Saltar al contenido
Universidad de Navarra

Un libro recoge experiencias de instituciones como el Museo Reina Sofía o el Centro Botín sobre conservar y difundir el patrimonio cultural en la era digital

La publicación se enmarca en el proyecto ‘Creatividad y herencia cultural’ del Instituto Cultura y Sociedad, que lidera la catedrática Julia Pavón

Descripcion de la imagen
Julia Pavón
FOTO: Manuel Castells
09/11/20 11:09 Isabel Solana

Un nuevo libro de la Universidad de Navarra recopila seis investigaciones que profundizan en el reto de conservar y difundir el valor del patrimonio cultural en la era digital. El volumen se enmarca en el proyecto ‘Creatividad y herencia cultural’ del Instituto Cultura y Sociedad (ICS) de la Universidad de Navarra y está coordinado por su investigadora principal, la catedrática de Historia Julia Pavón. Es fruto de la II Jornada de Patrimonio, celebrada en abril de 2019.

El prólogo de El patrimonio cultural en la era digital corre a cargo de Olimpia Niglio (ICOMOS, Asian Cultural Landscape Association) e incluye trabajos de la directora del Museo de Navarra, Mercedes Jover Hernando; el fundador y director de GNOSS (empresa tecnológica dedicada a la construcción y explotación de grafos de conocimiento), Ricardo Alonso Maturana; la responsable de los proyectos digitales del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Olga Sevillano Pintado; la directora ejecutiva del Centro Botín, Fátima Sánchez, y dos investigadoras vinculadas al ICS, Anna Dulska y Thaïs Rodés Sarrablo

En sus capítulos comparten ideas y experiencias innovadoras relacionadas con las tareas de gestión, educación y divulgación de los fondos de sus instituciones. 

Según explica la profesora Pavón en el libro, la tecnología ha hecho posible hoy en día visitar el Museo del Louvre o la Catedral de Burgos desde un ordenador, lo que si bien supone un gran paso a la hora de difundir los bienes culturales, también entraña un riesgo: “Se corre en el peligro de caer en la ‘dictadura del provecho’ aplicada a la cultura, como decía Nuccio Ordine”.

“La belleza y la contemplación, el saber y la aspiración al verdadero conocimiento caerían así mutilados, e incluso lastrados, si todo desembocase en pasar un mero rato de expansión en el tiempo libre; tiempo estrechamente marcado por el interfaz utilizado”, detalla. 

Acceso al legado de nuestros antepasados

“Visualizar el legado de nuestros antepasados y acceder a él -continúa- no nos convierte en personas cultivadas como tampoco ahuyenta la ignorancia. El amor por el conocimiento no implica tampoco caer en falaces métodos para su adquisición, como tampoco lo desecha”. En ese sentido, sugiere que este volumen “pretende evitar ese cortocircuito comunicativo y dar voz real al patrimonio cultural recogido en los museos sin perder el buen camino”.

En primer lugar, Ricardo Marturana comparte su proyecto de traslado a la web de las colecciones del Museo del Prado. “Sus páginas sintetizan la dedicación y el desarrollo de una experiencia de inteligencia artificial simbólica, una llamada de atención tecnológica para facilitar la comunicación entre los verdaderos visitantes del museo y su extensa colección”, puntualiza la profesora Pavón.

Por su parte, Mercedes Jover explica el proyecto del Museo de Navarra ‘Todo el arte es contemporáneo’. “Apuesta por un arte cuya visión y misión se aclimata a la realidad. Esto es, vivificar y recuperar el arte para conformar conocimiento en una sociedad presente sin olvidar el pasado”, asegura la catedrática. 

El capítulo de Olga Sevillano recoge la propuesta del Museo Reina Sofía para ‘Repensar Guernica’. “La tecnología se convierte en mero actor para representar una metodología aplicada con el objeto de investigar a fondo una obra simbólica en la historia del siglo XX”, apostilla la investigadora del ICS.

Asimismo, comenta que en ‘Centro Botín: artes, emociones y creatividad’, Fátima Sánchez Santiago comparte cómo esta institución apuesta por explorar las emociones en relación con el ámbito creativo y busca “nuevas fórmulas para acercar y motivar el interés por saber entrar en diálogo y conectar con el trasfondo de las obras artísticas y culturales”. 

Anna Dulska habla de su iniciativa, el Museo Virtual Sefarad, una plataforma para mostrar la arqueología de Sefarad. La profesora Pavón argumenta que “está concebido para ser la materialización de un débito, de un rescate de un pasado, quizá insignificante para muchos, pero de gran valor para cuantificar el peso en el presente de una historia que los judíos en el exilio materializaron en una llave; la llave de vuelta”.

La última aportación del volumen corresponde a Thaïs Rodés, que expone en qué medida las nuevas técnicas digitales de reproducción de obras de arte ha hecho posible el acceso al arte sacro del Valle de Arán.

Cerrar
Enviar a un amigo:

De:
Para:
Texto:
Para enviar el formulario deberá antes escribir el texto de la imagen: *
captcha
Obtener una pista nueva
Cerrar
Notificar un error:
Si ha localizado un error en el texto, agradeceríamos que nos lo enviara para su corrección.
Cerrar
No puedo leer la noticia ahora.
Enviadme a la siguiente dirección de correo electrónico, la leeré más tarde:

 

¿Quieres recibir nuestras
noticias semanalmente?

BUSCADOR DE NOTICIAS

Desde:
Hasta:

Noticias sobre Sociedad y Comunicación

Noticias

Aviso

La Universidad de Navarra utiliza cookies propias y de terceros para mejorar sus servicios, elaborar información estadística y analizar de forma agregada los hábitos de navegación de los visitantes de su página web. Esta información se comparte con terceros cuya relación se incluye en la Política de cookies. Al clicar en “Aceptar”, acepta el uso de estas cookies, pudiendo revocar su decisión cuando lo desee.

Aceptar