Sara Arrutia
MELE 2019

“Mi prioridad al enseñar español es que los alumnos disfruten aprendiendo esta nueva lengua que creo tiene mucho que ofrecer”

Mi nombre completo es Sara Mª Arrutia García. Nací en la ciudad de Oviedo, en Asturias (España) en 1993.

Realicé mis estudios superiores de Magisterio Infantil en la Universidad de Oviedo de 2014 a 2018. Durante mi tercer año de carrera me embarqué hacia Noruega para realizar un erasmus en este país escandinavo. Fue aquí, durante mis prácticas, cuando descubrí una vocación incipiente por la enseñanza de mi propio idioma.

Decidí informarme sobre las distintas posibilidades para conseguir una buena formación, encontrando de manera fortuita el máster que ofrecía la Universidad de Navarra (UNAV) en Enseñanza de la Lengua Española a Extranjeros (MELE).

El MELE me ha hecho re-descubrir mi pasión por la educación y me ha ayudado a entender y poner en práctica nuevas visiones de enseñanza, como pueden ser el enfoque sociocultural o el uso de materiales reales dentro del aula. 

Aprender una segunda lengua es tener disposición. Disposición ante un nuevo mundo que se abre ante nuestras miradas y que no siempre va a ser parecido a alguno conocido o que no siempre nos gustará.

Aprender una segunda lengua es lanzarse al vacío. Es salir de tu zona de comfort y enfrentarte a tus miedos. Salir de la zona gramatical pura y comenzar a mantener conversaciones con gente de la segunda lengua. A pesar de la vergüenza inicial o del miedo a equivocarnos. Es intentarlo, conocer otra cultura, comprenderla e intentar formar parte de ella.

Por ello, mi prioridad al enseñar español es que los alumnos disfruten aprendiendo esta nueva lengua que creo tiene mucho que ofrecer. Intento que mis clases sean lo más comunicativas posibles y para ello intento transformar todas las actividades hacia este enfoque, siempre trato de que, aunque previamente tengan que escribir, luego puedan discutir entre ellos, dar su opinión…etc.

Me gusta que interactuen entre todos ya que creo que así se fomenta un buen ambiente dentro del aula e intento hacer grupos o parejas diferentes cada día para que vean los distintos puntos de vista. También intento que mis actividades y explicaciones sean dinámicas y motivadoras para que mis alumnos disfruten de las lecciones. Suelo implementar juegos que aumenten esta motivación ya que, basándome en previas experiencias, cuando una asignatura es atractiva los estudiantes se sienten más cómodos y son más activos.