TALENTO DEPORTIVO

Javier Ubanell Moreno, campeón del GRAVNI sub-22 trinquete paleta-cuero y estudiante de 3º de Biología:

"Los profesores no me han puesto ninguna pega a la hora de cambiar cualquier clase o examen"

 


     Foto: Amparo Fernández

El padre de Javier ha jugado a pala toda la vida, llegando a competir en Campeonatos del Mundo de Pelota y en los Juegos Olímpicos de Barcelona. "Creo que fue el ver a mi padre y seguirle a él lo que me hizo jugar a pala", dice este jugador del Club Tenis desde los 5 años.

 

Nacido en 1995 y estudiante de 3º de Biología, hasta hace pocos años también jugaba a fútbol en el CD Oberena en la categoría División de Honor. Pero cuando terminó 1º de carrera tuvo que decantarse por uno de los dos deportes: "Entre la universidad, el fútbol, lo pala... no me daba para todo". Y cree que eligió la pelota por el ambiente que rodea a este deporte: "Acabas de jugar un partido contra un tío que te ha ganado de un tanto en el último minuto y te vas a tomar una caña con él después". Una rivalidad sana que no veía en el fútbol.

 

Dentro de la pelota existen varias modalidades —frontón y trinquete— y especialidades —paleta-cuero y pala corta—. El trinquete es parecido al frontón pero más pequeño y con cuatro paredes en vez de tres. Javier suele jugar a paleta-cuero en trinquete, pero en frontón también a pala corta, que según él es "más complicada". Entrena todos los días una o dos horas, normalmente al mediodía porque casi todas las mañanas y tardes las tiene ocupadas con clases y prácticas. Algunos días también dedica unas horas al deporte a última hora de la tarde. No solo a la pelota, porque no quiso dejar del todo el fútbol y ahora juega en el equipo de la universidad. Para compaginar deporte y estudios, admite que ha tenido que quitar tiempo "de las redes sociales, intentar no utilizarlas apenas".

 

Aún así, continúa siendo difícil llegar a todo. Por eso, el programa Talento Deportivo es una buena ayuda. Conoció el programa antes de matricularse en la carrera —"gracias a un amigo de mi padre que trabajaba en la universidad", cuenta— que se lo recomendó al saber que dedicaba tanto tiempo al deporte. Ya lleva tres años en el programa y lo que más le ha ayudado ha sido la comprensión desde la universidad cuando ha tenido que ausentarse por partidos o entrenamientos, siempre que avisase con antelación: "Los profesores no me han puesto ninguna pega a la hora de cambiar cualquier clase o examen". Aunque no ha necesitado los servicios del médico ni del fisioterapeuta —"he tenido la suerte de no lesionarme y haber estado bien estos años", dice—, sí que estuvo en el Programa de Nutrición el curso pasado y su valoración es positiva: "Nos hicieron un seguimiento. Tuvimos que ir varios días al edificio de Ciencias, allí nos hacían unos análisis, después te daban una dieta para intentar mejorar; la seguí y la verdad es que bastante bien".

 

También ha acudido a varias de las charlas que ofrece el programa. La última, del Doctor en Pedagogía Gerardo Castillo, que les presentó su libro "Así conquisté la gloria" y les habló sobre los valores en el deporte. También le gustó de forma especial una del curso pasado, cuyo ponente fue un ciclista: "Me llego bastante cómo transmitía todo lo que había sido para él el deporte, lo que había logrado...".

 

En definitiva, cree que Talento Deportivo es un buen programa: "Lo recomendaría totalmente, sobre todo porque el deporte al final es algo que haces porque te gusta y el tener esa facilidad para compaginarlo con la universidad a mí me ha ayudado bastante".

 

Javier compite en Navarra y también en otras regiones de España y Francia. Este año fue campeón del Gravni sub-22 —un torneo en el que compiten jugadores de Vizcaya, Guipúzcoa, Álava, Navarra, La Rioja e Iparralde—. "Por nivel es casi más importante que el Campeonato de España", ya que son los lugares de la Península y Francia donde más se practica la pelota.

 

Cuando termine la carrera tiene bastante claro que, si puede, seguirá jugando a pala: "Es un deporte que puedes llegar a jugar con 40 años y seguir compitiendo al máximo nivel". De momento, está preparando el Mundial sub-22 de este año. "A ver si hay suerte", concluye sonriendo.

 

Talento Deportivo - Javier