Origen y destino del fondo


Origen y destino del fondo

Destaca la importancia que la filantropía tiene para la universidad. La existencia de un Endowment va ligada a la generosidad de los donantes que han aportado los fondos para que éste pueda existir y ser sostén de muchas de las actividades desarrolladas. Gracias a la generosidad de donantes antiguos y nuevos, que facilitaron fondos para el endowment, se benefician generaciones actuales y futuras.

Un endowment se caracteriza por estar ligado a fines concretos (becas, cátedras, etc.) por voluntad de los donantes. Normalmente, el fondo total suele estar compuesto por la suma de distintos endowments con distintos fines. La aplicación anual a fines procede de la rentabilidad del mismo en función de la “ley de gasto” aprobada. Se trata de una fórmula que permite destinar anualmente una cuantía para cumplimiento de fines y el resto de la rentabilidad, si la hubiera, se destina a recapitalizar el fondo para que no pierda poder adquisitivo.

Actualmente el Endowment de los centros de Pamplona y San Sebastián, gestionado conjuntamente, está compuesto por un legado cuya finalidad es la investigación (“Fondo Hipólito Astigarraga”) y otras partidas denominadas quasi-endowments (se gestionan como un Endowment pero no tienen una restricción específica del donante en cuanto al destino de los rendimientos) que destinan sus rendimientos a los proyectos generales de la universidad.


Criterios y límites de inversión
Los límites generales actuales de inversión del Endowment de Pamplona son los siguientes: Renta variable, máximo 50%. Renta fija High Yield, máximo 15%. Alternativos 30%. Apalancamiento 30%. Volatilidad 11%. Estos límites se revisan periódicamente en el Comité de Inversiones de la universidad.

 

Benchmark
De modo similar a FAHUN, el Endowment tiene su propio Benchmark. Se trata la rentabilidad de una cartera base específica en función de unos índices de mercado generales con riesgo similar al que asume el Endowment. De esta forma se establece una comparativa para evaluar la gestión de los gestores y asesores contratados y analizar la conveniencia o no de una gestión activa del fondo. Además, anualmente se compara el rendimiento con las estadísticas disponibles de los endowments de las universidades americanas de tamaño similar.