Ruta de navegación

Menú de navegación

fotos-sara-gainza

 

Sara Gainza

titulo-sara-gainza

Sara Gaínza

 

(RE) HABI (LI)TANDO EL MURO

 

texto-sara-gainza-1

Situado en pleno Casco antiguo de Pamplona, un hotel entre medianeras se convierte en un proyecto de la ciudad y de una manera de vivir. Debido a sus complejas condiciones urbanas, como la anchura menor de 3m, las alineaciones con los edificios colindantes y número de plantas a preservar, el edificio se plantea como una resolución de todos estos problemas y como una aportación a la manera de entender un espacio tan singular.

Uno de los grandes desafíos en el desarrollo del proyecto ha sido la constante búsqueda de luz natural. Se trata de un solar con proporciones propias de su ubicación: una dimensión mínima en anchura y, sin embargo, una proporción mucho mayor en altura y longitud.

La sección longitudinal del edificio es la que mejor muestra la espacialidad y juego de volúmenes que conforman el proyecto. Se trata de un ejercicio proyectual basado en el recorrido de los moradores del hotel, buscando siempre la oxigenación de las plantas gracias a los grandes espacios vacíos y la combinación entre las habitaciones “cápsula”, mas herméticas y elevadas, y el juego de plataformas que, apoyándose en las medianeras pero sin llegar a tocar las fachadas, van adueñándose del volumen y dan lugar a los espacios públicos a diferentes alturas. Además, tanto las dos fachadas como la cubierta están vidriadas y se pueden abrir partes para que el edificio respire y le llegue aire puro a su interior. Esto consigue en el edificio una sensación radicalmente diferente al resto de edificios del Casco Antiguo, donde la ventilación solo es posible desde los frentes. 

Aplicaciones anidadas

texto-sara-gainza-2

Al ser un hotel de dimensiones reducidas, el programa de necesidades es menor que el de otro hotel convencional. Consta de nueve habitaciones dobles y una triple, además de varios salones con diferentes usos y terraza. También consta de una piscina cubierta vidriada en su frente y fondo, y un gimnasio con vestuario. En cuanto a la zona de administración y oficina, la planta baja consta de la recepción, unos aseos para el público y los empleados del hotel, una zona de almacenaje de comida, y las salas de instalaciones.

En definitiva, la intención del proyecto es la de crear, en un lugar tan estrecho y con las limitaciones que tiene el casco antiguo de una ciudad, un espacio liberado, con el máximo aporte posible de luz natural, y la posibilidad de recorrerlo entero e ir subiendo planta por planta, teniendo distintas visuales del edificio general, gracias a los grandes espacios vacíos que lo conforman. 

foto-sara-gainza

linea-discontinua