Saltar al contenido
Universidad de Navarra

7:00 h: El día comienza muy pronto para Marta, una navarra de 47 años que hace unos meses encontró su primer empleo.

7:30 h: Se dirige al autobús que le llevará a su nuevo trabajo. Marta es muy puntual, aunque su jornada laboral empieza a las 8:30, muchos días llega quince minutos antes a la Universidad.

8:30 h: Nada más llegar, se encarga de subir todas las persianas de la Facultades Eclesiásticas y de cerrar las ventanas de la Biblioteca, porque como ella dice: "no quiero que los estudiantes pasen frío mientras estudian".

9:00 h: Comienzan sus tareas, que son fundamentalmente administrativas: se encarga de rellenar ficheros, organizar sobres, ordenar libros… Sin embargo, le encanta coser, restaurar muebles y escuchar música. Sus cantantes favoritos son los Rolling Stones. Una de sus aficiones es ir de compras. Pero todo esto lo deja para las tardes.

9:30 h: Llega el correo. Para Marta es la actividad más difícil porque no sabe cuáles son los despachos de cada profesor. Solo lleva unos meses en esta Facultad tan grande para ella, que empezó a trabajar aquí el 1 de octubre. "Es como un laberinto, yo me pierdo con tantos pasillos", dice Marta riéndose.

10:00 h: En cuanto termina, continúa ordenando todos los papeles de las carpetas, metiendo las cartas en los sobres y organizando los libros del archivo.

10:30 h: Baja a la cafetería. Hora del esperado café. Sus compañeras la esperan todos los lunes, miércoles y viernes. "Estamos media hora charlando tranquilamente. Son todas muy simpáticas", dice Marta.

11:00 h: Después del café, cada día es diferente porque depende del trabajo que haya que hacer. Ahora que llega la Navidad tiene que enviar todas las tarjetas felicitando estas fiestas. "Este trabajo me resulta muy enriquecedor, se me pasa la mañana volando".

11:45 h: Aunque ya es la hora de irse, Marta siempre termina todas sus tareas: "Muchas veces me tienen que echar", dice sonriendo. Arantza Azcona, la jefa de Marta, explica que es muy trabajadora y meticulosa. "Al principio estaba más nerviosa pero ya se ha adaptado totalmente a este trabajo. Viene aquí con muchas ganas por lo que poco a poco le iremos exigiendo más responsabilidad", cuenta Arantza.

Aviso

La Universidad de Navarra utiliza cookies propias y de terceros para mejorar sus servicios, elaborar información estadística y analizar de forma agregada los hábitos de navegación de los visitantes de su página web. Esta información se comparte con terceros cuya relación se incluye en la Política de cookies. Al clicar en “Aceptar”, acepta el uso de estas cookies, pudiendo revocar su decisión cuando lo desee.

Aceptar