La LII Promoción de Arquitectos celebra su graduación en una jornada muy emotiva

 

Descripcion de la imagen
FOTO: Cedida
21/05/19 13:02 Inés Escauriaza

Los alumnos de la LII promoción de Arquitectura de la Universidad de Navarra recibieron el sábado, 18 de mayo, sus diplomas en un acto de graduación presidido por Miguel A. Alonso del Val, director de la Escuela de Arquitectura, quien rindió homenaje a los profesores que han contribuido a la formación de los nuevos arquitectos y, en concreto, a “aquellos maestros que os han hecho crecer como personas a través de haceros mejores arquitectos”.

Los delegados de la clase, Yago Vaillo y Maialen Ariz, hablaron en representación de su promoción para agradecer a la Escuela su dedicación durante estos cinco años de carrera y “por apostar tan fuerte por el mundo de la arquitectura y el diseño, por el prestigio con el que uno abandona esta universidad y, en definitiva, por hacernos sentir miembros de esta gran familia llamada Universidad de Navarra. El sello de esta institución es un orgullo y lo llevaremos siempre como medalla.”

Agradecieron el esfuerzo de sus familias por “respetar nuestra decisión de estudiar Arquitectura, por educarnos en el respeto y la responsabilidad, por estimularnos en la vida universitaria, e incluso hacer el esfuerzo económico”; a los bedeles y conserjes, al personal de limpieza y cafetería “podemos dar fe de que sin ellas trabajar en la escuela sería imposible”; a los profesores, personal del laboratorio y Administración y Servicios y a la Junta Directiva “por haber velado por nosotros y nuestro futuro estos cinco años, por la implantación del nuevo plan, por la atención a sus alumnos y el trabajo diario que es mérito de un gran reconocimiento por nuestra parte”.

La jornada estuvo marcada por el recuerdo del profesor, recientemente fallecido, Luis Manuel Fernández Salido y por la jubilación de la primera generación de profesores antiguos alumnos de la Escuela de Arquitectura, entre los que se encontraba Domingo Pellicer, padrino que eligieron los alumnos para la “última clase”. “Nunca olvidaremos su generosa entrega y su constante presencia en la Escuela. Ellos van a realizar el mayor acto de generosidad y dignidad de un profesor universitario al “dar paso” a otra generación de profesores del mismo modo que a ellos se lo dieron sus maestros”, destacó  en su discurso Alonso del Val.

Durante “la última clase”, Domingo Pellicer afirmó que leyendo una poesía de Miguel Hernández pudo "equiparar ese golpe de la Arquitectura con la ardua labor que lleva consigo hacerla bien. Ojalá, me dije entonces, nosotros hayamos podido ser capaces de conseguir de vosotros las personas laboriosas, muy laboriosas, que requiere esa buena Arquitectura”.

Asimismo, en el acto de graduación se hizo entrega del Premio Extraordinario correspondiente al curso 17/18, otorgado a Ainhoa Balerdi, y el Premio Luis Moya, que recibió Aitor Campos.

Haz tu valoración:
Valoración:
Valoración: (0 Votos)
Cerrar
Enviar a un amigo:

De:
Para:
Texto:
Para enviar el formulario deberá antes escribir el texto de la imagen: *
captcha
Obtener una pista nueva
Cerrar
Notificar un error:
Si ha localizado un error en el texto, agradeceríamos que nos lo enviara para su corrección.
Cerrar
No puedo leer la noticia ahora.
Enviadme a la siguiente dirección de correo electrónico, la leeré más tarde:

Vídeos de la Escuela

BUSCADOR DE NOTICIAS

Desde:
Hasta: