retorno a las políticas de Obama. El Gobierno cubano no correspondió a ellas con muestras de apertura y favorecer un régimen inmovilista puede tener consecuencias electorales en EEUU. La posibilidad de que Trump se presente en 2024 puede proyectar en Florida una nueva lucha por el voto latino, y en particular el cubano, en un estado que Biden perdió en 2020. 

Aún así, la Administración Biden tratará de aflojar algunas de las sanciones, como se ha visto con la autorización de enviar de nuevo remesas a la isla. Por su parte, Cuba seguramente juegue a la diplomacia del quid pro quo y esperará a que sean sus vecinos quienes den los primeros pasos para llevar a cabo políticas aperturistas, básicamente en cuestiones económicas. 

VENEZUELA: Opciones para un diálogo creíble

En Venezuela, la recuperación de la democracia y las elecciones libres siguen siendo el principal objetivo y Biden ha mantenido las sanciones contra el régimen de Nicolás Maduro establecidas por Trump. La nueva Administración ha moderado su lenguaje y ha retirado de la mesa la posibilidad de una intervención militar que más bien era retórica; no obstante, sigue considerando a Maduro como dictador y reconociendo a Juan Guaidó como presidente legítimo. 

La prioridad pasa por una salida negociada, articulada sobre próximos procesos electorales, pero las conversaciones solo se han abierto de modo tímido y sin de momento fijar interlocutores y foros bien definidos. EEUU tratará de cooperar con organismos multilaterales como la OEA, el Grupo de Lima o la Unión Europea para intentar resolver la crisis política y económica del país. En la ecuación de algún modo también entra Cuba, pues un cambio en Venezuela perjudicaría considerablemente a la isla si los sucesores de los Castro deciden continuar con el modelo comunista. 

Además, al igual que en la cuestión cubana, la actitud ante el chavismo tiene consecuencias electorales en EEUU, especialmente en Florida, como se vio en las presidenciales de 2020, de forma que es difícil que Biden afloje la presión sobre Maduro antes de las elecciones de medio mandato que tendrán lugar en noviembre de 2022. Biden ha otorgado a los venezolanos presentes en EEUU el estatuto de protección temporal.

BRASIL: El Amazonas como piedra de toque

Debido al tono de la presidencia de Jair Bolsonaro, Brasil es otro de los países de la región con los que la nueva Administración ha empeorado sus relaciones en comparación con el periodo Trump. El acento que Biden está poniendo en el medio ambiente y el combate del cambio climático le enfrenta a un Bolsonaro claramente menos sensible hacia esas cuestiones, que no parece reaccionar suficientemente ante un Amazonas en creciente desforestación. No obstante, aunque Biden encuentre incómoda la relación, EEUU seguirá trabajando con la principal economía latinoamericana, cuyo papel sigue siendo importante en cuestiones de desarrollo regional.

El año y medio que queda hasta las presidenciales brasileñas de octubre de 2022 presenta un impasse a la espera de que un posible giro político ponga más en unísono a los dos países, si bien un regreso al poder del Partido de los Trabajadores no tendría por qué significar una especial consonancia, pues no la hubo ni con Lula da Silva ni con Dilma Rousseff aun estando los demócratas en la Casa Blanca.

Derechos Humanos y vacunas

Además de los países mencionados, algunos otros están igualmente en el plan de actuación de EEUU, especialmente en relación a los Derechos Humanos, como es el caso de la involución democrática en Nicaragua o el trato que Bolivia puede dar a la expresidenta Jeanine Áñez.

Por otra parte, se espera que en las próximas semanas, ya inoculada la mayor parte de la población estadounidense, EEUU proceda a entregar millones de dosis de vacunas a países latinoamericanos. Además de la ayuda real que supondrán esas entregas, constituirán un modo de contrarrestar la influencia que China y Rusia se han asegurado en la región mediante el envío de sus respectivas vacunas. Si la pugna EEUU-China marcará la presidencia de Biden, como sin duda marcará toda esta década, un terreno de disputa será el “patio trasero” de EEUU.

Categorías Global Affairs: Norteamérica Orden mundial, diplomacia y gobernanza Artículos Latinoamérica

COMMENTARYMarina G. Reina

After weeks of rockets being fired from Gaza and the West Bank to Israel and Israeli air strikes, Israel and Hamas have agreed to a ceasefire in a no less heated environment. The conflict of the last days between Israel and Palestine has spread like powder in a spiral of violence whose origin and direct reasons are difficult to draw. As a result, hundreds have been killed or injured in both sides.

