Saltar al contenido
Universidad de Navarra

Togas y demandas en la Litis Simulatio

Descripcion de la imagen
FOTO: Gustavo Bolliger
REPORTAJE
Alumnos de Derecho participan en el juicio simulado como demandantes y demandados Autor: Blanca Rodríguez

Siete togas negras entran en la sala, se saludan con cortesía y toman asiento frente al juez. Dos propietarios de fincas contiguas discuten la propiedad de una franja de terreno que en el Registro de la propiedad figura como perteneciente a ambas. Les representan alumnos de Derecho.

En la Litis Simulatio se participa con todo. En un día y medio los equipos tienen que profundizar en un caso y armar los argumentos con los que irán al juicio. Un juicio simulado donde dos equipos, demandante y demandado, presentan y defienden su parte ante un juez.

El papel de juez lo representa un profesor de la Facultad o un profesional de la abogacía, ayudado por un estudiante que asume la figura del secretario judicial o Letrado de la Administración de Justicia.

“Nos ponemos la toga y tenemos que defender a nuestro cliente, así que lo hacemos lo mejor que podemos”, cuenta Alba Gómez, alumna de 3º de Derecho, que resulta la primera en intervenir en la simulación. Se pone en pie para presentar la demanda. Al mismo tiempo, lo hacen otros tres compañeros en otras tres aulas distintas. Son poco más de las 19 horas de un viernes.

En la Litis Simulatio se presentan casos muy diversos: la multinacional americana Nike que demanda a la pequeña empresa española Niké que tenía registrada su marca en España con antelación, un interno en una prisión se querella contra el compañero de celda por haberle salvado de un intento de suicidio, una región de un país imaginario quiere independizarse unilateralmente…

     

“Los juicios son interesantes, formativos, y hasta divertidos, tanto para el que participa en ellos como para los que asisten como público. Todos son en audiencia pública, así que puede asistir quien quiera”, explica el profesor de la Facultad de Derecho Javier Fajardo, que dirige esta iniciativa.

Los estudiantes apenas cuentan con algo más de un día para preparar un caso, que les anuncian el jueves por la mañana y defienden el viernes por la tarde. “Como somos de distintas clases y tenemos diferentes horarios, nos organizamos por equipos para trabajar el caso y luego el viernes por la tarde ponemos toda la investigación en común y elaboramos una estrategia, redactamos el primer alegato con todos los argumentos y luego lo repartimos”, señala Alba Gómez.

Durante el juicio, una persona hace la demanda, o expone la defensa, otra actualiza los argumentos y una última prepara la conclusión. Los roles se los reparten en función de los conocimientos y preferencia de los participantes. Hay que saber con precisión cuáles son las fortalezas de cada uno para sacar lo mejor del conjunto; un aspecto que subraya Javier Moreno, estudiante de 3º de Economía y Derecho:

—Se aprende a trabajar en equipo y bajo presión —apunta.

—Y a quitarse la vergüenza —agrega Alba.

Ambos coinciden en que lo más difícil durante el juicio es que la otra parte “saque un punto o una argumentación que sabes que te va a tumbar”. Porque en el riguroso directo se puede acertar con el contraataque o perder fuerza, y es importante convencer al juez.

Javier Moreno asegura que una de las claves está en la preparación, donde, indica, “es importante pensar cuál puede ser la estrategia del equipo contrario”. De ese modo, “hay más posibilidades de contestar cuando saque lo que no quieres”.

El equipo de Alba Gómez y Javier Moreno defiende a Jacinto, demandante en el juicio de las fincas contiguas que discuten la propiedad de una franja de terreno. Era el primer propietario de aquel espacio antes de que terceros la ocupasen, la vendiesen y la transmitiesen en varias ocasiones.

Los dos equipos, demandantes y demandados, argumentan y defienden su parte, lo hacen con profesionalidad. Gana el equipo demandante. El juez da el veredicto, también algunas recomendaciones para futuros juicios simulados, para los próximos casos que defenderán en la Litis, y los participantes se dan la mano. Con respeto. Con alivio. “Enhorabuena”, se despiden.

El reloj de la Litis Simulatio

Viernes, 18.50 horas.

Los participantes escogen y visten la toga.

 

19 horas.

Comienza el juicio. Se presenta el primer alegato de la demanda y la contestación por parte de los demandados.

 

19.10 horas.

Se abre el debate entre las dos partes, donde se defienden argumentos y se contesta a los del equipo contrario.

 

19.15 horas.

Ambos equipos presentan sus conclusiones ante el juez, que deberá dar un veredicto.

 

19.30 horas.

Concluye el juicio.

 

FOTOS: Gustavo Bolliger

Haz tu valoración:
Valoración:
Valoración: (0 Votos)
Cerrar
Enviar a un amigo:

De:
Para:
Texto:
Para enviar el formulario deberá antes escribir el texto de la imagen: *
captcha
Obtener una pista nueva
Cerrar
Notificar un error:
Si ha localizado un error en el texto, agradeceríamos que nos lo enviara para su corrección.
Cerrar
No puedo leer la noticia ahora.
Enviadme a la siguiente dirección de correo electrónico, la leeré más tarde:

 

¿Quieres recibir nuestras
noticias semanalmente?

BUSCADOR DE NOTICIAS

Desde:
Hasta:

Noticias sobre Sociedad y Comunicación

Noticias

Aviso

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.

Aceptar