ARTÍCULO

Protocolo de diagnóstico y tratamiento de la enfermedad tromboembólica venosa

Autores: Alfonso Piérola, Ana; Páramo Fernández, José Antonio
Título de la revista: MEDICINE (ELSEVIER)
ISSN: 0304-5412
Volumen: 11
Número: 22
Páginas: 1366-70
Fecha de publicación: 2012
Resumen:
El tromboembolismo venoso (TEV) es la tercera causa de mortalidad cardiovascular, tras el infarto agudo de miocardio y el ictus. Las secuelas del TEV a largo plazo son el síndrome postrombótico y la hipertensión pulmonar crónica. El diagnóstico se basa en modelos de probabilidad clínica, el dímero D y pruebas de imagen no invasivas, como ecografía para trombosis venosa profunda y angiotomografía computadorizada (TC) para embolismo pulmonar. La base del tratamiento la constituye la anticoagulación, generalmente con heparina no fraccionada o de bajo peso molecular por vía parenteral, seguida por antivitaminas K por vía oral (acenocumarol o warfarina) durante 3¿6 meses, requiriendo una estrecha monitorización del INR (índice normalizado internacional). Se han desarrollado nuevos anticoagulantes orales (dabigatran, rivaroxaban, apixaban) que pueden a corto plazo reemplazar a las heparinas y acenocumarol, con la ventaja de tener una administración oral y sin necesidad de monitorización.