What at first sight seemed like a Palestinian protest against the eviction of Palestinian families in the Jerusalem’s neighborhood of Sheikh Jarrah, is connected to the pro-Hamas demonstrations held days before at Damascus Gate in Jerusalem. And even before that, at the beginning of Ramadan, Lehava, a Jewish far-right extremist organization, carried out inflammatory anti-Arab protests at the same Damascus Gate. Additionally, the upcoming Palestinian legislative elections that Palestinian PM Mahmoud Abbas indefinitely postponed must be added to this cocktail of factors. To add fuel to the flames, social media have played a significant role in catapulting the conflict to the international arena—especially due to the attack in Al-Aqsa mosque that shocked Muslims worldwide—, and Hamas’ campaign encouraging Palestinian youth to throw into the streets at point of rocks and makeshift bombs. 

Sheikh Jarrah was just the last straw

At this point in the story, it has become clear that the evictions in Sheikh Jarrah have been just another drop of water in a glass that has been overflowing for decades. The Palestinian side attributes this to an Israeli state strategy to expand Jewish control over East Jerusalem and includes claims of ethnic cleansing. However, the issue is actually a private matter between Jews who have property documents over those lands dating the 1800s, substantiated in a 1970 law that enables Jews to reclaim Jewish-owned property in East Jerusalem from before 1948, and a group of Palestinians, not favored by that same law.

The sentence ruled in favor of the right-wing Jewish Israeli association that was claiming the property. This is not new, as such nationalist Jews have been working for years to expand Jewish presence in East Jerusalem’s Palestinian neighborhoods. Far from being individuals acting for purely private purposes, they are radical Zionist Jews who see their ambitions protected by the law. This is clearly portrayed by the presence of the leader of the Jewish supremacist Lehava group—also defined as opposed to the Christian presence in Israel—during the evictions in Sheikh Jarrah. This same group marched through Jerusalem’s downtown to the cry of “Death to Arabs” and looking for attacking Palestinians. The fact is that Israel does not condemn or repress the movements of the extreme Jewish right as it does the Islamic extremist movements. Sheikh Jarrah is one, among other examples, of how, rather, he gives them legal space. 

Clashes in the streets of Israel between Jews and Palestinians

Real pitched battles were fought in the streets of different cities of Israel between Jewish and Palestinians youth. This is the case in places such as Jerusalem, Acre, Lod and Ashkelon —where the sky was filled with the missiles coming from Gaza, that were blocked by the Israeli antimissile “Iron Dome” system. Palestinian neighbors were harassed and even killed, synagogues were attacked, and endless fights between Palestinians and Israeli Jews happened in every moment on the streets, blinded by ethnic and religious hatred. This is shifting dramatically the narrative of the conflict, as it is taking place in two planes: one militarized, starring Hamas and the Israeli military; and the other one held in the streets by the youth of both factions. Nonetheless, it cannot be omitted the fact that all Israeli Jews receive military training and are conscripted from the age of 18, a reality that sets the distance in such street fights between Palestinians and Israelis.

Tiktok, Instagram and Telegram groups have served as political loudspeakers of the conflict, bombarding images and videos and minute-by-minute updates of the situation. On many occasions accused of being fake news, the truth is that they have achieved an unprecedented mobilization, both within Israel and Palestine, and throughout the world. So much so that pro-Palestinian demonstrations have already been held and will continue in the coming days in different European and US cities. Here, then, there is another factor, which, while informative and necessary, also stokes the flames of fire by promoting even more hatred. Something that has also been denounced in social networks is the removal by the service of review of the videos in favor of the Palestinian cause which, far from serving anything, increases the majority argument that they want to silence the voice of the Palestinians and hide what is happening.

Hamas propaganda, with videos circulating on social media about the launch of the missiles and the bloodthirsty speeches of its leader, added to the Friday’s sermons in mosques encouraging young Muslims to fight, and to sacrifice their lives as martyrs protecting the land stolen from them, do nothing but promote hatred and radicalization. In fact, 

It may be rash to say that this is a lost war for the Palestinians, but the facts suggest that it is. The only militarized Palestinian faction is Hamas, the only possible opposition to Israel, and Israel has already hinted to Qatari and Egyptian mediators that it will not stop military deployment and attacks until the military wing of Hamas surrenders its weapons. The US President denied the idea of Israel being overreacting. 

