Pablo Blanco Sarto, Profesor de la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra

Un tesoro para la humanidad

26/08/18 Publicado en La Razón

Así definió el papa Francisco la familia a primeros de mes. Pero entonces vino una tormenta de verano. Es más, un verdadero huracán. Se trata del devastador informe sobre abusos sexuales emitido por un gran jurado de Pensilvania (Estados Unidos) que -según el jurista Rafael Domingo- causaba vómito en algunos de sus pasajes. Entonces el Papa escribió una carta dirigida a todos los católicos: pidió oración y penitencia así como evitar que vuelva a pasar en el futuro.

El comienzo es eminentemente negativo. Y es esta también una de las prioridades del viaje de Francisco a Irlanda, uno de los países más afectados por los abusos y la mala gestión por parte de la jerarquía. Ya el papa Benedicto les escribió a sus obispos en 2010, y ahora el papa Francisco se reunirá con víctimas en un lugar hasta ahora desconocido. Tal vez habrá algún mensaje a la Iglesia y al mundo. La Operación Limpieza comenzada por papas anteriores, sigue adelante con especial decisión. A ritmo de tango.

El Encuentro Mundial de las Familias de Dublín ofrecerá además una oportunidad única para reflexionar sobre uno de los documentos más importantes del pontificado de Francisco: la encíclica Amoris Laetitia. Hasta ahora solo se han abordado cuestiones polémicas sin ir al fondo de la cuestión: la belleza y el futuro de la familia. Este hermoso texto sigue siendo desconocido para gran parte de las familias. La vigilia del sábado por la noche será el momento culminante y el domingo el papa anunciará la sede del próximo encuentro mundial.

Durante el viaje Francisco hará una peculiar parada para rezar ante las reliquias de un exalcohólico, Matt Talbot, que no es un simple 'santo bebedor', sino un trabajador de una serrería que consiguió superar una arraigada adicción a la bebida. Pudo librarse de ella. Todo un logro de la misericordia divina, y un santo muy de la era Francisco. Tras su conversión poco antes de los treinta años su vida cambió radicalmente: se convirtió en uno de los “santos de la puerta de al lado” que Francisco describió en su último documento papal, la exhortación apostólica Gaudete et exultate, sobre la santidad en el mundo actual.

Francisco quiere recordar que  también ahora en la familia, profesión  de alto riesgo en nuestros días, se puede ser santo. Es una fuente inagotable de vida, alegría y esperanza. Por medio de ella (y no a pesar de ella) se puede ser santo.

Haz tu valoración:
Valoración:
Valoración: (0 Votos)
Cerrar
Enviar a un amigo:

De:
Para:
Texto:
Para enviar el formulario deberá antes escribir el texto de la imagen: *
captcha
Obtener una pista nueva
Cerrar
Notificar un error:
Si ha localizado un error en el texto, agradeceríamos que nos lo enviara para su corrección.
Cerrar
No puedo leer la noticia ahora.
Enviadme a la siguiente dirección de correo electrónico, la leeré más tarde:

Opiniones (posiblemente) relacionadas

BUSCADOR DE ARTÍCULOS



Desde:
Hasta: