“La sedación paliativa debe estar orientada por un equipo multidisciplinar con experiencia en cuidados paliativos para que sea ética”

Una publicación del Programa ATLANTES analiza la práctica de la sedación paliativa a través de la revisión de estudios prospectivos

Descripcion de la imagen
Alazne Belar, investigadora de ATLANTES
FOTO: Manuel Castells
17/02/21 10:11 Natalia Rouzaut

“La sedación paliativa debe estar orientada por un equipo multidisciplinar con experiencia en cuidados paliativos para que sea ética”. Así lo asegura Alazne Belar, investigadora del Programa ATLANTES del Instituto Cultura y Sociedad (ICS) de la Universidad de Navarra, en el marco del artículo ‘Clinical Aspects of Palliative Sedation in Prospective Studies. A Systematic Review’. Esta ha sido una de las conclusiones de la publicación, donde se ha elaborado una revisión sistemática de estudios prospectivos.

El artículo, publicado en la revista Journal of Pain and Symptom Management, explora cómo se lleva a cabo esta práctica en el contexto clínico. Según explica la investigadora, la sedación paliativa es una intervención médica que pretende aliviar el sufrimiento intolerable del paciente al final de la vida. Para ello, se administran tratamientos que reducen el nivel de consciencia del paciente. 

“Esta administración debe ser proporcional al alivio del sufrimiento del paciente, pudiendo dar lugar a una sedación intermitente o continua, superficial o profunda”, destaca. Incide en que la sedación paliativa no adelanta ni provoca la muerte del paciente, ni es este su objetivo. La muerte se produce de forma natural debido a la enfermedad.

Según Belar, un equipo multidisciplinar con suficiente experiencia en sedación paliativa es clave para valorar también cuándo un síntoma es refractario, previo a un tratamiento de sedación paliativa. La investigadora explica que estos síntomas son aquellos que causan un sufrimiento intolerable en el paciente y que no pueden ser aliviados por otros métodos al no responder a tratamientos estandarizados. Los principales síntomas que pueden dar lugar a una situación de sufrimiento refractario son el delirium, la disnea y el dolor, o más frecuentemente una combinación de síntomas.

Evaluar correctamente la situación para ofrecer el mejor cuidado

Belar considera esencial establecer una guía común basada en la evidencia en la que se especifican cómo se realiza la valoración holística de la situación del paciente y su posterior seguimiento.

Además, subraya que el nivel de sedación del paciente debe ser proporcional al nivel de confort del mismo para que esta práctica sea adecuada. “Apenas encontramos estudios que midan los efectos de la sedación en el confort del paciente con escalas validadas”, ha indicado la investigadora. Por ello, desde ATLANTES se va a participar en un estudio prospectivo que considera el confort de los pacientes que reciben este tratamiento como punto central de una sedación paliativa de calidad.

Esta investigación se enmarca en el proyecto ‘Sedación paliativa’, financiado por la Comisión Europea en el Programa Horizonte 2020 de la Unión Europea. Se trata de un estudio internacional multicéntrico que investiga la sedación paliativa desde todos sus ámbitos: práctica médica, investigación, educación, ética, economía, política, etc.

Este trabajo contribuye al enfoque de medicina centrada en las personas, una de las líneas de investigación principales de la  estrategia 2025 de la Universidad de Navarra. “La sedación paliativa es verdadera medicina personalizada porque se dirige a aliviar el sufrimiento global del paciente al final de su vida cuando este se torna refractario”, concluye Belar.

Cerrar
Enviar a un amigo:

De:
Para:
Texto:
To send the form must first write the text of the picture: *
captcha
Obtener una pista nueva
Cerrar
Notificar un error:
Si ha localizado un error en el texto, agradeceríamos que nos lo enviara para su corrección.
Cerrar
No puedo leer la noticia ahora.
Enviadme a la siguiente dirección de correo electrónico, la leeré más tarde:

NEWS SEARCH

From:
Until:

Noticias