afrontar_examen_libro_abierto

Afrontar un examen de libro abierto

No son lo que piensas a primera vista: no se trata de responder a unas preguntas que coinciden con lo que ves en un libro delante de ti. Se valoran otro estilo de competencias y habilidades. Has de trazar una solución a un problema, preparar un ensayo, poner en relación dos o más realidades que parecían dispares, a veces de la misma signatura, a veces con temas de actualidad… Se espera de ti que seas capaz de resolver problemas, de aportar soluciones. Por eso...

Distribuye bien el tiempo: a veces conviene tomarse unos momentos para situarse bien en lo que se nos pregunta; después, asigna un 40 % aprox. a preparar la respuesta; otro 40 % a escribirla; y un tiempo para la revisión final (¡la ortografía!).

Organiza las ideas de modo que separes el planteamiento de la cuestión y su solución; el contexto o entorno y la esencia del problema; los datos o hechos y las valoraciones o apreciaciones subjetivas; las afirmaciones y los argumentos que las sustentan…

Antes de escribir, ten claro el esquema. Por ejemplo, sigue este: i) planteamiento de la cuestión; ii) definir bien el problema o cuestión; iii) soluciones posibles y críticas que merecen; iv) solución que se propone y por qué; v) conclusión.

Al escribir, renuncia a copiar lo que ya está en los libros: no es esto lo que se te está preguntando. En cambio, redacta un texto que no sea ni muy breve ni muy extenso. Hay que dar en el clavo.

banner_guias