News and Media

Case Competition Club: un proyecto de alumnos para alumnos

Alumnos de la facultad de Económicas ponen en marcha un Club para mejorar su formación

Descripcion de la imagen
Francisco Guillén, presidente del Club FOTO: Manuel Castells
04/10/13 11:10 Miguel Ángel Echávarri

Son siete. Algunos estudian dobles grados; otros uno solo. Los hay de tercer curso y dos, que aún están en segundo. Francisco, Ángel, Samuel, Alba, Eric, Rocío y David comparten facultad, la de Económicas. Pero también les une un proyecto: el Case Competition Club.

En febrero del curso pasado su facultad les hizo una propuesta. Buscaban un pequeño grupo de alumnos, unos veinte, dispuestos a aprender. "La cultura del Case Competition es algo muy extendido entre las facultades de económicas, pero nos encontrábamos con que no teníamos la formación necesaria para enfrentarnos a semejantes retos", asegura Francisco Guillén, presidente del Club.

Pero antes de continuar, conviene saber qué es un "Case Competition". Entre todos se ponen de acuerdo y confeccionan una definición que satisfaga a los no entendidos en la materia. Se trata de competiciones internacionales entre universidades en las que, por grupos, se plantean casos de empresas reales. Siempre hay un problema que resolver y un jurado al que convencer de que la solución que uno aporta es la que la empresa necesita. Pero, por si fuera poco, el tiempo es limitado: cada equipo, que representa a su universidad, debe hallar una estrategia en 24 horas y sin tener contacto con el exterior. 

Entrados en materia, ahora sí, algo había que hacer. Pero no se trataba de que la facultad encontrase algunos alumnos dispuestos a colaborar; el proyecto tenían que hacerlo los propios alumnos. Se puso en marcha en junio y, según afirman, los inicios fueron complicados. Dice Rocío Boadella que unos estaban en Escocia, otros en Lyon, y los hay que, como ella, aterrizaron de rebote. "Fue todo a lo loco, una mezcla… Al principio, nuestras reuniones eran por Skype o por correo electrónico. Vamos, un caos", afirma entre risas la directora de la competición interna. La lista de dificultades empezó a crecer. A propósito, Francisco, el presidente, recuerda alguna anécdota: "No éramos conscientes de la magnitud de este proyecto y por eso empezamos creando una cuenta de correo Gmail para el Club.  Cuando los profesores recibían mensajes de una cuenta extraña que no conocían, ninguno contestaba, hasta que un día nos escribieron de la facultad. Preguntaban si éramos alumnos y qué estábamos haciendo". Poco después, añade, muchos de los problemas desaparecieron. La universidad les proporcionó los medios que necesitaban para sacar adelante el proyecto.

Y, finalmente, tras unos cuantos meses, el Case Competition  Club empieza a funcionar. El inglés se ha establecido como idioma oficial y todas las semanas habrá sesiones –teóricas y prácticas-, divididas en áreas temáticas, con expertos elegidos meticulosamente según su especialidad. Lo que, se suponía, iba a ser un grupo reducido ha acabado por rozar el centenar de solicitudes, aunque las plazas este año no superen las 60. Por supuesto que esta estructura no es la definitiva, añade Ángel Iñiguez, el vicepresidente. Es la primera vez que se enfrentan a un desafío como este. Quizá más adelante tengan que ajustar el número de participantes o duplicar los  grupos de trabajo; a día de hoy es algo incierto.

A pesar de que el Case Competition Club no ha hecho más que empezar, los  siete miembros del comité organizador ya sacan conclusiones. La satisfacción de ver materializado un proyecto que hace unos meses era tan solo una idea les fascina. Coinciden en que, a la vez que maduraba el Club, ellos han ido madurando con él, trabajando desde el primer momento las competencias que con esta iniciativa quieren transmitir a sus compañeros: trabajo en equipo, seriedad, tesón. Pero si hay algo de lo que Francisco, Ángel, Samuel, Alba, Eric, Rocío y David están seguros es que ellos no son los protagonistas. Lo verdaderamente importante es que sus esfuerzos hagan posible un proyecto con visión de futuro y contribuyan, así, a mejorar la formación de su facultad y de sus compañeros.

 

See more photos of previous editions!