300.000 horas de estudio que mejoran el mundo

Descripcion de la imagen
FOTO: Manuel Castells
REPORTAJE
Un euro multiplicado por una hora de estudio es igual a un puñado de ilusión y recursos en los países más desfavorecidos. Desde hace 15 años, la Universidad participa en la Olimpiada Solidaria de Estudio. Una carrera de fondo que ha aportado ya cerca de 300.000 euros a diferentes proyectos de cooperación repartidos por el mundo. Natalia Celis

    Los alumnos anotan sus horas en un registro y, simbólicamente, introducen el dinero en urnas.
FOTO: Manuel Castells
____________________________________________
   

La Olimpiada Solidaria sigue sumando adeptos. Cada año, más estudiantes de todo el continente - más de 100 salas de estudio se habilitan en Europa - se suman a esta iniciativa española organizada por la ONGD “Coopera Jóvenes para la Cooperación al Desarrollo”. Su esfuerzo, traducido en horas de estudio, da la oportunidad a muchos otros desfavorecidos a recibir educación básica y formación profesional. “Es una iniciativa que pretende despertar la sensibilidad de los jóvenes en realidades muy distantes de ellos y brindarles la posibilidad de contribuir a mejorar el mundo”, añade Paula Salvador, de Tantaka.

Hasta el momento, el esfuerzo y solidaridad de nuestros alumnos ha permitido la financiación de proyectos en Brasil, Colombia, Ecuador, Guatemala, Haití, México, Senegal, Togo… Sin ir más lejos, en la edición anterior 1.500 alumnos contribuyeron a sumar 23.157 horas de estudio/euros en las bibliotecas de los campus de Pamplona y San Sebastián. A esto hay que añadir, también, la aportación el año pasado de los Colegios Mayores del campus: 15.429 horas de estudio traducidas en euros que mejoró la vida de algunas personas de El Congo, Guatemala o Filipinas.

Es una iniciativa que pretende despertar la sensibilidad de los jóvenes en realidades muy distantes de ellos y brindarles la posibilidad de contribuir a mejorar el mundo”, añaden desde Tantaka.

Para este año 2018, el dinero destinado servirá para colaborar en la ampliación de la escuela “Arco Iris” de Senegal. Ubicada en Saly Velingara, una localidad a 85 km al sur de Dakar, los niños tienen la posibilidad de acceder a la educación y salud infantil. Asimismo, otros dos proyectos recibirán apoyo de esta Olimpiada: uno dirigido a jóvenes riesgo de exclusión en Casablanca (Marruecos) y otro a la formación profesional de los jóvenes en la Provincia de Esmeraldas (Ecuador). Bajo el lema ‘Estoy donde puedo ayudar’, estudiar, como siempre, tiene su recompensa.