Unas prácticas de radio repletas de incógnita

La situación excepcional que se está viviendo durante este curso 20/21 a raíz de la COVID-19 ha obligado a adaptar la actividad docente de toda la Universidad. Para las asignaturas de radio y sus alumnos, sacar las prácticas adelante ha sido un reto enorme pero exitoso

Descripcion de la imagen
10/12/20 11:16 Javier Ojembarrena

En un curso excepcional, con la viabilidad de la docencia presencial puesta en duda, las asignaturas de radio de la Facultad de Comunicación vieron peligrar el futuro de sus prácticas. Seguir las dinámicas de cursos anteriores, en las que los diferentes grupos pasaban por la redacción y los estudios de radio, era impensable. Pero con el parón sufrido en marzo, la lección ya se había aprendido y las prácticas tuvieron que reinventarse. 

Se pusieron aforos, se sacaron los micrófonos de los estudios y se creó una conexión por la que todos los alumnos pudieran entrar al directo desde su ordenador. Ya fuera desde la universidad, en su propia casa o en otro continente, una llamada de Zoom y mucho esfuerzo por parte de todos los implicados, ha permitido sacar adelante las asignaturas de este semestre y algunos proyectos muy interesantes. 

Los micrófonos de los estudios de radio se han quitado y guardado

La asignatura Géneros y Programas de Radio enfrentó a alumnos y profesores a un doble reto: sacar adelante un programa magazine con una sola persona en el locutorio y desarrollar una serie de podcast con todos los impedimentos que este año ha puesto. Por su parte, los alumnos de Producción Radiofónica, se vieron ante el desafío de desarrollar un informativo completo sin casi contacto entre ellos. 

Según Victor RIancho, estudiante de 4º de Periodismo: “Medidas como la limpieza del micrófono después de su uso, utilizar cascos/auriculares personales y el uso permanente de las mascarillas permitían realizar los programas con la mayor seguridad posible”, aunque destaca que le ha quedado un “única espinita”, debido a que: “no todos los miembros del programa pudieran estar en el estudio a la vez y tener un contacto más estrecho”.

Durante las prácticas, muchos alumnos debían locutar a través de Zoom

Otras asignaturas como Realización Radiofónica y Creatividad Radiofónica y Sonora tuvieron que reinventarse, se cambiaron los estudios por programas con los que aprender a editar sonido, se dirigió la realización a otro plano y se centraron más en el trabajo de guión y postproducción. 

Montaje para una práctica de la asignatura Realización Radiofónica

Por último, esta nueva forma de trabajar y el límite en el número de personas que podían aprovechar estos espacios, solo una por locutorio, obligó a la facultad a renunciar también a una parte de gran valor para la radio, los proyectos desarrollados por alumnos. Algunos programas que se emitieron en años anteriores, como Radio Ágora o Café Doble, y que este curso querían continuar, tuvieron que quedarse en la reserva, hasta que la situación se fuera calmando poco a poco.

Una decisión lógica, pero que para estudiantes como Andoni Amadoz, del equipo de Radio Ágora, supuso una pena, “porque era algo que hacía aprender muchísimo, divertía y daba dinamismo a la facultad”. 

Cerrar
Enviar a un amigo:

De:
Para:
Texto:
Para enviar el formulario deberá antes escribir el texto de la imagen: *
captcha
Obtener una pista nueva
Cerrar
Notificar un error:
Si ha localizado un error en el texto, agradeceríamos que nos lo enviara para su corrección.
Cerrar
No puedo leer la noticia ahora.
Enviadme a la siguiente dirección de correo electrónico, la leeré más tarde:

Vídeos de la Universidad