"El MIDI me ayudó a hacerme preguntas, encontrar algunas respuestas y descubrir muchos más interrogantes detrás"

 

Descripcion de la imagen
Jorge Domínguez
FOTO: Cedida
04/11/20 10:13 Miguel Ángel Echávarri

“Mi carrera profesional parecía encaminada hacia el mundo de la industria. Tras estudiar Farmacia en la Universidad de Salamanca y, más tarde, matricularme en el Máster en Investigación, Desarrollo e Innovación de Medicamentos (MIDi) de la Facultad de Farmacia y Nutrición, todo parecía indicar que terminaría en alguna empresa, la salida profesional más habitual de los graduados”, explica Jorge Domínguez.

Sin embargo, siempre había sido “carne de investigación”: “Me gustaba cacharrear, hacerme preguntas y encontrar algunas respuestas para descubrir muchas más preguntas detrás”. A pesar de que el mundo de la industria y la gestión le parecía muy interesante, Jorge confiesa que cuando más disfrutaba del máster era con las asignaturas de ámbito preclínico como Farmacología, Toxicología o Experimentación animal, así como durante la realización de su TFM en el Departamento de Farmacología y Toxicología.

“A priori, no pensaba que el MIDi me fuera a preparar para una carrera investigadora, pero estaba muy equivocado. Todas estas experiencias prácticas me vinieron muy bien para llevar a cabo mi tesis doctoral. Ya tenía experiencia con muchas de las técnicas y modelos que iba a utilizar posteriormente, con lo que mi adaptación al mundo investigador fue mucho más sencilla”. Tanto es así que ocho  años después de terminar el máster, Domínguez se sigue dedicando a ello como investigador en el departamento de Medicina Interna del Hospital Universitario Radboud de Nimega (Países Bajos), y reconoce que gran parte de la pericia que tiene se la debe a la formación recibida en la Universidad de Navarra. “Además, el hecho de conocer el recorrido en el desarrollo de un medicamento, en qué consiste el paso de la preclínica a la clínica y la posterior farmacovigilancia son una gran ventaja dentro de un mundo investigador cada vez más centrado en el desarrollo de nuevas terapias y las colaboraciones entre empresa y academia, un ámbito en el que la mayoría de la gente no es consciente del largo desarrollo y las enormes inversiones que hay detrás del desarrollo de un fármaco”, explica.

Para Jorge, desde su experiencia profesional, nunca hay que dejar de formarse y aprender. El MIDi fue el primer paso para descubrir una gran gama de herramientas para su vida profesional, básica, preclínica o clínica. “Volvería a hacerlo y a revivir todas aquellas experiencias”.

Cerrar
Enviar a un amigo:

De:
Para:
Texto:
Para enviar el formulario deberá antes escribir el texto de la imagen: *
captcha
Obtener una pista nueva
Cerrar
Notificar un error:
Si ha localizado un error en el texto, agradeceríamos que nos lo enviara para su corrección.
Cerrar
No puedo leer la noticia ahora.
Enviadme a la siguiente dirección de correo electrónico, la leeré más tarde:

Noticias