Skip to Content
Universidad de Navarra

La práctica cura

Las carreras biomédicas, a priori, son aquellas en las que el campo de aplicación más se contempla desde un comienzo. Su clara finalidad práctica, el cuidado del hombre, supone que desde el primer curso el contacto de los alumnos con la aplicación de teoría sea total. No obstante, el Plan Bolonia introdujo cambios en los planes de estudio y una mayor carga práctica, tanto de asignaturas como de estancia en Hospitales o Centros de Salud. De esta manera, médicos y enfermeros pasan el primer ciclo de sus grados con una mayor carga teórica y el segundo con una clara disposición práctica. Hay dos facultades en la Universidad que cubren este campo:

F. MEDICINA: Medicina               

F. ENFERMERÍA: Enfermería

Para tener una visión más completa y global de este campo, hemos hablado con Nieves Díez, doctora y profesora de la Facultad de Medicina, así como la coordinadora de Grado del Centro de Simulación. 

"Un fallo en la simulación es un acierto en la realidad", Nieves Díez, coordinadora de grado del Centro de Simulación
 

Nieves Díez (1967) es médico y profesora, perteneciente al Departamento de Formación Clínica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra. Tras ser una de las impulsoras del Centro de Simulación, fue su primera directora, cargo que tuvo que abandonar cuando pasó a dar clases en San Sebastián a alumnos de la recién estrenada (por aquel entonces) Ingeniería Biomédica. A su vuelta, y desde entonces, dedica parte de su vida profesional a ser la Coordinadora de Grado entre el Centro de Simulación y la Facultad de Medicina. Destaca la innovación pedagógica que suponen los talleres del CS para el estudiante, así como la satisfacción que produce que los alumnos aprendan "sobre el terreno" prácticas que luego realizarán en Hospitales.

¿Cómo surge el Centro de Simulación?

El Centro de Simulación se crea con la idea de que los alumnos adquieran habilidades y competencias tanto médicas como no médicas. Las primeras se orientan a las normales de un estudiantes de medicina (quirúrgicas, investigadoras…) y las otras en las relativas a la comunicación médico-paciente, la relación con los familiares, el trabajo en equipo… Este Centro se inaugura en el año 2010 y, aunque en España ya había algunos (en Madrid, Barcelona o Valladolid), nuestros modelos son otros: Harvard y la Universidad de Miami. Algunos profesores de la Facultad estuvieron en esas instituciones para conocer de primera mano la simulación médica. El resultado, 5 años después, creemos que ha cumplido satisfactoriamente las primeras ideas que tuvimos.

¿Qué aporta el CS que no pueda hacerlo las prácticas en Hospitales o Centros de Salud?

La existencia del CS no es sustituta de las prácticas o pasantías de los alumnos más mayores. La diferencia es que los alumnos pueden tener desde un primer momento contacto directo con la realidad del médico profesional: trato con pacientes y su salud. Las competencias médicas prácticas se adquieren tras la experiencia, tras la repetición de maniobras. Mientras más realice estas repeticiones, antes logrará adquirir la competencia y cuando la simulación sea cierta, tanto en prácticas clínicas como en su futura vida profesional, será un mejor médico.

Entonces, ¿el CS aumenta las prácticas?

En cierta medida, sí. El Plan Bolonia deja claro qué prácticas hay que realizar en el grado para poder ser considerado "médico". Esto supuso una mayor preponderancia de las horas y el trabajo práctico sobre el teórico, una ocasión que la Facultad aprovechó para poner en marcha su CS. Así, si antes en el primer ciclo de Medicina (1º, 2º y 3º) las horas prácticas eran muy reducidas y básicas, mientras que las teóricas eran abrumadora mayoría, con Bolonia ello cambia. Ahora, por ejemplo, tenemos alumnos de 1º de carrera (todavía sin mucha formación) que ya practican en el CS nociones básicas de trato con familiares y enfermos, entre otros. El Plan Bolonia nos dio la excusa que nosotros queríamos plantear: disminuir la diferencia entre el primer y segundo ciclo.

Además de las prácticas propias, ¿el CS hace algún otro tipo de actividad?

Sí. Este año, por ejemplo, hemos iniciado un curso que se llama "Recuerda cómo". Consiste que ya han pasado por los talleres propios de una asignatura, puedan volver  a hacerlo en horario fuera de clases.  De esta manera, aunque los talleres de una asignatura de hace dos años ya los tiene aprobado el alumno, puede volver a ellos para reciclarse. Además, estos ejercicios, de carácter sencillo, eran dirigidos en el CS por alumnos internos del Departamento de Formación Clínica de cursos superiores, que servían como orientadores.

¿Con qué instalaciones cuenta el CS?

