turismo_navarra

Entorno cultural

Imagen subrayado titulo

Pamplona tiene origen romano y es Camino de Santiago. Su bimilenaria historia le ha llevado a ser hoy una ciudad moderna, tranquila y acogedora, salpicada de monumentos y pasajes históricos, murallas centenarias, y con una apreciada gastronomía con una oferta amplia de deliciosos pinchos. Entre los edificios históricos, destacan la Catedral de Santa María (ss. XIV y XV), las iglesias-fortaleza de los tres Burgos (Navarrería, San Saturnino y San Nicolás), el Ayuntamiento, el recinto amurallado medieval o la Ciudadela, considerada el mejor ejemplo de arquitectura militar del Renacimiento español. Pamplona tiene muchas áreas verdes y parques que conforman una ciudad muy agradable para el turista.

El antiguo Reyno de Navarra es hoy día una comunidad con una gran diversidad natural y cultural. Desde las nevadas cumbres del Pirineo hasta áridas Bardenas Reales, Navarra presenta  valles siempre verdes como Roncal o Baztan, hermosos y coloridos bosques como la impresionante Selva de Irati, Orgi o Quinto Real y gargantas de vértigo  talladas por el paso del agua como las foces de Lumbier o Arbayún. Además, hay una importante cantidad de monumentos históricos, como Santa María de Eunate, famosos monasterios (San Salvador de Leyre, Irache, Fitero, la Oliva …), el Castillo de Olite, el Castillo de Javier, la Colegiata de Roncesvalles, el Castillo de Marcilla o el Cerco de Artajona. El buen yantar está asegurado en Navarra, que ha sabido conservar un recetario tradicional, con excelentes verduras de la Ribera como alcachofas, pochas, espárragos o pimientos del Piquillo; hongos y carnes a degustar con el acompañamiento de los vinos tintos, rosados y blanco con DO Navarra, además del queso, la cuajada, los canutillos y la leche frita, que pueden dar paso al licor de pacharán.