• Desarrollar tu capacidad crítica.
  • Formar con libertad tus propias convicciones. 
  • Mejorar tu formación científica, humanística y, si lo deseas, también religiosa.
  • Fomentar el sentido de solidaridad.