Hamas’ political upside in violence and Israel’s catastrophic counter-offensive 

Experts declare that it seems like Hamas was seeking to overload or saturate Israel’s interception system, which can only stand a certain number of attacks at once. Indeed, the group has significantly increased the rate of fire, meaning that it has not only replenished its arsenal in spite of the blockade imposed by Israel, but that it has also improved its capabilities. Iran has played a major role in this, supplying technology in order to boost Palestinian self-production of weapons, extend the range of rockets and improve their accuracy. A reality that has been recognized by both Hamas and Iran, as Hamas attributes to the Persian country its success. 

This translates into the bloodshed of unarmed civilians to be continued. If we start from the basis that Israeli action is defensive, it must also be said that air strikes do not discriminate against targets. Although the IDF has declared that the targets are bases of Hamas, it has been documented how buildings of civilians have been destroyed in Gaza, as already counted by 243 the numbers of dead and those of injured are more than 1,700 then the ceasefire entered into effect. On the Israeli side, the wounded reported were 200 and the dead were counted as 12. In an attempt to wipe out senior Hamas officials, the Israeli army was taking over residential buildings, shops and the lives of Palestinian civilians. In the last movement, Israel was focusing on destroying Hamas’ tunnels and entering Gaza with a large military deployment of tanks and military to do so.

Blood has been shed from whatever ethnical and religious background, because Hamas has seen a political upside in violence, and because Israel has failed to punish extremist Jewish movements as it does with Islamist terrorism and uses disproportionated defensive action against any Palestinian uprising. A sea of factors that converge in hatred and violence because both sides obstinately and collectively refuse to recognize and legitimate the existence of the other.

Categorías Global Affairs: Oriente Medio Seguridad y defensa Comentarios

[Pablo Pérez López, Charles de Gaulle, el estadista rebelde (Ciudadela: Madrid, 2020), 218 págs]

RESEÑA / Jairo Císcar

Coincidiendo con el 50 aniversario del fallecimiento de Charles de Gaulle y con el 75 aniversario de la victoria aliada en la Segunda Guerra Mundial, el profesor Pablo Pérez López publica esta nueva biografía del “más ilustre de los franceses”, como a veces es referido. Cuando se emprende la escritura de una biografía, y más cuando es acerca de un personaje del que se han escrito infinidad de libros y artículos, se corre el riesgo de diluirse en lo anterior y no aportar nada nuevo. Sin embargo, este volumen nos presenta al personaje desde una óptica diferente: su rebeldía. Rebeldía entendida como lucha por lo que se cree justo, como un inconformismo activo que empuja a superar la mediocridad, como amor y servicio a Francia en sus momentos más oscuros. Precisamente creo que este es uno de los mayores logros del libro: presentar, en apenas 200 páginas y con un estilo amable y directo, un nuevo retrato del general francés, al que encumbra –más allá de los claroscuros disculpables de toda persona– como un modelo a seguir y un ejemplo de valentía que cuenta con plena actualidad.

El libro nos presenta la vida de De Gaulle de manera cronológica, desde su infancia hasta su muerte. Resulta fundamental, para entender al gran hombre que será posteriormente, hacer un análisis de su vida temprana. Se presenta así a un joven inquieto y soñador, devoto cristiano desde muy pronta edad. Un joven que al descubrir con apenas 14 años una vocación, la de la vida militar, que marcará toda su vida y la vida de millones de compatriotas suyos, se aplicará enormemente a ella hasta convertirse en un sobresaliente líder. Destaca también en el libro el amplio uso de pasajes de sus memorias o textos manuscritos del protagonista, que revelan la faceta más desconocida del personaje: su psique, su amor, su devoción, su rebeldía. Porque hay que recalcar que se muestra a un De Gaulle consciente de sí mismo (que no prepotente) y que tiene claro que tiene una misión.

Pronto se pasa a introducir al entonces capitán, que sobresalió durante la Gran Guerra por sus sesudos análisis y capacidad prospectiva, al que su amor por Francia nunca le nubló el juicio a la hora de señalar los fallos propios y ajenos. Un joven que a pesar de la humillación que le supuso caer prisionero (a pesar de sus heroicos esfuerzos que le valieron la Legión de Honor), no cejó de aprender y examinar al enemigo, aprovechando cada momento de sus 32 meses de cautiverio.

Se sigue su evolución tras la Gran Guerra, ya como una promesa en el séquito de Petáin. Pero no todo son éxitos. La vida de De Gaulle está trazada en la grandeza de los hombres que saben sobreponerse a las dificultades. Quizás la más especial, y en la que se aprecia su verdadero carácter, es en la vida de su hija Anne, que padeció síndrome de Down, y con quien De Gaulle desarrolló un extraordinario vínculo y cercanía. Con ella era con quien el pensativo general se vestía de afable y afectuoso padre.

