Image Map

"La presión del directo hace que la obra
salga mejor que en los ensayos"

 

   Miguel de Ribot.  
    AUTOR: Pau Fluriach


Entrevista a Miguel de Ribot Pastor

Actor de teatro y alumno de 3º de Periodismo. Este curso interpreta a Naranja en la obra "Reservoir Dogs", a Antonio en "Mucho ruído y pocas nueces" y al Doctor Gilchrist en "Arsénico por compasión".

 

¿Por qué haces teatro?

Primero, porque me gusta actuar; En segundo lugar hago teatro para desconectar de los estudios, realizar otra actividad más allá de la carrera. Y por último, porque haces amigos nuevos y fortaleces las amistades ya existentes.

¿Habías actuado antes?

No es un mundo que haya frecuentado mucho en mi vida. Nunca he ido a una escuela de teatro. Había hecho un par de obras en el colegio, y con papeles relativamente pequeños. Con amigos habíamos hecho algunos cortometrajes y siempre me había gustado aparecer en ellos.

¿Cómo sabías que había obras de teatro en la universidad?

Cuando llegué a la Universidad ni siquiera pensé en hacer teatro durante los estudios. Pero cuando llegué en primero de carrera se organizó en el Colegio Mayor la obra de teatro "Doce hombres sin piedad" y me pregunté "¿Por qué no?". Me gustaba actuar y era una oportunidad de oro.

¿Qué haces para superar los nervios antes de una representación? ¿Sigues alguna rutina concreta el mismo día de la obra?

La semana antes de la representación lo paso bastante mal y los nervios van aumentando a medida que se va acercando el día señalado. El mismo día de la obra estoy muy tenso pero intento vivirlo con la mayor normalidad posible y sabiendo que la obra será un éxito. Esa jornada intento ir todo el día en el lugar en el que se representará la obra y hacer cualquier cosa, ayudar a los demás, ensayar algunas partes. Intento desconectar y no obsesionarme en ensayar demasiado.

En el mundo del fútbol dicen que se juega como se entrena, en el teatro ¿se actúa como se ensaya?

En el ensayo se intenta hacer lo mejor posible, como si fuese en directo. Pero el día de la representación hay que añadir una gran dosis de presión, porque hay un único intento y porque hay mucha gente viéndote. Pero es una presión positiva que hace que muchas veces la obra salga mejor que en cualquier ensayo.

¿Drama o comedia?

Me gustan ambas, pero prefiero una comedia porque conectas directamente con el espectador, recibes una respuesta inmediata. Además de que los ensayos son más divertidos. En un drama, en cambio, hay silencio absoluto y el público simplemente observa. Aun así, un drama bien hecho es mejor que una comedia, es mucho más potente. Si está bien hecha tienes al público ganado desde el minuto uno porque se meten más en la historia.

¿Algún momento embarazoso en el escenario?

A mí no me ha pasado nada, pero lo que sí ha pasado alguna vez es que le toque hablar a alguien en una obra y a ese alguien se le olvida el texto o se inventa su frase. En esos casos hay que improvisar y hacer que esos cambios no se noten demasiado. Los ejercicios de improvisación ayudan mucho a saber responder con seguridad en casos como estos.

¿Ejercicios de improvisación?

Cuando ensayamos cada semana a veces el director propone ejercicios de improvisación. Esto consiste en que él nos plantea una situación y unos papeles concretos y tenemos que improvisar. Sobre todo se hacen a principio de curso, cuando todavía no hemos entrado de lleno en la obra.