DOI: https://doi.org/-DOI_NO_DISPONIBLE_-_DOI_NOT_AVAILABLE-

La «Carta dedicatoria» del "Buscón"

 -Jesús Jorge Valenzuela Rodríguez


Texto completo:     PDF (24)   


Resumen

 140
Desde el memorable trabajo de erudición crítica que llevó a cabo el distinguido estudioso Fernando Lázaro Carreter en su fijación del texto en 1965, conformando el texto de X, los preliminares de la edición princeps en 1626 fueron incluidos por mero atractivo erudito, según declaraba Carreter en su edición. En estos preliminares se incluía la «Carta dedicatoria», los cuales sí figuraban en los manuscritos CS (Córdoba y Santander), por lo cual había una cierta inclinación a considerarla como legítimo producto del autor don Francisco de Quevedo en todas las ediciones que tomarían como definitiva la versión fijada por Lázaro Carreter. Sin embargo, al final de la década de los 80 se empezaría a dudar sobre esta versión y empezaría a cobrar más importancia la versión de un manuscrito que don Fernando consideraría solamente al pie de página de su edición: el manuscrito B. Desde este momento se erigió un sugestivo revertimiento editorial-crítico que aún se extiende hasta nuestros días, en el que se privilegia este manuscrito por diversas razones de sus editores.

Lo cierto es que con el desplazamiento del texto de X, fijado por Carreter, por el texto de B, los preliminares, incluyendo la «Carta dedicatoria», fueron también suprimidos o relegados en las distintas ediciones, aunque con algunas excepciones, como la de Celsa Carmen García-Valdés y la de Milagros Rodríguez Cáceres, que la incluyen en sus ediciones por aportar al relato del Buscón una justificación y sentido. Es este punto el fundamental para mi estudio: más que una justificación y un sentido superficial que pueda contribuir a la forma epistolar del relato, la «Carta dedicatoria» establece las pautas para las estrategias discursivas que se irán desarrollando a través del relato de Pablos con las que constantemente ridiculizará al «otro» pero con las que también resultará autorridiculizado a partir precisamente de ese «otro». De ahí se sobrevienen otros elementos de carácter significativo: la presencia autorial en las intromisiones de que será presa la perspectiva del narrador y la también constante presencia del «otro», el cual llegará a poseer una doble funcionalidad.

Palabras clave

carta dedicatoria; Buscón; Quevedo; ridiculización; autorridiculización; estrategias discursivas; el «otro»; presencia autorial; perspectiva del narrador


Autores

Jesús Jorge Valenzuela Rodríguez e-mail (Inicie sesión)

Universidad de Sonora


México

Métricas





Search GoogleScholar



















Licencia de Creative Commons
La Perinola se publica bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0.