Esta formación de su carácter me parece esencial para entender el resto del libro, y por tanto el resto de su vida. Sin ánimo de acabar haciendo un resumen completo del volumen (que como se ha dicho anteriormente abarca toda su trayectoria vital, con especial y necesario énfasis en su “vida política”), me parecía necesario reflejar la singular propuesta y objetivo de este libro, que no es otro sino mostrar ese lado más desconocido del general francés, esa rebeldía e inconformismo que le empujó a tener un peso importantísimo en la creación de la actual forma de la República Francesa y cuya impronta, 50 años después de su muerte, sigue viva en Europa y en la política francesa.

Personalmente, me ha atraído mucho el estilo y organización del escrito. Hace que la propuesta sea amena y fácil de leer, a la vez que un trabajo muy serio y profundo, que invita a una reflexión constante. Muestra la intimidad y la soledad de un hombre ante la incomprensión de sus contemporáneos, con respecto a los que siempre estuvo adelantado. Un hombre que, en definitiva, siempre antepuso el bien mayor, su amada Francia, al bien propio. Un experto tanquista que supo dirigir a su país en momentos tan distintos: el gobierno de la Francia Libre en Londres, el desfile en los Campos Elíseos, la revuelta de Argel, el nacimiento de la Vª República Francesa, Mayo del 68 y su postrera dimisión, como hombre de honor, tras perder el referéndum sobre el Senado y las regiones que convocó, en uno de sus últimos actos de rebeldía, en contra de todos sus asesores.

Finalmente, De Gaulle fue rebelde hasta la muerte, rechazando cualquier funeral de estado y reposando, junto a su querida hija, en un pequeño pueblo francés. Su lápida –que simplemente reza: Charles de Gaulle, 1890-1970– no hace sino mostrar su rebeldía final. Murió el hombre, pero nació el mito.

Categorías Global Affairs: Unión Europea Orden mundial, diplomacia y gobernanza Reseñas de libros

Behind the tension between Qatar and its neighbors is the Qatari ambitious foreign policy and its refusal to obey

Recent diplomatic contacts between Qatar and Saudi Arabia have suggested the possibility of a breakthrough in the bitter dispute held by Qatar and its Arab neighbors in the Gulf since 2017. An agreement could be within reach in order to suspend the blockade imposed on Qatar by Saudi Arabia, United Arab Emirates, and Bahrain (and Egypt), and clarify the relations the Qataris have with Iran. The resolution would help Qatar hosting the 2022 FIFA World Cup free of tensions. This article gives a brief context to understand why things are the way they are.

Ahmad Bin Ali Stadium, one of the premises for the 2020 FIFA World Cup in Qatar

▲ Ahmad Bin Ali Stadium, one of the premises for the 2022 FIFA World Cup in Qatar

ARTICLE / Isabelle León

The diplomatic crisis in Qatar is mainly a political conflict that has shown how far a country can go to retain leadership in the regional balance of power, as well as how a country can find alternatives to grow regardless of the blockade of neighbors and former trading partners. In 2017, Saudi Arabia, United Arab Emirates, and Bahrain broke diplomatic ties with Qatar and imposed a blockade on land, sea, and air.

When we refer to the Gulf, we are talking about six Arab states: Saudi Arabia, Oman, UAE, Qatar, Bahrain, and Kuwait. As neighbors, these countries founded the Gulf Cooperation Council (GCC) in 1981 to strengthen their relation economically and politically since all have many similarities in terms of geographical features and resources like oil and gas, culture, and religion. In this alliance, Saudi Arabia always saw itself as the leader since it is the largest and most oil-rich Gulf country, and possesses Mecca and Medina, Islam’s holy sites. In this sense, dominance became almost unchallenged until 1995, when Qatar started pursuing a more independent foreign policy.

Tensions grew among neighbors as Iran and Qatar gradually started deepening their trading relations. Moreover, Qatar started supporting Islamist political groups such as the Muslim Brotherhood, considered by the UAE and Saudi Arabia as terrorist organizations. Indeed, Qatar acknowledges the support and assistance provided to these groups but denies helping terrorist cells linked to Al-Qaeda or other terrorist organizations such as the Islamic State or Hamas. Additionally, with the launch of the tv network Al Jazeera, Qatar gave these groups a means to broadcast their voices. Gradually the environment became tense as Saudi Arabia, leader of Sunni Islam, saw the Shia political groups as a threat to its leadership in the region.

