EMPRENDEDORES DE LA UNIVERSIDAD DE NAVARRA

Errea Comunicación, quieren que

sus clientes comuniquen

Equipo Errea Comunicación en el calendario 2014. FOTO: Cedida

Javier Errea, fundador de Errea Comunicación. FOTO: Cedida

Javier Errea (COM´ 89). Periodista y navarro. Fundó Errea Comunicación cuando en 2005 dejó de trabajar en el Heraldo de Aragón como subdirector, un estudio especializado en diseño de información, consultoría periodística y comunicación. Hoy cuenta con ocho personas más. Han trabajado en los cinco continentes dando formación, diseñando y rediseñando publicaciones. Además, lleva más de veinte años como profesor de la Facultad de Comunicación.

¿Qué es Errea Comunicación?

Un estudio que se dedica a que sus clientes comuniquen de la mejor manera posible. Somos nueve graduados en comunicación de diferentes edades, de 49 que tengo yo a 24 que tiene la más joven. Nos encanta contar historias. Me parece que ésa es la clave. Desde aquí afrontamos todos nuestros encargos. Hay una base periodística imprescindible en nuestra manera de trabajar y así lo transmitimos a nuestros clientes: la naturalidad frente a la impostura, el sentido común frente a los fuegos artificiales. Estoy convencido de que desde esta manera de estar en el mundo uno comunica mejor. Es más auténtico y, al final del día, incluso más eficiente. Pero no es estrategia, es forma de ser.

Aunque se nos conoce sobre todo por nuestros proyectos de diseño periodístico, en medios impresos como en plataformas digitales, lo cierto es que desarrollamos también todo lo que tiene que ver con la comunicación corporativa e institucional. Es decir. Errea Comunicación es en realidad dos mundos que conviven y se retroalimentan: el periodístico propiamente dicho, que nos hace viajar por el mundo, y el corporativo, anclado en el ámbito regional.

¿Cómo nació?

Errea Comunicación nace informalmente a mediados de 2005, cuando yo dejo la subdirección de Heraldo de Aragón en Zaragoza, y regreso a Pamplona. Formalmente, se constituye como sociedad en 2006. Las cosas, como casi siempre, son bastante normales y prosaicas: dejo el periódico y me tengo que buscar la vida. ¿Qué sé hacer? ¿Qué puedo hacer? Contar historias y ayudar a otros a contarlas. En seguida, surgen proyectos de consultoría editorial, estratégica y de diseño en el extranjero, quizá por mi trayectoria anterior. Una periodista de Heraldo de Aragón se viene a Pamplona conmigo y comenzamos esta aventura juntos. Éramos dos y ahora somos nueve. Estamos muy contentos porque hemos sorteado los años de dura crisis con trabajo y proyectos.

 

 

¿Qué te motiva cada día a hacer su trabajo?

Tengo la suerte de que me gusta mi trabajo. Es un privilegio. No sé qué haría si tuviera que estar ocho o diez horas diarias haciendo otra cosa, cualquiera que fuese, y que esa otra cosa fuera una actividad o profesión puramente alimenticia. Dicho esto, me conozco y sé que haría cualquier cosa, y además que le encontraría la vuelta y acabaría gustándome. No sé, hay mucho entusiasmo y curiosidad en mi interior. Ganas de saber, de mejorar y de ser feliz. Modestamente. Casi tengo 50 años y considero que estoy de ida. Me parece que esa manera de enfocar la vida es esencial.

¿Qué recuerda de sus años de universidad?

¡Ha pasado tanto tiempo! Lo raro es que, como he venido dando algunas clases de continuo, he visto evolucionar a la Universidad, a la Facultad, he acompañado esa evolución. Es todo gradual, me falta algo de perspectiva seguramente para saber valorar en su justa medida todo lo que ha pasado en este tiempo y cómo ha cambiado la Universidad. Pero, sí, claro que recuerdo cosas. Hace 25 años todo estaba concentrado en el Edificio Central y en la parte antigua de la Biblioteca. La Universidad era prestigiosa, pero pequeña y familiar. No creo que se haya perdido este carácter, pero sí es cierto que la descentralización por edificios y la propia evolución de la sociedad han hecho que hoy la vida universitaria sea diferente. Recuerdo un puñado de magníficos profesores que eran verdaderos maestros, recuerdo al actual rector siendo apenas un profesor que comenzaba su andadura docente, recuerdo a amigos a los que no he vuelto a ver y a compañeros y compañeras con las que me he encontrado recientemente… ¡Eso sí que ha sido un susto! Recuerdo la música que escuchábamos entonces, alguna novia que pasó fugazmente, los sueños que uno tenía…


¿Qué tiene Errea Comunicación de la Universidad de Navarra?

Errea Comunicación somos nueve personas, ocho de ellas antiguos alumnos. Todos navarros, por cierto. Seguimos vinculados a la universidad como profesores asociados y como organizadores de algunos eventos importantes que tienen lugar cada año en el calendario del centro. Por ejemplo, la Cumbre Mundial de Infografía y los Premios Malofiej. Mi hija ahora mismo está cursando cuarto de Periodismo… ¿Cómo no va a tener Errea Comunicación algo de la Universidad de Navarra?