Saltar al contenido
Universidad de Navarra

Una experiencia emprendedora: entrevista a Diana González


Diana González se define como una soñadora social, pero sobre todo como una persona afortunada y fiel a las sonrisas. Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad de Navarra es, además, una emprendedora nata. Por lo que un día decidió montar el proyecto piloto School Entrepreneurs con Los ESpcpieAlistas. Además, de trabajar en el área de la identidad digital con diferentes empresas y ser profesora asociada en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra.

- Cuéntanos tu experiencia emprendedora

Si nos referimos como emprendedor al momento explícito en el que alguien comienza a trabajar por su cuenta, desde 2010 estoy ejerciendo como aprendedora. Comencé sin tener una idea clara de qué era emprender, sino por ofrecer un modo de trabajo relacionado con el desarrollo de la identidad digital de cualquier tipo de marca que no había visto hasta el momento. Sin embargo, sí me parece importante hacer un huequito entre los emprendedores a aquellos que no emprenden económicamente, sino que emprenden algo, ejecutan o inician algo aunque trabajen por cuenta ajena. A veces puede ser como voluntariado, otras como un proyecto dentro de su empresa e incluso en otras ocasiones como un modo de transferir el conocimiento senior de alguien ya jubilado. De hecho, me gusta más hablar de CO(m)prender que de emprender, ya que refleja de una manera más fiel la colaboración y la comprensión como personas de todos los que iniciamos una actividad.

 
  Diana González dando una charla para el Club de Emprendedores

- ¿Por qué te defines como soñadora social?

Quizá por mi tendencia a creer que cualquier cosa es posible: solo soñándolo primero se puede hacer realidad. Además, por mi trabajo en la web social al que me dedico y mi especial relación con las instituciones o proyectos sociales, "social" adquiere esa doble vertiente que ocupa buena parte de mi tiempo. De hecho, en Edentity, mi pequeña empresa, cada año colaboramos de manera altruista con un proyecto social en los medios sociales

- ¿Qué es Shokesu y Edentity?

Edentity es una pequeña empresa dedicada al desarrollo de identidad digital. Ayudamos a las marcas (personales, comerciales, institucionales o de comunidad) a desarrollar su presencia en Internet en relación con su comunidad. Realizamos diagnósticos de situación, estrategias online y formación, así como asesoramos en la puesta en marcha a través de planes de contenido y de ejecución de campañas y eventos. Actualmente estamos dos personas que colaboramos con los profesionales especializados en cada proyecto según las necesidades.

Shokesu es un proyecto creado por tres empresas, entre ellas Edentity, por el que se creó un agregador de redes sociales para analizar el social media de una comunidad. Estamos acostumbrados a analizar el uso de nuestros propios medios sociales pero, como marca, es más interesante evaluar cómo actúa la comunidad con la que interactuamos, y ese es el objetivo de Shokesu. El proyecto está actualmente en proceso de reconversión.

- ¿Emprender siempre fue algo que tuviste en mente o llegó por casualidad? ¿Por qué decides hacerlo?

Llegó por casualidad, la verdad. Nunca había pensado en ello ni en lo contrario. Surgió. Después de quedarme sin empleo, comencé a trabajar en una empresa de comunicación y propuse la creación de Edentity, algo que a los pocos meses hice realidad fuera de la empresa. Sin embargo, como te comentaba antes, creo que emprender es más que crear empresas y siempre he sido activa iniciando proyectos. De hecho... muchas veces comento con las personas cercanas a mi que lo que hacemos fuera de nuestro trabajo es más importante o valioso para las personas y la ciudadanía de nuestro entorno que lo que hacemos. En especial, recuerdo el proyecto de LOS ESpcpieALISTAS, algo voluntario con el que aprendí durante 3 años.

- ¿Cómo de complicado es el camino de un emprendedor? ¿Por qué merece la pena?

Emprender un negocio no es fácil. No lo voy a negar a pesar de que se intente vender un halo de optimismo o de ayudas económicas para empezar. De hecho, creo que empezar es lo más sencillo actualmente, el reto es mantenerse: se facture o no, se tengan clientes o no, existe una serie de gastos que no se pueden omitir.

Con todo, para mi, lo más complicado ha sido ser mujer en un ámbito tradicionalmente masculino. El machismo es una actitud que está instalada todavía en mucho de lo que hacemos y, si además se busca inversión, es mucho más notable. He estado en reuniones en las que no se me miraba, en las que se preguntaba a mi socio a pesar de que respondía yo, en las que se hablaba de modo despectivo de las mujeres (sí, incluso estando yo presente) o en las que no se hacía caso de una propuesta mía hasta que la decía un hombre presente en la reunión. 

Quizá por esto merece la pena, jeje, para luchar por cambiar esto. Además, merece la pena celebrar cada logro, pero igual que por cuenta ajena. Si todos somos responsables con nuestro trabajo, activos, comprendedores... todo merece la pena. Sí es cierto que, como emprendedora, puedes elegir los proyectos en los que trabajar (aunque a veces económicamente debas realizar cosas que quizá no sean las que más te gusten), los clientes con los que relacionarte o los proyectos sociales que realizar.

 

- En tu caso, tu experiencia esta muy relacionada con medios digitales y nuevas tecnologías, sectores donde emprender es algo habitual, pero en otros sectores más ‘conservadores' ¿crees que también se puede emprender?

¡Claro! A veces perdemos de vista que la mayoría de las empresas con las que interactuamos todos los días no vienen del ámbito tecnológico: panaderías, cafeterías, tiendas de ropa, servicios, academias o escuelas, etc. En todos los sectores hay espacio para innovar. Aquí en Pamplona, por ejemplo, tenemos al equipo de Vivu que trabaja con personas mayores de una manera diferente, y no es una empresa tecnológica.

- ¿Qué hay que ser para ser emprendedor?

Tú mismo. Quizá sea una de las cosas más complicadas de mantener ya que en ocasiones las necesidades económicas pueden despistarte del sentido de tu trabajo, igual que asociarte a otras personas pueda derivar en otros caminos que no sean 100% fieles a tus valores. Una vez me dijeron que querían hacernos millonarios, a lo que respondí que no quería ser millonaria. La pregunta siguiente fue "¿Y qué quieres entonces?", "simplemente trabajar". 

- ¿Puedes darle algún consejo a los alumnos que quieren emprender?

Que hagan lo que quieran hacer y escuchen a todos los que tengan a su alrededor, a la par que escuchan a su intuición y a sí mismos. Todos aprendemos de todos.

Por último, me gustaría hacer un llamamiento también al emprendimiento de personas con discapacidad o con una enfermedad rara. Actualmente se ofrecen ayudas a empresarios que contratan a personas con una discapacidad... ¿y si damos esa misma ayuda a las personas con discapacidad para que creen o desarrollen su propio proyecto? 

Aviso

La Universidad de Navarra utiliza cookies propias y de terceros para mejorar sus servicios, elaborar información estadística y analizar de forma agregada los hábitos de navegación de los visitantes de su página web. Esta información se comparte con terceros cuya relación se incluye en la Política de cookies. Al clicar en “Aceptar”, acepta el uso de estas cookies, pudiendo revocar su decisión cuando lo desee.

Aceptar