El CS ocupa un ala del Hexágono y cuenta con 4 quirófanos, 4 salas polivalentes y dos habitaciones boxes. Estas últimas tienen un control de visión unidireccional (como la de los interrogatorios de las películas), de manera que los profesores, tras el cristal y sin ser vistos por los estudiantes, evalúan su trabajo. Estas instalaciones  nos permiten trabajar desde consultar rutinarias en las que el alumno aprende a elaborar y estructurar un historial clínico, hasta urgencias inesperadas, como sobredosis, entradas en coma, infartos… El equipamiento del que disponemos está muy avanzado tecnológicamente y ello nos permite, cada año, incorporar nuevos talleres en asignaturas para así darle mayor rendimiento al CS y que los alumnos aprendan más y mejor, que de eso se trata.

¿Qué perspectivas o ideas se tiene para el curso 2015-2016?

El año que viene, dentro de las asignaturas obligatorias, incorporamos talleres en la asignatura de Endocrinología. También en el apartado de optativas, incorporamos talleres de "Patologías mamarias" y "Cirugía Plástica". La primera cubre el campo que va desde las ecografías hasta las últimas consecuencias. Es importante detenerse en este punto, porque vamos a incluir modelos de mamas con nódulos de diferentes tamaño para que se puedan estudiar y los modelos los está haciendo un ingeniero biomédico. Por otra parte, en la otra asignatura, se está intentando hacer colgajos.

Según lo explicado, ¿cuál es el objetivo, la línea a seguir que se plantea el CS?

Nuestro objetivo está claro y es objetivo. Pero ahí está: que todas las competencias de los estudiantes se puedan alcanzar con el CS. En este quinto curso del CS, sí hemos comprobado dónde estábamos; hemos avanzado bastante. No obstante, queremos que algunas asignaturas y especialidades venzan sus miedos y se incorporen. De hecho, es curioso, llamativo y alentador que colegas de profesión, antiguos alumnos o exprofesores pisen el CS y lo alaben, con el deseo de haber tenido ellos en sus promociones una herramienta similar. Aunque está claro que no es lo mismo un paciente que un simulador, con este logramos mejorar las capacidades prácticas de los alumnos.

¿Están mejor preparados los alumnos de grado?

En lo que se refiere a conocimientos y contenidos, los alumnos siempre han aprendido lo que las leyes de educación nos han pedido. Eso sí, a nivel de prácticas, cada generación nueva es "mejor" que la anterior porque ha podido disfrutar de un mayor número de talleres de simulación. Uno de los puntos fuertes de las prácticas es el final de cada ejercicio. Los alumnos y los profesores charlan sobre los errores y aciertos cometidos. Hay errores que van desde aplicar mal conocimientos a no saber tratar a los familiares de los pacientes o no coordinar bien el equipo. Cualquier error del tipo que sea lo celebramos como un paso más de aprendizaje; hay que tener en cuenta que un error en una simulación puede ser en un futuro un acierto en la vida real.

Hace poco, en el primer cuatrimestre, tuvieron el primer curso de simulación de grado de Medicina de toda España. Vinieron alumnos y profesores de Barcelona, Madrid, Murcia, Valladolid… ¿Qué pudo destacar?

Varias ideas. Primero la buena relación que existe entre los miembros de la Sociedad Española de Simulación Clínica y Seguridad del Paciente. También, las buenas instalaciones con que contamos en la Universidad, idea que nos llegó gracias a las aportaciones de los demás colegas. Hemos de decir que el CS no es una "franquicia" propia de Medicina. En él también trabajan Enfermería y Farmacia, con sus respectivos grados. De la misma forma, creo que uno d elos grandes pros de este centro es que está muy en contacto con la sociedad. Sin ir más lejos, entre muchos cursos que organizamos, ha tenido especial éxito el enfocado a los padres primerizos.

¿Qué línea a seguir, tendencia, quiere que se marque en el CS?

Queremos introducir asignaturas con fuerte contenido en comunicación; tanto de médicos entre sí, como relación doctor-paciente, familiares… Queremos ver cómo afectan los talleres y llevarlos a cabo en la vida profesional de los que pasan por aquí. El fallo real es el mejor método de aprendizaje, o esa es una de nuestras bases "queremos" que el estudiante "falle" mucho en el taller, para que así aprenda sobre el terreno. Errar es de humanos, pero queremos dirigirnos a la disminución de los errores médicos. Sobre esta temática hay desde TFG de medicina hasta una tesis de Pedagogía Hospitalaria defendida del pasado mayo aquí en la Universidad.  En definitiva, queremos seguir creciendo en el CS, tanto en instalaciones como en implicaciones de todas las asignaturas prácticas del grado. Hace cinco años, esto era un sueño. Hoy es mucho más que una simple simulación.

 

Notice

The University of Navarra uses cookies to improve its services, generate statistical data and analyze the browsing habits of visitors to its website. This information may be shared with third parties as detailed in the Cookies Policy Statement. By clicking “I agree” or continuing to browse, you consent to the use of these cookies, while reserving the right to reverse the decision at will.

Agree