La Universidad reunió en un workshop a expertos de centros de excelencia en educación del carácter procedentes de EE. UU., Reino Unido, España y Suiza. El encuentro estuvo organizado por el proyecto ‘Investigar y promover educación del carácter en secundaria de Latinoamérica’, que desarrollan conjuntamente la Facultad de Educación y Psicología y el Instituto Cultura y Sociedad, y que financia la World Templeton Charity Foundation.

Noticias

Estrategias de éxito en la escuela: priorizar el desarrollo del carácter, cuidar las relaciones, motivar, dar ejemplo y otorgar voz a los alumnos

El psicólogo Marvin Berkowitz, de la Universidad de Missouri-St. Louis, participó en una jornada de la Universidad sobre educación del carácter

Descripcion de la imagen
Marvin Berkowitz presentó en la Universidad su libro 'You can't teach through a rat and other epiphanies for educators' FOTO: Manuel Castells
27/04/16 16:36 Isabel Solana

Priorizar el desarrollo del carácter, establecer relaciones estratégicas entre todos los miembros de la comunidad educativa –desde los profesores hasta los cocineros-, motivar a los alumnos para que interioricen el bien y no actúen por la recompensa, dar ejemplo encarnando los valores que se quieren ver en los estudiantes y otorgar voz a los alumnos son algunas estrategias de éxito en la educación escolar. Así lo expuso en la Universidad de Navarra el psicólogo Marvin Berkowitz, profesor de la Universidad de Missouri-St. Louis (EE. UU.).

El experto participó en una jornada del proyecto ‘Investigar y promover educación del carácter en secundaria de Latinoamérica, que desarrollan conjuntamente la Facultad de Educación y Psicología y el Instituto Cultura y Sociedad, y que financia la World Templeton Charity Foundation.

Junto con este modelo, que denomina PRIME (Prioridad, Relaciones, motivación Intrínseca, ser Modelo y Empoderar), el profesor Berkowitz hizo otras recomendaciones sobre el logro de objetivos. “Hace falta diferenciación, individualización y personalización, actuando en dos niveles –apuntó-. En el primero, debe haber objetivos comunes, pero considerando las posibilidades y fortalezas de cada uno. Hay que institucionalizar el logro de objetivos, de modo que cada niño, de forma consensuada con el profesor, establezca metas personales en lo académico y en el carácter y trabaje para alcanzarlas”.

Además de estas ideas para los colegios, el especialista ofreció algunas pautas para padres. “La primera es, sencillamente, amar a los niños. Realmente saben si se les quiere y son muy sensibles a eso”, recalcó.

En segundo lugar, recomendó tener altas expectativas sobre los niños: “No se trata de pedirles que sean alguien que no pueden, sino que den lo mejor de sí mismos. Esto incluye lo académico, pero también el carácter”. Sobre esto, recalcó la importancia de “construir sistemas de apoyo para que puedan conseguirlo”, especialmente conversando con ellos.

Educación del carácter: personas buenas para que el sistema funcione

Por otra parte, enfatizó que “hay que dejar que las opiniones del niño cuenten en la familia, en los temas apropiados”. Con respecto a las alabanzas y las reprimendas, aconsejó explicarle “por qué estás contento o decepcionado con él de un modo que lo pueda comprender y enfocándolo en qué provocó su comportamiento en los sentimientos de otros”.

El profesor Berkowitz puso en valor la educación del carácter porque “si las personas no son buenas, el sistema fallará”. En ese sentido, recordó que “gran parte de la sociedad occidental se está volviendo individualista, egoísta, competitiva… Debemos educar a la siguiente generación para que garantice la vida democrática y cuide del mundo”.

“Toda sociedad sana quiere que sus ciudadanos se preocupen por el bienestar de los otros, se responsabilicen de sus acciones o digan la verdad cuando es importante. Uno de los grandes retos en la educación del carácter es separar estas verdades morales universales de las convenciones culturales”, finalizó.

El profesor Marvin Berkowitz fue uno de los expertos de centros de excelencia en educación del carácter procedentes de EE. UU., Reino Unido, España y Suiza que participaron en la jornada de la Facultad de Educación y Psicología y el Instituto Cultura y Sociedad de la Universidad de Navarra.