galeria-sara-ariño

 

TERMINUS 2018-19

titulo-sara-ariño

Sara Ariño

 

CODA

TUTOR: Jesús Bazal

texto-sara-ariño-2

Pamplona es una ciudad llena de posibilidades. Es reclamo para cientos de estudiantes que año tras año confían en la ciudad para comenzar sus estudios superiores. Dos universidades nutren esta urbe de vida joven, de un ambiente de aprendizaje y de formación académica de nivel. La oferta de grados es amplia y diversa, pero rápidamente se advierte un vacío disciplinar: la enseñanza escénica. Al analizar este ámbito, se observa un gran contraste con la enseñanza a nivel básico e intermedio: decenas de academias de danza imparten clases pero tan solo un par adquieren un nivel profesional de danza o teatro y ninguno ofrece estudios superiores.

Se justifica así la necesidad de ampliar el catálogo docente navarro colocando el eslabón perdido en la enseñanza superior actual de Pamplona: las artes escénicas. Danza y teatro.

Aplicaciones anidadas

texto-sara-ariño

Este es el origen de CODA.

CODA (Conservatorio de Danza y Artes escénicas) se ubica en el Casco Antiguo de Pamplona con intención de revitalizar la zona. El solar se sitúa en el Baluarte de Parma, antiguo barranco entre los burgos de San Cernin y Navarrería. Establece un límite de ciudad al quedar recogido tras el frente de muralla que bordea la capital navarra.

Con estas características se abre un espacio de encuentro urbano del cual emerge una pieza acompañando el descenso paulatino de la calle de Santo Domingo. Se crea una “nueva muralla” que adopta la geometría del baluarte y que mantiene su apariencia sólida y pesada, estableciendo así un diálogo directo con los edificios colindantes. Esta “coraza” va a definir el proyecto al ser visible desde todos los puntos del solar y al albergar la innata fragilidad de la disciplina que se enseña en su interior.

En cuanto al diseño del espacio interior será decisiva la relación entre los dos elementos fundamentales: el artista y el público. Uno no es sin el otro. De esta dependencia surge la distribución del programa, distanciándolos a través de un patio central entorno al que se desarrolla la docencia y volviéndolos a unir en el “corazón”: el Auditorio.

Esta relación “coraza-corazón”, la diferencia entre público y alumno, la dualidad de materiales y la distinta apreciación urbana del edificio representarán así el propio contraste de una disciplina tan aparentemente frágil.

imagen-sara-ariño

Sara Ariño

linea

 

video-sara-ariño