Consequently, the Gulf countries, except for Oman and Kuwait, decided to implement a blockade on Qatar. As political conditioning, the countries imposed specific demands that Qatar had to meet to re-establish diplomatic relations. Among them there were the detachment of the diplomatic ties with Iran, the end of support for Islamist political groups, and the cessation of Al Jazeera's operations. Qatar refused to give in and affirmed that the demands were, in some way or another, a violation of the country's sovereignty.

A country that proves resilient

The resounding blockade merited the suspension of economic activities between Qatar and these countries. Most shocking was, however, the expulsion of the Qatari citizens who resided in the other GCC states. A year later, Qatar filed a complaint with the International Court of Justice on grounds of discrimination. The court ordered that the families that had been separated due to the expulsion of their relatives should be reunited; similarly, Qatari students who were studying in these countries should be permitted to continue their studies without any inconvenience. The UAE issued an injunction accusing Qatar of halting the website where citizens could apply for UAE visas as Qatar responded that it was a matter of national security. Between accusations and statements, tensions continued to rise and no real improvement was achieved.

At the beginning of the restrictions, Qatar was economically affected because 40% of the food supply came to the country through Saudi Arabia. The reduction in the oil prices was another factor that participated on the economic disadvantage that situation posed. Indeed, the market value of Qatar decreased by 10% in the first four weeks of the crisis. However, the country began to implement measures and shored up its banks, intensified trade with Turkey and Iran, and increased its domestic production. Furthermore, the costs of the materials necessary to build the new stadiums and infrastructure for the 2022 FIFA World Cup increased; however, Qatar started shipping materials through Oman to avoid restrictions of UAE and successfully coped with the status quo.

This notwithstanding, in 2019, the situation caused almost the rupture of the GCC, an alliance that ultimately has helped the Gulf countries strengthen economic ties with European Countries and China. The gradual collapse of this organization has caused even more division between the blocking countries and Qatar, a country that hosts the largest military US base in the Middle East, as well as one of Turkey, which gives it an upper hand in the region and many potential strategic alliances.

The new normal or the beginning of the end?

Currently, the situation is slowly opening-up. Although not much progress has been made through traditional or legal diplomatic means to resolve this conflict, sports diplomacy has played a role. The countries have not yet begun to commercialize or have allowed the mobility of citizens, however, the event of November 2019 is an indicator that perhaps it is time to relax the measures. In that month, Qatar was the host of the 24th Arabian Gulf Cup tournament in which the Gulf countries participated with their national soccer teams. Due to the blockade, UAE, Saudi Arabia, and Bahrain had boycotted the championship; however, after having received another invitation from the Arabian Gulf Cup Federation, the countries decided to participate and after three years of tensions, sent their teams to compete. The sporting event was emblematic and demonstrated how sport may overcome differences.

Moreover, recently Saudi Arabia has given declarations that the country is willing to engage in the process to lift-up the restrictions. This attitude toward the conflict means, in a way, improvement despite Riyadh still claims the need to address the security concerns that Qatar generates and calls for a commitment to the solution. As negotiations continue, there is a lot of skepticism between the parties that keep hindering the path toward the resolution.  

Donald Trump’s administration recently reiterated its cooperation and involvement in the process to end Qatar's diplomatic crisis. Indeed, US National Security Adviser Robert O’Brien stated that the US hopes in the next two months there would be an air bridge that will allow the commercial mobilization of citizens. The current scenario might be optimistic, but still, everything has remained in statements as no real actions have been taken. This participation is within the US strategic interest because the end of this rift can signify a victorious situation to the US aggressive foreign policy toward Iran and its desire to isolate the country. This situation remains a priority in Trump’s last days in office. Notwithstanding, as the transition for the administration of Joe Biden begins, it is believed that he would take a more critical approach on Saudi Arabia and the UAE, pressuring them to put an end to the restrictions.

This conflict has turned into a political crisis of retention of power or influence over the region. It is all about Saudi Arabia’s dominance being threatened by a tiny yet very powerful state, Qatar. Although more approaches to lift-up the rift will likely begin to take place and restrictions will gradually relax, this dynamic has been perceived by the international community and the Gulf countries themselves as the new normal. However, if the crisis is ultimately resolved, mistrust and rivalry will remain and will generate complications in a region that is already prone to insurgencies and instability. All the countries involved indeed have more to lose than to gain, but three years have been enough to show that there are ways to turn situations like these around.