afrontar_examen_test

Afrontar un examen tipo test
 

Al estudiar: Ten en cuenta que, dado que son abundantes preguntas, el examen abarcará toda la materia. En el test, se pregunta de todas las partes del programa. No hay lecciones menos importantes. Es bueno buscar posibles preguntas y fija en la memoria el contenido de aquellos conceptos claves, las distinciones fundamentales, y las enumeraciones o demostraciones importantes…

Antes de responder, lee con atención las instrucciones previas, hay información clave: si descuentan las respuestas erróneas y cuánto, si hay que responder en pantalla o trasladar las respuestas a una hoja aparte, si se puede revisar lo respondido, de cuánto tiempo dispones en total, si el examen consta de varias partes o una sola…

Calcula los tiempos a partir del tiempo máximo disponible: puedes hacerlo asignando a cada pregunta una porción de tiempo, o sencillamente marcando en la mitad del examen el 50 % del tiempo disponible, menos unos 4 minutos adicionales que te guardas para repasar o para emergencias. 

Esto te dará seguridad y la tranquilidad que necesitas para responder:

 

A menudo los nervios impiden fijarte en los detalles (por ejemplo, alerta a términos como “siempre”, “nunca”, “a veces”, “puede”, “resulta”, etc.), y en los detalles suele estar la clave de la respuesta. Respira hondo, concéntrate, vuelve a leer la pregunta.

Lee primero la pregunta tapando las respuestas. Piensa qué contestarías y busca la respuesta más adecuada; y después pasa a las respuestas. Seguro que ahí está la que pensabas.

Si no sabes cómo proceder, vete descartando opciones, por imposibles. A veces funciona.

No hagas descarte (es decir, no pienses “como ya llevo tres seguidas de respuesta a], la siguiente no puede ser a]), pues no es racional ver esa lógica detrás de las opciones.

Al acabar, asegúrate de haber enviado las respuestas según el procedimiento establecido (en hoja aparte, en la ventana del ordenador…).

banner_guias