Skip to Content
Universidad de Navarra

EMPRENDEDORES DE LA UNIVERSIDAD DE NAVARRA

Los cuentos de Lucía Be

¿Qué te mueve cada día a hacer tu trabajo?

Yo soy empresaria, diseñadora, creativa, secretaria, autónoma y hasta chica de la limpieza en la oficina. Pero hay algo que sobresale por encima de todo, y es que cuento historias. Supongo que por eso estudié Periodismo​. Lucía Be es una marca y una empresa, por supuesto que tenemos objetivos económicos pero nuestro fin último es que la gente al otro lado haga click. En internet hay mucho Pinterest, mucho mensaje hueco y mucha tontería, y necesitamos más​ historias reales y verbenas en la cocina.

¿Qué te viene a la cabeza cuando recuerdas tus años universitarios?

Recuerdo el terror del primer día de clase, las tardes en el Faustino, las clases de Antonio Martínez Illán y los poemas de Brodsky, apuntarme a teatro y a todo lo que pasaba por delante, las lombrices en las baldosas cuando llovía, pasar mañanas viendo pelis en la biblioteca, trabajar como una posesa bajando y subiendo los carros de la comida en la clínica universitaria para pagarme la carrera, ​los colores de los árboles, bajar las colinas del campus con bolsas de basura cuando nevaba, el Dulce Alivio, recuerdo a Mercedes Montero con Lutero y todas sus anécdotas, Reverendos y las canciones de Eduardo Terrasa... podría seguir así hasta el infinito, porque fueron años muy intensos.

¿Qué queda de lo que aprendiste en la Universidad de Navarra en Lucía Be?

​Lo que aprendí allí fue a ir siempre más allá, a no conformarme. La Facultad te brinda la oportunidad de hacer todo lo que quisieras, yo me apuntaba a todo y estuve en departamentos en los que tenías la oportunidad de entrevistar a gente y empezar a trastear con lo que era la profesión. Una vez fui al despacho de un profesor a pedirle que me diera un listado de libros para leer más. El tío me debió de ver con pinta de pardilla y me dijo que me dejara de rollos, que saliera, que la universidad estaba en todo: en las copas los viernes, en los libros, en las excursiones a San Sebastián a ver el mar, en los amigos que haces... y en realidad es justo eso lo que me queda: el haber volado más allá de las cuatro paredes de las aulas.

Lucía Benavente (COM´05) es cuentista, dibujanta, diseñadora y sombrerera. Después de terminar Periodismo en la Facultad de Comunicación y trabajar en diversos medios de comunicación, se casó y su vida cambió: se fue a vivir a un pueblo sin ni siquiera electricidad y se inventó su nuevo trabajo: "En el cuarto de la plancha monté un taller clandestino donde cosía tocados, coronas de flores, dibujaba y escribía rollos en mi blog". Las historias de Lucía Be han conquistado a muchas mujeres porque de forma muy sencilla cuenta grandes verdades del día a día. Este verano publicó su primer libro, La vida es una verbena, que ya va camino de la tercera edición. Lucía Benavente, desde su taller, echa la vista atrás y recupera sus años en la Universidad.

 

 

¿Cómo surgió Lucía Be?

Fue hace cinco años. Yo llevaba trabajando en prensa desde que acabé la carrera. Siempre había sabido que mi lugar no estaba ahí, contando noticias de los demás, quería lanzarme y hacer algo, pero no sabía muy bien el qué. Hasta que me casé y nos fuimos a vivir a un pueblo perdido donde no había ni Internet. Mi suegra se empeñaba en que pidiera trabajo en el ayuntamiento pero compré un poste de teléfono y abrí una tienda online. En el cuarto de la plancha monté un taller clandestino donde cosía tocados, coronas de flores, dibujaba y escribía rollos en mi blog. En realidad nadie me compraba nada pero mis historias enganchaban, y de todo aquello nació Lucía Be.

 

FOTOS: Cedidas

Notice

The University of Navarra uses cookies to improve its services, generate statistical data and analyze the browsing habits of visitors to its website. This information may be shared with third parties as detailed in the Cookies Policy Statement. By clicking “I agree” or continuing to browse, you consent to the use of these cookies, while reserving the right to reverse the decision at will.

Agree