Image Map

"El teatro culturiza, responsabiliza y
forja amistades sólidas"

 

 

   ▲ Adriana Pueyo.   
    AUTOR: Pau Fluriach


Entrevista a Adriana Pueyo Iglesias

Directora de la compañía "Mutis por el foro", y alumna de 5º de Derecho y Filosofía. Este año interpreta a Daisy en la obra "El Gran Gatsby" y a Ofelia en "Hamlet". También dirige "La cabeza del dragón" y "El pabellón de los desamparados", adaptación de "Los renglones torcidos de Dios" de Torcuato Luca de Tena (1979)

 

¿Qué te aporta el teatro a ti personalmente?

En primer lugar aporta mucha cultura. Por ejemplo, no todos los días uno tiene la posibilidad de leer a García Lorca, y pienso que es un déficit que tiene muchísima gente. En segundo lugar, el teatro aporta sentido de la responsabilidad y sentido de trabajo en grupo. La obra no sale si todos los actores no van a lo mismo. Y por último, te une mucho a tus compañeros. Pasas una gran cantidad de horas a la semana con gente muy diferente a ti pero con una afición en común: el teatro. Y el hecho de actuar delante de ellos, el pasar vergüenza, hace que se forjen unas amistades muy sólidas.

¿Qué tiene de especial "Mutis por el foro" (en adelante Mutis)?

La estructura que Mutis ayuda a que no solo sea hacer teatro, sino que también  tiene una función formativa. Los que tienen un cargo de más responsabilidad enseñan a los que tiene a su cargo, y para ascender en rango se tiene que haber pasado por el rango anterior. No solo es teatro, ese intercambio de conocimientos ayuda a que la conexión entre el grupo sea más fuerte y que cada año se puedan representar más obras.

¿Tiene alguna ventaja formar parte de una compañía muy voluminosa?

El ser un grupo tan numeroso hace que conozcas a mucha gente diferente cada año, a diferencia de otras compañías más pequeñas en las que solo conoces a las quince personas que la integran. Además Mutis te da la oportunidad de promocionar, de llegar a puestos de dirección con más facilidad que en un grupo pequeño por la sencilla razón de que hay más obras, y por tanto más puestos de dirección. Todo el que trabaje, muestre interés y tenga ganas de dirigir puede tener una oportunidad.

Que haya en la universidad varias compañías de teatro pequeñas y una gigantesca es algo peculiar. ¿Qué beneficios tiene esta estructura?

Es algo positivo para el alumno que quiera hacer teatro. Porque de esta manera uno puede escoger entre dos maneras de funcionar. Puede elegir un grupo más social, más general, en el que cada año se conoce a mucha gente diferente; o bien puede elegir un grupo más pequeño en el que solo conocerá con profundidad a quince personas y se volverán inseparables. Se fomenta la diversidad.

¿Cómo se deciden las fechas de las obras?

La función del director es el de coordinar todos los grupos. Pero es director, no dictador. Para decidir las fechas se hacen reuniones con los demás directores y con sentido común se decide. Las que tienen un montaje más sencillo se hacen antes y las que son más complejas más tarde. Es una decisión de mutuo acuerdo.

¿Y cómo se deciden qué obras se representan durante el curso?

Durante el curso los directores y ayudantes de dirección deben leer mucho teatro. Tanto obras clásicas como obras más contemporáneas. Después de Semana Santa se hace una primera reunión para ver las propuestas para las obras del curso que viene, y en agosto deben mandarme unos dosieres con la adaptación de la obra, los problemas que puedan tener y algunas soluciones. Después toca el momento más complicado, que es decidir qué proyectos salen adelante, y qué personas serán directores y ayudantes de dirección. Y para terminar, en septiembre se organizan los castings y ya se empieza a ensayar.