La Universidad reunió en un workshop a expertos de centros de excelencia en educación del carácter procedentes de EE. UU., Reino Unido, España y Suiza. El encuentro estuvo organizado por el proyecto ‘Investigar y promover educación del carácter en secundaria de Latinoamérica’, que desarrollan conjuntamente la Facultad de Educación y Psicología y el Instituto Cultura y Sociedad, y que financia la World Templeton Charity Foundation.

Noticias

La integración de niños migrantes en la escuela “abre la mente y mejora las habilidades multiculturales de sus compañeros”

Marco Gemignani, de la Universidad Duquesne (EE. UU.), participó en una jornada de la Universidad sobre educación del carácter

Descripcion de la imagen
FOTO: Manuel Castells
04/05/16 17:50 Isabel Solana

La integración de niños migrantes en la escuela “abre la mente y mejora las habilidades multiculturales de los niños de la sociedad que les acoge”, aseguró en la Universidad de Navarra el psicólogo Marco Gemignani, de la Universidad Duquesne (EE. UU.). El experto participó en una jornada del proyecto ‘Investigar y promover educación del carácter en secundaria de Latinoamérica’, que desarrollan conjuntamente la Facultad de Educación y Psicología y el Instituto Cultura y Sociedad, y que financia la World Templeton Charity Foundation.

El profesor Gemignani afirmó que para afrontar la multiculturalidad hay que pensar “soluciones a medida” para cada caso y que“no solo hay que pensar en la solución que se puede llevar a cabo en la escuela, sino también en la comunidad”. Por ejemplo, señaló que “hay circunstancias en las que el niño migrante puede sentirse emocionalmente seguro y puede desarrollar sus destrezas lingüísticas de forma más natural y rápida. Estas actividades, además de estimularle en el lenguaje, también promueven su sentido de pertenencia, la identidad cultural y las destrezas académicas en general”.

En ese sentido, argumentó que, precisamente, el primer paso para integrar a los niños migrantes “es crear un entorno emocionalmente seguro en los colegios, de modo que estos no sean lugares en los que los niños se estresen porque se les discrimina, porque no entienden, porque su rendimiento es bajo… Se trata de crear oportunidades para generar confianza”. 

Educación del carácter: el caso de la igualdad de género

Marco Gemignani abogó por una visión del educador que no se centre solo en la transmisión de información, sino en la promoción de la educación del carácter, atendiendo especialmente “al modo en el que los valores son interiorizados y puestos en práctica”.

Como ejemplo, mencionó la igualdad de género, tema que ha tratado ampliamente en su trabajo con mujeres inmigrantes, sobre todo indocumentadas, en EE. UU. “Cuando hablábamos sobre la posibilidad de volver a su país –manifestó-, una de las reflexiones más frecuentes era la cuestión de regresar a una sociedad que discrimina a las mujeres, después de haber pasado años en EE. UU., donde el respeto hacia ellas es un valor clave”.

Ese aprendizaje sobre la igualdad –por ejemplo, que es posible alzarse contra la violencia de género- pone al país de origen bajo una nueva perspectiva. Así que estas mujeres se enfrentan a un dilema: si deben quedarse y disfrutar de esa seguridad o volver a su lugar de origen para cambiar las cosas”, continuó. “La reflexión no solo afecta a lo que uno puede hacer de forma personal, sino como miembro de la sociedad”.

Siguiendo el caso de la discriminación de género, mencionó que en la educación del carácter “enseñar respeto no debería ser solo una cuestión de promover valores específicos en el niño -respetar a sus colegas femeninas-. También requiere un análisis de las dimensiones sociales presentes en los estereotipos de género. De este modo, los niños tienden a ver que el problema pertenece asimismo a la familia, a las instituciones, a los discursos, al sistema educativo o político…”.

El profesor Marco Gemignani fue uno de los expertos de centros de excelencia en educación del carácter procedentes de EE. UU., Reino Unido, España y Suiza que participaron en la jornada de la Facultad de Educación y Psicología y el Instituto Cultura y Sociedad de la Universidad de Navarra.