Sofía Rodríguez, 4º de Farmacia y Nutrición. Erasmus en John Moores University (Liverpool)

“Fue mucho más que mejorar el idioma y conocer a más gente. Aprendí a abrir la mente a todo. Me encontré con muchas culturas distintas, y aunque fuera dentro de Europa, fue un choque cultural. La gente en Liverpool es muy cerrada, aunque en el fondo aquí tampoco suelo tratar con extranjeros. Pero es verdad que allí están acostumbrados a vivir con gente de otros países, y eso en España llama la atención.

En cuanto a la carrera, también me abrieron horizontes. La forma de enseñar es muy distinta. En la Universidad de Liverpool todo lo que enseñan es mucho más práctico. Va orientado hacia el futuro profesional de alumno. No profundizan es asignaturas teóricas como puede ser anatomía o fisiología. Todo lo que dan es aplicado.

Además la universidad de Liverpool no me puso ningún tipo de facilidad por mi condición de alumna extranjera. A la hora de hacer exámenes o corregir trabajos yo era un número más en la lista. De hecho, algunos profesores no estaban al tanto de lo que es un Erasmus, y era yo la que tenía que explicarles. Pero por otro lado, tenía un tutor que era el punto de contacto y nos hacía un seguimiento.

En general no hay nada negativo. Hubo momentos que lo pasé mal, claramente, pero fue al principio. De primeras llegas a una ciudad completamente distinta y con un idioma que no es el tuyo. Pero poco a poco aprendes a adaptarte. Yo lo hice bastante rápido.

Lo más positivo que me llevo de esta experiencia es aprender a desenvolverme en otra cultura y ciudad que no es la mía. Abrir la mente completamente y entender cómo funciona allí la farmacia. Fue un antes y después en mi vida que se lo recomendaría a todo el mundo”.