Saltar al contenido
Universidad de Navarra

Escribir un diario personal durante la cuarentena: abrir nuestro mundo interior mientras el exterior está cerrado

Sofía Brotóns, doctoranda del Instituto Cultura y Sociedad, asegura que “la escritura puede ser un gran aliado para nuestra salud mental y un elemento de gran utilidad para sobrellevar situaciones difíciles”

Descripcion de la imagen
Sofía Brotons
FOTO: Cedida
17/03/20 16:54 Natalia Rouzaut

La crisis del coronavirus ha llevado a gran parte de la población mundial a situaciones de gran estrés e incertidumbre, tanto en lo que respecta a tener que permanecer en el domicilio como al peligro de contraer la enfermedad y la crisis económica que se avecina. Ante una situación que desafía a todos, “la escritura puede ser un gran aliado para nuestra salud mental y un elemento de gran utilidad para sobrellevar situaciones difíciles”, ha asegurado Sofía Brotóns, doctoranda del proyecto ‘Discurso público’ del Instituto Cultura y Sociedad (ICS) de la Universidad de Navarra.

Según ha afirmado, a lo largo de la historia, las grandes crisis nos han dejado “documentos históricos valiosísimos” a través de diarios personales. Los beneficios de escribir sobre la experiencia personal residen en que las narrativas aumentan la metacognición. Es decir, se objetivizan los pensamientos y emociones para analizarlos desde otra perspectiva. “Escribir nos ayuda a generar nuevos significados de situaciones que podemos no estar comprendiendo como quisiéramos”, ha puntualizado.

En su investigación, Brotóns ha comprobado que llevar a cabo un diario y releerlo puede aportar perspectiva y optimismo, ayuda a relativizar ciertos problemas y a desarrollar el momento presente de forma más llevadera. De hecho, según varios estudios, la escritura conlleva beneficios mentales y físicos y puede ayudar a llevar mejor la integración de una experiencia traumática en la memoria autobiográfica.

Narrativas y cuarentena

Para aquellos que deban guardar la cuarentena en sus casas, la investigadora ha recordado que la escritura permite abrir nuestro mundo interior en un momento en el que el exterior está cerrado.

Ha expuesto que las personas vivimos nuestra vida como si escribiéramos una historia, es decir, narrativamente. La narratividad explica cómo el “yo del pasado” se convirtió en el “yo del presente” y se convertirá en el “yo del futuro, conectando la propia historia con el contexto y los demás. “Cuando esa narratividad se ve interrumpida, se puede tener la sensación de que esa historia no avanza y se puede perder el sentido de la misma –ha indicado–. En esta línea, la escritura permite continuar esa narrativa vital y amenizar el paso del tiempo”.

Además, al escribir, uno se convierte en el artífice de esa historia, y eso otorga una sensación de novedad constante que parece particularmente beneficiosa para estos días.

“La escritura es un recurso saludable y efectivo para desahogar precisamente el estrés”, ha asegurado Brotóns, ya que verbalizar una situación permite separarse de ella. Para las personas que disponen de menos tiempo, la experta recomienda llevar a cabo listas, por ejemplo, contando las cosas que se están aprendiendo durante estos días.

¿Por dónde empiezo?

Para llevar un diario es necesaria la constancia: “Puede que algunos días se escriba menos o con menos claridad, pero lo esencial es el conjunto de todas esas narrativas diarias”. Brotóns ha recomendado escribir al final del día y aprovecharlo como un momento personal antes del descanso.

Según la investigadora, basta con dedicarle entre cinco o 15 minutos para realizar una introspección y abrir un diálogo interior. Puede servir para hacer balance del día y darlo por finalizado. Además, ha destacado que “sin ninguna duda, puede ser un momento ideal que favorezca la relajación y disipe el estrés”.

“Cuando esta lamentable situación pase será muy satisfactorio contar con esa recopilación de narrativas personales y ser consciente de que se ha superado”, ha concluido. Ese diario personal constituirá en el futuro también un método para ver con perspectiva nuevos retos y dificultades.

Sofía Brotóns realiza su tesis doctoral en el ICS sobre ‘Narrativas escritas y reflexividad’. En ella analiza cómo las narrativas escritas pueden ayudar a adolescentes en riesgo de exclusión al desarrollo personal y la construcción de su identidad. Aunque estas narrativas puedan ser especialmente útiles en adolescentes –por el momento de transición vital en el que se encuentran–, ha incidido en que la escritura ayuda a personas de cualquier edad a sobrellevar situaciones difíciles.

Haz tu valoración:
Valoración:
Valoración: (0Votos)
Cerrar
Enviar a un amigo:

De:
Para:
Texto:
Para enviar el formulario deberá antes escribir el texto de la imagen: *
captcha
Obtener una pista nueva
Cerrar
Notificar un error:
Si ha localizado un error en el texto, agradeceríamos que nos lo enviara para su corrección.
Cerrar
No puedo leer la noticia ahora.
Enviadme a la siguiente dirección de correo electrónico, la leeré más tarde:

Noticias (posiblemente) relacionadas

 

¿Quieres recibir nuestras
noticias semanalmente?

BUSCADOR DE NOTICIAS

Desde:
Hasta:

Noticias sobre Sociedad y Comunicación

Noticias

Nube de etiquetas

Aviso

La Universidad de Navarra utiliza cookies propias y de terceros para mejorar sus servicios, elaborar información estadística y analizar de forma agregada los hábitos de navegación de los visitantes de su página web. Esta información se comparte con terceros cuya relación se incluye en la Política de cookies. Al clicar en “Aceptar” o si continúa navegando, acepta el uso de estas cookies, pudiendo revocar su decisión cuando lo desee.

Aceptar